Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/165851

200 años de independencia chilena (por Fernando Del Corro) 28 -02-2018
Los argentinos San Martín y Dorrego
foto


Por Fernando Del Corro

Télam

 

El 12 de febrero de 1818, 200 años atrás, los patriotas chilenos juraron la independencia de su país, declarada el primero de enero de ese año y recién reconocida por España el 24 de abril de 1844, 26 años más tarde y en cuyo proceso de lucha, iniciado en 1810, tuvieron activa participación, entre otros, los próceres argentinos José Francisco de San Martín y Manuel Críspulo Bernabé Dorrego.

 

El proceso independentista se inició formalmente el 18 de septiembre de 1810, cuatro meses después de la decisión del Cabildo Abierto de Buenos Aires del 25 de mayo de ese año, cuando se estableció la “Primera Junta Nacional de Gobierno” que se sostuvo hasta 1814 cuando se produjo la recuperación del territorio chileno por parte de las fuerzas colonialistas españolas luego derrotadas en 1817.

 

Fue en esa primera etapa iniciada en 1810 donde alcanzó gran trascendencia la presencia de Dorrego en Santiago de Chile quien llegó tras un largo periplo, cruce de la Cordillera de los Andes mediante, para estudiar derecho en la Real Universidad de San Felipe donde se formó como militante político y como guerrero.

 

Por entonces en la Argentina estaba la Casa de Trejo, la Universidad de Córdoba, pero en ella no se dictaba la carrera de derecho y el Colegio de San Carlos, en Buenos Aires, no se había convertido en universidad a pesar de las promesas que en su momento realizara el gobierno español por lo que las alternativas eran Chuquisaca, adonde fue la mayoría de los futuros abogados argentinos, a pesar de su mayor lejanía, o Santiago, la que eligió Dorrego, el joven de origen portugués al que habían castellanizado su apellido original Do Rego.

 

El joven recién llegado habló a sus condiscípulos de las invasiones inglesas de 1806 y 1807 y luego de lo sucedido en ese mismo 1810 con la Primera Junta porteña proclamando la conveniencia del “juntismo” en Chile y con otros rioplatenses reclamó la necesidad de convocar a un Cabildo Abierto, lo que coincidía con la guarnición militar de Concepción que se enfrentaba con la gente pro colonial, lo que dio lugar a manifestaciones callejeras que tuvieron a Dorrego como destacado partícipe.

 

Rápidamente lideró a los 140 ahora argentinos que estudiaban allí y logró que la Universidad instrumentara una imprenta donde reproducía artículos independentistas extraídos de medios de Buenos Aires al tiempo que comenzó a acumular armamento y organizar una brigada de choque, mientras lanzaba la proclama “Junta queremos” que, en un principio, careció de eco.

 

Finalmente el gobernador convocó a la Junta y Dorrego fue el encargado de cursar las invitaciones, al tiempo que imprimió las “instrucciones” de Mariano Moreno, y quien pasó a contar con el apoyo de Antonio Álvarez Jonte, enviado por la Junta de Buenos Aires, ex alumno de la Universidad San Felipe y amigo personal del propio Dorrego.

 

Cuando desde Buenos Aires se solicitaron refuerzos a la nueva Junta chilena ante la presumible invasión española desde Montevideo, Dorrego, de 24 años, encabezó un grupo de unos cien reclutas que atravesó los Andes y estableció su cuartel en Mendoza, cosa que luego repitió dos veces al frente de 200 y 100 hombres, respectivamente. Pero al regresar a Santiago se encontró con un levantamiento monárquico al que se encargó de derrotar, siendo condecorado con una chaqueta en la que se leía: “Yo salvé a la Patria. Chile, a sus primeros defensores”.

 

Dorrego ya había regresado a Buenos Aires cuando en 1813 comenzaron los enfrentamientos armados entre monarquistas e independentistas en los que apareció como figura central Bernardo O’Higgins del lado de los patriotas hasta que un año más tarde, el 23 de julio, se restableció el colonialismo español consolidado entre el 1 y el 2 de octubre cuando O’Higgins y los hermanos Juan José y Luis Carrera, antes enfrentados, fueron derrotados en Rancagua.

 

O’Higgins y los Carrera se refugiaron en Mendoza bajo la protección de San Martín, por entonces gobernador de Cuyo quien, como el primero, era miembro de la Logia Lautaro, y se apretaba a invadir el Perú previo paso por Chile, por lo que sumó a sus fuerzas a los patriotas de ese país tras su derrota en Rancagua y al propio O’Higgins como brigadier del ejército libertador.

 

En enero de 1817 San Martín inició el cruce de los Andes al frente de unos 4,000 soldados, entre ellos un buen porcentaje de afro descendientes que fueron decisivos para lograr la victoria de Chacabuco el 12 de febrero, lo que abrió a los patriotas el ingreso a Santiago tras lo cual el mismo San Martín fue designado gobernador de Chile, cargo que no aceptó y así se designó a O’Higgins como director supremo quien el 12 de febrero de 1818, al cumplirse el primer aniversario de la batalla de Chacabuco, proclamó definitivamente la independencia chilena.

 

En enero de 1817 San Martín inició el cruce de los Andes al frente de unos 4,000 soldados, entre ellos un buen porcentaje de afro descendientes que fueron decisivos para lograr la victoria de Chacabuco el 12 de febrero, lo que abrió a los patriotas el ingreso a Santiago tras lo cual el mismo San Martín fue designado gobernador de Chile.



 



Diario El Litoral - Copyright 2018