El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/diarios/2010/02/02/politica/POLI-08.html

A 50 años del primer DKW

El día que la historia nos guiñó un ojo

Fue el último gran proyecto industrial que tuvo la ciudad de Santa Fe. La DKW y luego Fiat fueron los grandes impulsores del desarrollo en la zona.

Gabriel Rossini

grossini@ellitoral.com

El 3 de febrero de 1960, poco antes del mediodía, tres DKW Unión eran estacionados frente a la Casa de Gobierno para ser presentados a los santafesinos. Eran los primeros que habían sido “montados” a ocho cuadras de allí, en los galpones de 25 de Mayo y Salta, donde estaba -aún lo está- el garaje oficial, que el gobierno de la provincia había cedido por 14 meses para poner en marcha una fábrica de autos en la capital de la provincia. El primero que manejó uno de estos autos por la ciudad fue Juan Manuel Fangio.

La decisión política de los gobiernos de Frondizi y Sylvestre Begnis de industrializar la provincia y el país, la convicción de un grupo de personas; y la confianza de los santafesinos, que, entre otras cosas, invirtieron sus ahorros en acciones de la empresa, pusieron en marcha un complejo industrial que, luego continuado por Fiat a partir de 1969/70, llegó a tener 5.000 empleados directos, 10.000 indirectos y dos centenares de talleres y fábricas proveedoras.

El miércoles 1º de abril de 1959, la secretaría de Industria y Minería de la Nación da a conocer el decreto por el cual establece el nuevo régimen para las fábricas de autos instaladas o por instalarse en el país. Entre otras cosas, establecía que las automotrices que querían ser incluidas en el nuevo régimen, debían presentar planes de producción no menores a cinco años y reemplazar los componentes importados por los nacionales en una proporción que iba del 40 al 90 por ciento.

A partir de allí, la rapidez con que sucedieron los hechos asombra.

El 26 de abril se corría en la Costanera santafesina el Gran premio Automovilístico Carlos Brossutti, que ganó Atilio Viale del Carril con Volvo. Con ésta excusa, la fábrica Wartburg Argentina dispuso la visita a la ciudad de directores y técnicos con el objetivo de estudiar la posibilidad de instalar en la ciudad una fábrica de autos de esa marca.

A mediados del mes de agosto, el presidente de Wartburg, Ing. Roberto Huerta, junto a los miembros del Movimiento Pro Reactivación Económica de Santa Fe Francisco Cordara, Carlos Ariotti y el Ing. Carlos Mai, adelantan que en seis meses la fábrica iba a estar en condiciones de entregar los primeros coches.

Diez días después, en la Bolsa de Comercio de Santa Fe, representantes de la empresa anunciaron que los autos iban a ser fabricados bajo la firma Auto Union DKW, nombre que iba a reemplazar al ya conocido de Wartburg, respetando el nombre de la central en Alemania.

Autorización

El 29 de octubre, el ministro de Economía de la Provincia, Juan Alberto Quillici, informa que el día anterior el gobierno nacional había dictado el decreto autorizando la instalación de la planta DKW en Sauce Viejo. Automáticamente, la provincia liberó de toda carga impositiva a la firma.

Allí se conocieron los detalles finales del proyecto: el directorio de DKW iba a estar integrado por 7 miembros de Buenos Aires, 3 de Santa Fe (Enrique Ariotti, Francisco Cordara y el Ing. Carlos Mai) y Roberto Binder de Mercedes Benz, empresa que iba a trabajar en forma coordinada con Auto Unión; pensaban que iban a instalarse unas 100 empresas subsidiarias; anunciaron que se habían inscripto para trabajar 1.500 santafesinos; se iban a colocar acciones entre inversores de la ciudad por un monto del 10 % de la inversión total; los autos que iban a hacerse en Santa fe se iban a exportar a Chile, Bolivia y Paraguay; en cinco años iban a producirse 6.000 autos anuales y el primer agente de ventas en el país iba a ser Juan Manuel Fangio en Mar del Plata.

El 19 de enero se anunció el desembarco en Sauce Viejo de la Tool Research, con casa matriz en California, que planeaba fabricar engranaje, bulonería milimétrica, vidrios irrompibles y sección galvanoplastia para abastecer a la DKW Unión y a toda la industria automotriz argentina. Iba a estar en marcha en 90 días y pensaban tomar entre 500 y 600 empleados.

El 22 de marzo se pone la placa donde se levantó la planta de 30 mil metros cuadrados en Sauce Viejo, en terrenos cedidos a la empresa por las familias Bobbio, Savio, Rabinovich, Sarsotti y Ariotti.

En enero de 1969, los responsables de DKW Unión admitieron estar en negociaciones para venderle la planta a Fiat donde en la década siguiente fabricó camiones, motores y tractores. Por razones que alguna vez los santafesinos deberemos discutir, la planta cerró a principios de los 80.

Las consecuencias fueron devastadoras: la ciudad fue una de las primeras del país que tuvo dos dígitos de desocupación, con un crecimiento brutal: mientras que en la ola abril-mayo de 1981 el índice de desempleo fue del 4,8 %, en el mismo período de 1982 fue del 10,2 %. A partir de allí, estuvo entre las dos o tres más altas del país, con las consecuencias de marginalidad, violencia y desigualdad que ello genera.

Nunca más en Santa Fe existió un proyecto industrial de este tipo. De todo aquello quedan los recuerdos: el primer auto de la familia, un interminable viaje de vacaciones a Córdoba, el ruido del motor, la nobleza de su andar; un club de fans en Internet y paredes de lo que fue una fábrica en Sauce Viejo que supo tener cinco mil trabajadores y que, a tono con los tiempos, planean convertirla en un barrio cerrado.

Radiografía de la ciudad

¿Cómo era la Santa Fe de entonces? El 1º de agosto de 1959 se realizó, en los galpones de 25 de Mayo y Salta, la “Primera Muestra de la Industria Metalúrgica”, organizada por la Unión Industrial local.

Existían en la provincia 17.410 establecimientos industriales, el doble que en 1948, de los cuales 5.411 eran metalúrgicos. En el departamento La Capital había 1.189 establecimientos industriales entre los que se destacaban 314 dedicados a la industria alimenticia, 230 a la metalmecánica y 44 a la industria química.

En la exposición, según la crónica de El Litoral, “podían observarse las presentaciones de carrocerías Varese, las calderas fabricadas por “San Germain y Gagneten” y “Gonella”, los tornos de Siderurgia del Litoral, productos de Fundición Eléctrica de Aceros, las obras en cromo duro y poroso de Arcore, hornos eléctricos, las herramientas RTB, los lingotes y laminados de Acería Santa Fe, radiadores fabricados en Rafaela, lavarropas marca “Pepe”, los productos de Coperametal, elásticos “Oliben”, aparatos para industrias química y lecheras, máquinas de coser Severbon, básculas, accesorios para automóviles, las cosechadoras “Puzzi”, “Bernardin”, “Senor” y “Bofelli”, las unidades blindadas para heladeras eléctricas, los trabajos presentados por las escuelas industriales y dependientes de la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional y las obras de Szeifert entre las que figura una consola de control destinada a LT 9”.

El día que la historia nos guiñó un ojo

Los primeros 3 DKW Unión formados frente a la Casa de Gobierno de la provincia.

Foto: Archivo de la familia Ariotti



Diario El Litoral - Copyright 2018