El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/169208

Para divulgar y crear conciencia 22 -04-2018
El rol de las bacterias esenciales que transmite la leche materna

Esencial. “Lo que el chico no recibió en los dos primeros años de vida, a través de la leche materna, ya no lo recupera más, porque es el tiempo en el que el sistema inmune del intestino se educa”, remarcó el especialista en microbiología. Foto: Archivo El Litoral


foto

"Con la palabra bacteria hay quienes se asustan, pero existen muchas que son benéficas para el bebé”, explicó el microbiólogo Gabriel Vinderola.



Sergio Ferrer

area@ellitoral.com

 

En el hall de la Legislatura de la Provincia de Santa Fe, por iniciativa del diputado provincial Jorge Henn, se realizó recientemente una jornada de información y concientización sobre la lactancia materna, sus particularidades como modo más óptimo y beneficioso de alimentación infantil, así como sus ventajas nutricionales, emocionales e inmunológicas. De la charla participó el doctor Gabriel Vinderola, reconocido especialista en microbiología, quien expuso el tema “Los microorganismos en los primeros 1.000 días del bebé: ¿Riesgo o beneficio?”.

 

Allí, el microbiólogo se refirió a las llamadas bacterias buenas (fundamentalmente su rol en la etapa de gestación y en los recién nacidos), además de poner énfasis en la importancia del parto vaginal y de la leche de la madre en todo este proceso.

 

En diálogo con El Litoral, Vinderola explicó que “hay que desmitificar” un poco el tema de las bacterias, porque “cuando se usa esa palabra muchas personas se asustan”, sin saber que “existe gran cantidad que son benéficas y necesarias para el bebé”. “Es imperioso saber de dónde vienen y cómo hay que hacer para favorecer que el bebé entre en contacto con ellas, que por lo general provienen de la leche materna”, dijo el especialista, sin dejar de insistir en que la palabra bacteria no implica en sí misma una situación por la que hay que estar preocupados, “porque hay muchas que son buenas, ya que sirven para educar nuestro sistema inmunitario”.

 

“Es importante saber que la mamá es la principal fuente responsable para trasmitir estas bacterias, ya que las lleva en su cuerpo, en sus intestinos”, prosiguió Vinderola. Después, remarcó que la mejor vía de transmisión es el canal de parto vaginal (“existe una herencia fantástica a partir de un parto vaginal”, señaló) y que los factores que ayudan a la salud del bebé en esta etapa son varios: la leche materna, el contacto con la familia en un ambiente normal, no abusar de los antibióticos y no criarlo en un ambiente estéril, que no le genera ningún beneficio. Cuando llegan al intestino del bebé, agregó, una de las principales funciones de las bacterias buenas “es programar el sistema inmune y educarlo para que produzca anticuerpos, y genere lo que se denomina tolerancia oral”.

 

Exposición. Vinderola subrayó que los médicos tienen “la responsabilidad de divulgar el conocimiento de una forma sencilla”. También agradeció la posibilidad de contar con ámbitos donde pueden dar conocer el trabajo que hacen en los laboratorios. Foto: Gentileza Gabriel Vinderola

 

 

¿Que son los lactobacilos?

 

Gabriel Vinderola nació y vive en la ciudad de Santa Fe. Es doctor en Química, egresado de la Universidad Nacional del Litoral, e investigador del Conicet. Dedicó toda su carrera a la microbiología, iniciando su labor de investigación en 1995. Hizo dos años de post doctorado en San Miguel de Tucumán (en el Centro de Referencias para Lactobacilos) y un año en Canadá, trabajando siempre en la especialidad antes mencionada. En 1998 entró en contacto en España con el investigador Miguel Gueimonde, quien años más tarde trabajaría con un reconocido experto en la materia, el finés Seppo Salminen. Estos profesionales formaban un equipo dedicado a profundizar la observancia de la leche materna como fuente de microorganismos benéficos para la salud: los lactobacilos y las bifidobacterias.

 

Justamente, en 2006 publicarían un trabajo sobre el tema, que despertó la curiosidad de Gabriel, que a partir de 2008 empezó a estudiar las muestras de leche de madres de la zona, para saber cómo estaban posicionados.

 

Así fue como empezó a observar a la leche materna como fuente de bacterias benéficas para el bebé, durante todo el periodo de lactancia. “Es muy importante que la lactancia sea larga, porque como la leche materna no hay nada igual; cuanto más tiempo le de esa leche, la mamá va a transferir todas las distintas bacterias que harán bien al niño”, destacó. Además, recordó que las bacterias que están en la leche materna vienen del intestino de la mamá: “Existen células especializadas, que buscan en el intestino de la madre las mejores bacterias. Esta transferencia tiene que ver con la evolución de los seres humanos. Es decir, evolutivamente, estas células se especializaron en tomar las mejores bacterias del intestino de la mamá, para llevarlas a la leche materna”.

 

Por eso el estado de salud de la mamá es trascendente, porque la madre debe estar bien nutrida y saludable, ya que si en el intestino tiene bacterias malas, transfiere al chico bacterias malas. Para encontrarse bien de salud y contar con el sistema inmune, tiene que comer abundante frutas, verduras, cereales y fibras, porque ello redundará en la posibilidad de contar con una microbiota intestinal completa y diversa, la que transferirá al bebé a través de su leche. “Si bien siempre va a estar amenazada por otros microorganismos, las bacterias que provocan infecciones, hay una sumatoria de factores que pueden potenciarse para que aquellas sean las mínimas posibles... y uno de esos factores es que la madre esté nutricionalmente en buenas condiciones”, agregó Vinderola. Para finalizar, remarcó nuevamente la relevancia del parto vaginal, “porque la mamá en la vagina posee, antes de dar a luz, lactobacilos, que son bacterias benéficas”. “Si el bebé nace por cesárea no los adquiere”, concluyó.



 




Diario El Litoral - Copyright 2018