El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/163523

Películas románticas 22 -01-2018
El amor al cine

A fines de enero llegará el film independiente norteamericano “Un amor inseparable”. Se trata de una aplaudida comedia romántica dirigida por Michael Showalter. Y del punto de partida para recordar los mejores momentos de las películas más populares que se dedicaron a contar historias de amor. 



Redacción de El Litoral

cultura@ellitoral.com

 

La historia del cine es pródiga en historias de amor, tanto de las que tienen finales felices como de las otras. Entre las más extrañas figuran las que protagonizaron King Kong y la blonda Fay Wray (que motiva la famosa frase final: “No, no fueron los aviones. Fue la Bella la que mató a la Bestia”) y la de Joaquin Phoenix con un sistema operativo informático en “Ella” (2013) de Spike Jonze. Siguiendo esta tradición, el próximo 25 de enero se estrenará la película independiente “Un amor inseparable”, dirigida por Michael Showalter. Cuenta la historia real de Kumail y Emily, una pareja que se conoce en un espectáculo de comedia. Cuando parecía que todo iba a quedarse en un encuentro de una noche, su relación empieza a avanzar a pesar de las diferencias culturales, complicando las vidas de todos por las expectativas que tenían los padres de Kumail, musulmanes estrictos. Esta inminente novedad en las carteleras cinematográficas nacionales sirve de excusa para repasar algunas de las películas románticas más famosas de la historia. 

 

“Casablanca” (1942): “El mundo se desintegra y nosotros nos enamoramos. Bésame. ¡Bésame como si fuera la última vez!”. Ilsa y Rick se conocen en París y descubren que son el uno para el otro, pero llegan los nazis y deben separarse. Luego se reencuentran en Marruecos y ella está casada con un integrante de la Resistencia. Entonces Rick debe tomar un decisión. La mítica película que protagonizan Humphrey Bogart e Ingrid Bergman despliega uno de los esquemas más logrados de una historia de amor, con un contexto lleno de encanto y suspenso. 

 

“Mujer bonita” (1990): “¿Y qué ocurrió cuando él subió a la torre y la rescató? Que ella lo rescató a él”. Julia Roberts fue nominada al Oscar a Mejor Actriz por interpretar a una prostituta que enamora a un millonario (Richard Gere), en esta comedia que arrasó en las taquillas al despuntar la década del 90. El recurso del guionista J.F. Lawton es simple: retoma la clásica historia de Cenicienta y la traspasa a Los Ángeles. Pero con efectividad, momentos y personajes secundarios encantadores, como de Héctor Elizondo y Laura San Giacomo. 

 

“Ghost: La sombra del amor” (1990): “No te imaginas cuánto amor me llevo”. El atractivo guión de Bruce Joel Rubin es uno de los puntos fuertes de esta película sobre una relación sentimental que se extiende más allá de la muerte. También lo son los actores protagonistas, Demi Moore y Patrick Swayze. Pero los aciertos son principalmente la banda sonora de Maurice Jarre y la interpretación de Whoopi Goldberg, en el papel de vidente “trucha”, que de pronto se da cuenta de que sus poderes para comunicar a los vivos y los muertos son reales. A su pesar. 

 

“Cuatro bodas y un funeral” (1994): “Te quiero desde el primer instante en que te vi”. Si fuera necesario explicar el “encanto british” esta película otorgaría las herramientas necesarias. Hugh Grant (en el papel que lo llevó a la fama) interpreta a Charles, un soltero que, en un casamiento, conoce a una norteamericana de la que se enamora y a la que volverá a ver en tres bodas más... y en un velorio. La mejor comedia romántica de los años 90 no necesitó grandes estrellas ni presupuestos exorbitantes. Bastó el sentido del humor y la gestación de personajes entrañables.

 

“Los puentes de Madison” (1995): “Creo que los lugares en que he estado y las fotos que he hecho durante mi vida me han estado conduciendo hacia ti”. Clint Eastwood es un nómade fotógrafo de National Geographic que irrumpe con la fuerza de un huracán en la vida apacible y pueblerina de Meryl Streep. Bajo el ritmo pausado de la cámara del propio Eastwood se desarrolla una historia de amor tan intensa como finalmente escurridiza, en la cual dos seres maduros se replantean el sentido de sus vidas ante la luz de un nuevo sentimiento.

 

“Titanic” (1997): “Si tú saltas, yo salto”. Ese es el final del primer diálogo que mantienen Jack y Rose en la famosísima película de James Cameron. Y el primer paso para una de las historias de amor con el final más efectista de que se tengan registros. Leonardo Di Caprio y Kate Winslet fueron capaces de una química tal que las audiencias de todo el mundo quedaron prendadas. La toma en la que se los ve apoyados en la proa del transatlántico con los brazos abiertos mientras la música dulzona de James Horner envuelve el ambiente se convirtió en ícono.

 

“Shakespeare apasionado” (1998): “Palabras, palabras, palabras... una vez poseí ese don. Hacía el amor con ellas como el alfarero hace cuencos con el barro”. El Bardo de Avon sufre un bloqueo creativo y está desesperado. Pero conoce a Lady Viola, con quien inicia un romance, y esto le abre nuevas perspectivas. La película ganadora del principal Oscar de 1998 es una exquisita reconstrucción de época dirigida por John Madden, con actuaciones de Gwyneth Paltrow, Joseph Fiennes, Judi Dench, Geoffrey Rush, Tom Wilkinson y Colin Firth. Es una historia de amor de gesto tan dulce como ligero. 

 

“Un lugar llamado Notting Hill” (1999): “No olvides que soy una chica, delante de un chico, pidiendo que la quiera”. A la inversa de “Mujer bonita”, en esta película inglesa escrita por Richard Curtis y dirigida por Roger Michell, es la mujer (una famosa actriz de cine) la que le mueve los cimientos vitales a un librero de bajo perfil que tiene su negocio en el barrio londinense de Notting Hill. Otra vez, Roberts demuestra sus dotes para la comedia y logra componer junto a Hugh Grant una pareja llena de encanto y carisma.

 

“Diario de una pasión” (2004): “El mejor tipo de amor es el que despierta el alma y hace buscar más, que planta un fuego en el corazón y trae paz a la mente. Eso es lo que tú me has dado y lo que yo espero darte para siempre”. Nick Cassavetes reunió a un elenco formidable para rodar esta película inspirada en la novela de Nicholas Sparks, que se sostiene en distintos clichés, pero no por eso pierde su potencia y encanto para el gran público. Los actores: Ryan Gosling, Rachel McAdams, James Garner, Sam Shepard, Gena Rowlands, James Marsden, Kevin Connolly y Joan Allen.

 

“Secreto en la montaña” (2005): “A veces te echo tanto de menos que no lo soporto”. Ang Lee se arriesgó a contar una historia de amor entre dos hombres, ambientada en un entorno rural a principios de los 60, pero la apuesta le salió bien y esta película (con banda sonora de Gustavo Santaolalla) figura entre lo mejor de su producción. El fallecido Heath Ledger y Jake Gyllenhaal desarrollan actuaciones sobrias y llenas de sinceridad en este drama lacrimógeno que mereció 3 Oscar de la Academia y cuatro Globos de Oro, además del beneplácito de la crítica y el público.



 




Diario El Litoral - Copyright 2018