El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/163046

Información para el consumidor 15 -01-2018
¿Cómo leer las etiquetas de los alimentos?

Entender los rótulos nutricionales que vienen impresos en los envases es importante para saber elegir las opciones más saludables. 



Natalia Leonarduzzi*
Universidad Católica de Santa Fe
Especial para El Litoral

 

Los alimentos envasados cuentan con información que nos permiten elegir aquellos más saludables a la hora de hacer las compras. Estas inscripciones e imágenes constituyen el denominado rótulo nutricional, cuyo objetivo es suministrar al consumidor información sobre características particulares de los alimentos, su forma de preparación, manipulación y conservación, su contenido y sus propiedades nutricionales. La buena noticia es que comprender el rotulado no es tan difícil como parece.


¿Qué información debemos buscar?


1- Por un lado, debemos tener en cuenta el tamaño de la porción. Esta sección del rótulo nos indica cuántos gramos o mililitros representan una porción. También, lo podemos encontrar expresado en medidas caseras:

 

1 cucharada sopera, 1 taza o en unidades, como muestra el ejemplo. El resto de la información hace referencia a esa cantidad; en este caso, 7 galletitas, lo que equivale a 31 gramos. Muchas veces, cada envase contiene más de una porción, y esta información también se presenta en esta sección. En el ejemplo, 13 porciones por envase.


2- Porcentaje del valor diario (% VD): Esta sección informa acerca de la proporción en la cual los nutrientes presentes en una porción de alimento (y las calorías que estos aportan) contribuyen a la dieta diaria total, de acuerdo a las recomendaciones. Es útil para elegir alimentos que aporten un alto porcentaje (20% o más) en aquellos nutrientes que se deben consumir en mayor cantidad, y uno bajo (5% o menos) de los nutrientes cuyo consumo se debe reducir. Por ejemplo, de modo general, se recomienda aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra (como arroz integral o avena) y reducir el consumo de sodio (fiambres, quesos duros, pan, entre otros).


3- Valor energético: se refiere a la cantidad de calorías que aporta una porción (en el ejemplo, 138 kcal es lo que aportan las 7 galletitas). 


Cabe aclarar que las calorías necesarias para cada persona están determinadas por caracteres particulares, tales como edad, sexo, estatura y nivel de actividad física, por lo que puede variar notablemente entre una persona y otra. Recuerde que el producto no contenga grasas (o azúcar) no implica que no tenga calorías.


4- Nutrientes: deben declararse obligatoriamente las cantidades de: carbohidratos, proteínas, grasas totales (dentro de las cuales se debe especificar grasas saturadas y trans), fibra alimentaria y sodio. Al momento de leer el rótulo y elegir el alimento, es importante tener presente que el consumo excesivo de grasa (especialmente, grasas saturadas y grasas trans) o sodio puede aumentar el riesgo de contraer ciertas enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas, algunos tipos de cáncer e hipertensión arterial. 

 

 

 


Otra información


Además, el rótulo de alimentos envasados debe presentar, obligatoriamente, la siguiente información:


- Denominación de venta del alimento y marca


- Lista de ingredientes, excepto que contenga un único ingrediente (como yerba mate o harina). Es importante saber que aparecen nombrados de manera ordenada, siendo los primeros los que se encuentran en mayores proporciones. Así, un chocolate cuyo primer ingrediente sea el azúcar, contiene más azúcar que cacao.


- Contenidos netos


- Identificación del origen (“fabricado en “industria argentina”)


- Nombre o razón social y dirección del importador, cuando corresponda


- Identificación del lote


- Fecha de duración (“consumir antes de vencimiento”)


- Preparación e instrucciones de uso del alimento, cuando corresponda


La información de los rótulos de los alimentos es el principal medio de comunicación entre el elaborador y el consumidor. Comprenderla es una herramienta fundamental para tomar decisiones más acertadas y adecuadas en la adquisición de estos productos.

 

(*) La autora es Lic. en Nutrición M.P.N. 805
Docente Nutrición UCSF



 




Diario El Litoral - Copyright 2018