Edición del Domingo 18 de marzo de 2007

Edición completa del día

Es una iniciativa que lleva más de un año
Grupo de autoayuda ceresino trabaja en violencia familiar
Desde hace más de un año, las integrantes de El Puente realizan reuniones y comparten experiencias similares. En 2007, quieren formar un Centro de Asistencia para atender a las víctimas de esta problemática.

Aníbal Farías

El grupo de ayuda mutua El Puente comenzó a transitar sus primeros pasos a partir de la programación de los talleres de violencia familiar que tuvieron vigencia en distintos barrios de Ceres. Aquellas actividades primarias sembraron la semilla que dio a luz este altruista proyecto, al que sus mismos integrantes lo denominan como "un grupo de amigos que comparten la misma problemática".

Se formó hace más de un año para actuar en la prevención, sensibilización y desnaturalización de la problemática. Durante este año, se proponen realizar distintas acciones para la concreción de un centro de asistencia para las víctimas de violencia.>

Al respecto, Gabriela Windey, asistente social, explicó que "El Puente está formado por mujeres que se reúnen espontáneamente, sabiendo que se está trabajando la problemática. Entre ellas mismas buscan alternativas de solución".>

Por medio de esta participación, las integrantes del grupo "lograron contención y una salida a su problema. No nos olvidemos de que nuestra principal finalidad es que estas personas encuentren información y, a partir de la misma, se puedan reencontrar con cada miembro, consigo mismas y con su identidad reconstruida", resaltó la profesional.>

Temas clave

En cada encuentro, se habla de distintos temas que están relacionados con el maltrato diario, la violencia familiar como un problema social y de salud, la desnaturalización de la violencia, los tipos de abuso, los niños testigos de la violencia, las formas de violencia (conyugal, maltrato infantil, maltrato de ancianos, etcétera), los mitos acerca de la violencia, qué hacer cuando se viven situaciones de violencia familiar y, por sobre todo, conocer en detalle los alcances de la Ley provincial de Violencia Familiar 11.529.

Muchas veces, hablar de la violencia causa vergüenza en quien la padece y ese pudor puede traducirse en miedos para contar el problema a otras personas.>

"Al principio, todos tienen un poco de temor; pero, cuando van conociendo cuáles son nuestros objetivos y cómo se integra el grupo, empiezan a contar su historia", reconoció Windey.>

Más allá de esto, "cada una de las personas que se suman a este trabajo debe saber que tiene que estar dispuesta a conocerse a sí misma, teniendo la seguridad de que será comprendidas por las personas que viven su misma situación". A la vez, tiene que saber que, en este grupo, "tendrá la posibilidad de hacer una amistad con personas nuevas que la aceptan tal como es, dará apoyo a otros integrantes del grupo y deberá estar dispuesta a salir del aislamiento al cual se encuentra sometida".>

Un lugar de contención

A medida que avanzan los encuentros, a los integrantes de este grupo no les quedan dudas de que "aquí cuentan con la posibilidad de hacer amistad, lograr contención, apoyo emocional y cambios concretos para mejorar la calidad de vida", expresó Windey.

Por otro lado, la búsqueda de nuevas metas es otro punto primordial en la estructura de trabajo que se realiza en El Puente. Por eso, durante 2007, pretenden trabajar de forma insistente en la creación de un centro de asistencia a la víctima de violencia doméstica.>

Las reuniones

del grupo de autoayuda El Puente se realizan todos los martes, a las 19, en el salón social del barrio Pedro de Vega, conocido como La Casona.





Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Todo el diario

TODOS LOS DÍAS.
• El Litoral
• Deportes
• Espectáculos
MIÉRCOLES
Motores y tendencias
SÁBADOS
CampoLitoral
Nosotros
DOMINGOS
Clasificados
    Lo más visto en
Ahora En Portada