Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/165900

Domínguez pone un 4-2-3-1 para recibir al duro Huracán 01 -03-2018
Cuatro cambios y Alan Ruiz de enganche

Tomás Chancalay, la tarde de la victoria ante Temperley. Con Huracán va a desempeñar una función parecida, arrancando desde atrás y posiblemente por izquierda. Foto: Mauricio Garín


foto

Galván por Conti, Guanca por Bernardi, Chancalay por Vera y Mariano González por Estigarribia son los cambios para buscar una mejor imagen colectiva y los tres puntos ante el equipo de Alfaro.



El Litoral

 

Busca Domínguez. Busca y le cuesta encontrar. No es por el lado de los resultados, sino por el del juego. Colón es un equipo que está indefinido en muchos aspectos. Se recuperó de las cuatro derrotas consecutivas y acumuló ahora cuatro partidos sin perder, de los cuáles ganó tres y empató uno. Pero la actuación, el juego en sí, el rendimiento colectivo es lo que genera algunas dudas y despierta interrogantes a futuro.


Si basta una prueba evidente y clara, es lo que pasa con el esquema táctico. Y también con algunos jugadores que aparecen y desaparecen del equipo, más otros que cuesta explicar por qué no están. Un caso que llama la atención, por ejemplo, es el de Ledesma. Es cierto que Ledesma no es el mismo del torneo anterior, pero no ha tenido actuaciones más bajas que la de otros a los que Domínguez les otorga titularidad.


Pero apuntando al partido de este viernes ante Huracán, está claro que si bien tiene el martes que viene el choque con el Zamora a la vista para seguir en la Sudamericana, daría la impresión de que el partido con el Globo es el que verdaderamente importa más. Y esto sin subestimar el encuentro del martes, al que Colón llega con la ventaja de haber ganado de visitante por 2 a 0 y superando futbolísticamente al rival.


Sin Conti, que permaneció ocho partidos de la Superliga sin recibir la quinta amarilla hasta que Loustau se la aplicó en el clásico, el reemplazante natural es Galván. Así, la ausencia por primera vez en la temporada del capitán, le dará a la dupla Ortiz-Galván la posibilidad de volver a jugar, como ya alguna vez lo hicieron compartiendo el plantel de Aldosivi de Mar del Plata.


La idea es jugar un 4-2-3-1. Por lo tanto, habrá varios cambios, además del esquema, y el corrimiento de algunos jugadores para desempeñar otras funciones, quizás más acordes con sus características, como ocurrirá con Alan Ruiz, quien jugará 30 metros más arriba de lo que jugó el clásico.


Al lado de Fritzler va a jugar Mariano González, como para que la pelota salga bien jugada del sector central. Después, Alan Ruiz será el vértice en ese lugar de la cancha, más adelantado que los dos “5” y con dos laderos a los costados: Cristian Guanca y Tomás Chancalay. Ambos tendrán la misión de abrir la cancha y de llegar a posición de ataque permanente para darle compañía a Javier Correa, el delantero con mayor eficacia que tiene el equipo de Domínguez.


Es un partido importante porque Colón está entrando como último clasificado para la Sudamericana, en el puesto 11 y aventajando por dos unidades a Atlético Tucumán, en un torneo que se hizo muy parejo, al punto tal que entre el cuarto (Independiente) y el undécimo (Colón) hay ocho equipos en apenas dos puntos. Y Huracán es uno de esos ocho equipos, con 28 puntos, uno por encima de los sabaleros.


Además de Alexander Domínguez; Gustavo Toledo, Jonathan Galván, Guillermo Ortiz y Gonzalo Escobar; Matías Fritzler y Mariano González; Cristian Guanca, Alan Ruiz y Tomás Chancalay; y Javier Correa, los titulares, también están concentrados Gonzalo Marinelli, Clemente Rodríguez, Adrián Bastía, Pablo Ledesma, Christian Bernardi, Marcelo Estigarribia, Diego Vera y Nicolás Leguizamón, o sea 19, con lo cuál uno quedará al margen de los que firman planilla.


Por el lado de Huracán, viene de lograr una buena victoria como local ante Estudiantes y en la puja por escapar de la zona del descenso, logró meterse entre los equipos que clasifican para la Sudamericana, igualando la posición de Racing, que es el último clasificado para la Libertadores, pero debajo suyo por diferencia de goles.


Un posible equipo es con Marcos Díaz; Araujo, Matheu, Nervo y Pablo Álvarez; Damonte y Bogado; Pussetto, Nicolás Silva y Noir; Andrés Chávez.


Dirigido por el rafaelino Gustavo Alfaro, uno de los técnicos de mayor capacidad que tiene el fútbol argentino, Huracán es un equipo que logró un buen colchón de puntos en la primera parte de la Superliga, valiéndose del inestimable aporte de Wanchope Ábila, el delantero que volvió al club sabiendo que eran los 12 partidos de esa primera parte y que luego, su futuro estaría en Boca.

 

La dualidad de Domínguez


Enrique Cruz (h)


Cada técnico tiene su librito, pero uno tiene la impresión que Eduardo Domínguez todavía no tiene en claro qué es lo que quiere con su equipo, cuál es el funcionamiento que pretende y cuál es el planteo táctico más conveniente. De mitad de cancha para atrás hace una cosa y del medio para arriba cambia no sólo de nombres, sino también de concepto.


Para ser más explícitos, lo mejor que hizo con el equipo este año —luego de haber reconocido el error cometido en el armado ante Boca—, fue darle seguridad defensiva. Colón, en ese aspecto, es un equipo confiable y tiene seis jugadores que se saben titulares: Alexander Domínguez, Toledo, Conti, Ortiz, Escobar y Fritzler.


¿Qué pasa del medio hacia arriba?, todo lo contrario. Va cambiando permanentemente e inclusive comete errores en el posicionamiento de algunos jugadores. El caso testigo fue el de Alan Ruiz jugando el clásico de doble cinco y a 60 ó 70 metros del arco rival, aislado de los delanteros y quizás esperando la oportunidad para ser el “lanzador” que no fue. Esto, al margen de una lectura equivocada que hizo del partido, teniendo en cuenta la calidad que disponía en el banco de suplentes y lo que su equipo necesitaba para cerrar el partido o liquidarlo.


Esa falta de claridad respecto de cómo jugar y a qué jugar se transmite en los jugadores. Colón no puede encontrar un rendimiento futbolístico porque ni siquiera tiene una identidad. ¿A qué juega?, ¿a esperar y contragolpear?, ¿a atacar?, ¿a tener la pelota?, son preguntas que no tienen respuesta definida.


En los tiempos modernos, es mucho más fácil encontrar técnicos que cambian y prueban, que aquellos que tienen un equipo estable y lo mantienen. En el caso de Colón, el DT tiene una dualidad de criterio que refleja claramente sus dudas y, por el momento, incapacidad para encontrarle funcionamiento adecuado al equipo. A los de atrás los mantiene porque es el sector del equipo que anda bien; a los que crean o tienen que definir los cambia porque no encuentra el equipo. Y esto va más allá del rival de turno —que puede llegar a condicionar a veces— y también de la cantidad y calidad del plantel.

 

¿Se acuerdan del 6 a 3?


Es rico el historial entre Colón y Huracán, que inclusive tiene algunos capítulos que se escribieron en el ascenso, como por ejemplo aquél de la temporada 88-89, cuando Colón llegó a la fase final y eliminó en cuartos de final al Globo, antes de hacer lo propio con Lanús y desembocar en la final con Unión.


En Primera, muchos seguramente tendrán presente un partido inolvidable: fue en el Metropolitano de 1977 y terminó con la victoria de los sabaleros por 6 a 3.


El partido se jugó en cancha de Colón el 23 de septiembre de ese año y fue dirigido por Miguel Ángel Francisco Comesaña. Los sabaleros formaron con Andrada; Fertonani, Di Plácido, Mariano y Edgar Fernández; Villarruel, Roldán, Zimmermann; Vega, Luñiz y Aricó. También entraron López y Martín Rico. Huracán, por su parte, alistó a Baley; Cheves, Longo, Fanesi y Carrascosa; Díaz, Leone y Ardiles; Housemann, Pelayes y Saldaño. También jugaron March y Rodríguez en el equipo de Parque Patricios.


Ganaba Colón 3 a 0 en el primer tiempo con un gol de Lalo Vega y dos de Aricó. Pero descontaron Ardiles y Housemann antes del final de la etapa. A los 13 del segundo, el partido estaba 3 a 3 con un gol de Pelayes.Entonces, llegaron los otros tres de Colón por intermedio de Roldán, Luñiz y J. López.


La última victoria sabalera como local fue en el 2011, por 3 a 0, con dos goles del “Kitu” Díaz y uno del Bichi Fuertes.


¿Reclamo contra Colón?


Desde hace varios días, circula el rumor de un reclamo que presentaría el Bayer Leverkusen ante Fifa, en contra de Colón, por la falta de devolución del dinero acordado cuando se ejecutó la cláusula de rescisión por la que el delantero Lucas Alario pasó de River a la entidad alemana.


Se recuerda que José Vignatti estuvo en Alemania —también en la sede de Fifa en Zurich— y que el resultado de su viaje fue tildado de “positivo”. Por lo que se dice, el reclamo —que habría sido presentado este jueves— originaría el envío de un telegrama a Colón que llegaría en los primeros días de la semana que viene, contemplando posibles sanciones.


El Litoral se comunicó con dirigentes sabaleros, quienes hicieron saber que Colón todavía no retiró el dinero que le corresponde por el pase y que no estaban al tanto de alguna posible medida a tomar por el Bayer Leverkusen.



 



Diario El Litoral - Copyright 2018