El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/164845

CLINT EASTWOOD 12 -02-2018
Un cine entre sombras

Llegó a las salas argentinas “15:17 Tren a París”, el último trabajo del veterano director y actor. Es un film basado en hechos reales, que relata cómo en 2015, tres estadounidenses enfrentaron a un terrorista en un viaje a la capital francesa. Excusa adecuada para hacer un repaso por diez de sus mejores películas.



 

El Litoral

 

“Las películas deben ser emocionantes, no intelectuales”. Lo dijo Clint Eastwood en una entrevista concedida el año pasado al Diario El País de España y es una máxima que siempre respeta en sus películas. El director, de 87 años, sigue haciendo una película al año y su último trabajo titulado “15:17 Tren a París”, llegó a la Argentina hace pocos días, aunque todavía no hizo escala en Santa Fe. Basado en hechos reales, cuenta cómo en la tarde del 21 de agosto de 2015, tres jóvenes americanos que viajaban por Europa se enfrentaron a un terrorista en un tren con destino a París, con más de 500 pasajeros. La llegada de este nuevo film sirve de excusa para repasar diez hitos de una filmografía que, como señaló el crítico Carlos Boyero, logró “retratos penetrantes del reverso más amargo de su país”.

 

“Obsesión mortal” (1971): fue el debut de Eastwood como director tras una década y media de trabajar como intérprete, sobre todo en los famosos spaghetti westerns de Sergio Leone. Dave Garland (Clint Eastwood), un locutor de radio de California, recibe en su programa frecuentes llamadas de una misteriosa mujer que siempre solicita la misma canción. Cuando finalmente se conocen, inician un romance que tendrá imprevisibles consecuencias, al estilo de “Atracción fatal”. 

 

“El fugitivo Josey Wales” (1976): Josey Walles es ex soldado confederado de la Guerra Civil Norteamericana, que ha elegido una vida tranquila y bucólica. Pero cuando sus viejos enemigos asesinan a su familia frente a sus ojos, inicia una cruenta venganza y se convierte en un fugitivo. Con la lección bien aprendida de sus maestros (Sergio Leone y Don Siegel), Eastwood dirige uno de los westerns más inteligentes y sólidos de los 70, con personajes que revelan profundidad y están llenos de matices. Actúa el propio Eastwood con Chief Dan George y Sondra Locke. 

 

“El jinete pálido” (1985): este western, concebido como remake, homenaje de “Shane, el desconocido” fue rodado por Eastwood a mediados de los años 80, cuando el género agonizaba. Sin embargo, la historia de un parco predicador (Eastwood, en uno de sus clásicos personajes “duros”) que defiende a un grupo de colonos de los villanos que quieren robar sus tierras, enganchó al público. Y fue para el director/actor plantar una semilla para, siete años después, presentar la oscura y brillante “Los imperdonables”, que lo consagraría como uno de los grandes directores de su generación. 

 


“Bird” (1988): al menos hasta el estreno de “Whiplash” (2014) fue la mejor película sobre jazz. Narra la vida del gran saxofonista Charlie “Bird” Parker (interpretado por Forest Whitaker en valorado trabajo actoral), sus altibajos emocionales y sus problemas con el alcohol y las drogas, que lo llevaron a un final prematuro. “Maravilloso guión y una de las más elevadas interpretaciones del cine moderno, la de Forest Whitaker, tal vez el actor más desaprovechado de América”, escribió Ángel Fernández Santos en el diario El País. 

 

“Cazador blanco, corazón negro” (1990): toda una curiosidad dentro de la filmografía de Eastwood. Cine dentro del cine, es una crónica de los avatares que precedieron al rodaje de “La reina de África”, de John Huston. El director viajó a África con el pretexto de localizar los exteriores, pero, una vez allí, para desesperación del productor y el resto del equipo, resultó que su único y verdadero objetivo era cazar un elefante. Clint Eastwood interpreta a Huston y Jeff Fahey, George Dzundza, Alun Armstrong, Marisa Berenson y Timothy Spall completan el elenco. 

 


“Los imperdonables” (1992): “Siempre fui afortunado, sobre todo cuando se trataba de matar”. El guión de David Webb Peoples circuló por muchas manos antes de que Eastwood se decidiera, a principios de los 90, a filmarlo y protagonizarlo. Fue un acierto, porque su melancólica y oscura mirada de unos pistoleros en decadencia que aceptan hacer un último trabajo se convirtió en una de las mejores películas de la década. Gene Hackman, Morgan Freeman, Richard Harris, Jaimz Woolvett, Saul Rubinek y Frances Fisher integran el reparto de esta película ganadora de 4 Oscar.

 

“Poder absoluto” (1997): no es una gran película. Pero es tan entretenida y los actores realizan sus personajes con tal empuje que la trama irremediablemente engancha. Luther, especialista en grandes robos, planea desvalijar la mansión de un magnate. Una vez dentro, es testigo involuntario de un asesinato que involucra al presidente de Estados Unidos. El propio Eastwood, Gene Hackman, Ed Harris, Laura Linney, Judy Davis, Scott Glenn y Richard Jenkins protagonizan este atrayente policial que a veinte años de su estreno mantiene todo su magnetismo. 

 

“Río místico” (2003): esta compleja y reflexiva obra maestra de Clint Eastwood, basada en la novela de Dennis Lehane, explora diversas temáticas, que van desde los lazos familiares, la amistad, el amor y la pérdida, hasta la justicia por mano propia y el abuso de menores. Lo hace a través de una notable elegancia formal, grandes actuaciones (Sean Penn, Tim Robbins y Kevin Bacon bordean lo sublime) y una dirección sólida. Laurence Fishburne, Marcia Gay Harden, Laura Linney y Eli Wallach y Emmy Rossum completan el elenco.

 


“Million Dollar Baby” (2004): el mejor trabajo de Eastwood desde “Los imperdonables” recibió numerosos premios y el reconocimiento de crítica y público. Todo eso por narrar la simple, pero llena de matices, historia de Maggie Fitzgerald, una joven que desea convertirse en boxeadora y está dispuesta a luchar para lograrlo. La actriz Hilary Swank subió 20 kilos de puro músculo durante los entrenamientos para la preparación de su papel, que le valió un premio Oscar. Eastwood, que también ganó un Oscar, rodó el film en tan sólo 37 días.

 


“Gran Torino” (2008): tal vez la última de las grandes películas de Eastwood, es una historia mínima sobre una amistad insospechada y sobre los cambios drásticos que ésta opera en un hombre cascarrabias, racista y pendenciero. El propio Eastwood encarna a un veterano de la guerra de Corea obsesionado con su auto, un Gran Torino modelo 1972. Le cuesta trabajo asimilar los cambios, especialmente la llegada de inmigrantes asiáticos a su barrio. Sin embargo, las circustancias harán que se vea obligado a replantearse sus ideas. 

 

Como actor

 

Según se conoció recientemente, Clint Eastwood decidió embarcarse en la historia de un horticultor y veterano de la Segunda Guerra Mundial llamado Leo Sharp, que a los 90 años fue detenido por traficar grandes cantidades de cocaína, pero esta vez lo hará como actor. Ése es el próximo proyecto que el cineasta planea dirigir, producir y también protagonizar junto a Warner Bros. y Imperative Entertainment, según adelantó la prensa especializada.

 



 




Diario El Litoral - Copyright 2018