Santa Fe | Jueves 24 de julio de 2014 | 14:43 hs
DespejadoT: 12°   H: 50% - Clima extendido

Educación
Edición del Lunes 27 de abril de 2009

Educación / Insultos y burlas son formas de violencia en las escuelas

Sugieren poner el foco en estas “incivilidades”

Insultos y burlas son formas

de violencia en las escuelas

El fenómeno de la violencia en las escuelas no se reduce solamente al alumno que golpea al compañero. Hay otras formas de agresión, tal vez más silenciosas aunque no menos perjudiciales, que tienen que ver con las burlas, insultos o rotura de útiles.

De la redaccción de El Litoral

Télam

educacion@ellitoral.com

La coordinadora de Programas para la Construcción de Ciudadanía en las Escuelas del Ministerio de Educación de la Nación, Mara Brawer, dijo que el fenómeno de la violencia en las escuelas “está presente” y “es preocupante” por las formas que son la burla y la agresión verbal. Las llama “incivilidades”, siguiendo al sociólogo Gino Germani, para diferenciarlas de la agresión física propiamente dicha.

Un estudio del Observatorio Argentino de Violencia en las Escuelas, dependiente de la cartera educativa nacional, revela que la forma de “incivilidad” más habitual en la escuela es la rotura de útiles o pertenencias entre compañeros. Más de la tercera parte de los alumnos encuestados dice haber sido víctima de esta modalidad.

Los gritos, las burlas y los insultos le siguen en importancia: entre un 12 y un 15 % aproximadamente de los estudiantes dice haber pasado por este tipo de situaciones. Y sólo en un 7 % de los casos señalaron haber sido excluidos por sus compañeros.

El estudio (ver aparte) agrupa a estas formas de violencia escolar bajo el nombre de “incivilidades” y las sitúa por encima de la agresión física propiamente dicha, que pueden ser las amenazas, los golpes, las amenazas o golpes de patotas y el robo por la fuerza.

“A veces se pone el acento en la agresión física y no en la burla o la discriminación, que son formas más silenciosas de violencia que afectan la vida de los chicos y su proceso educativo. Cuando son adultos, no dicen: “Padecí la escuela porque me pegaban por ser gordo’, pero sí porque se burlaban de esa condición”, ejemplificó Brawer.

Discriminación

La investigación no relevó el porcentaje de discriminación, pero la especialista detalló que las burlas están siempre referidas a la raza, al país de origen o a temas estéticos como la gordura o la altura. “Hasta hay chicas a las que les pegan por ser lindas porque simbolizan aquello que otros anhelan y no tienen”, subrayó Brawer, que es licenciada en Psicología.

En este sentido, el estudio del Observatorio de Violencia en las Escuelas destaca que la rotura de útiles y pertenencias se da más en aquellos chicos que cursan en escuelas privadas mientras que el fenómeno de la burla es más propiedad de alumnos de establecimientos estatales.

Según consideró Brawer, desde las escuelas la mayoría de las veces se hace hincapié en el cumplimiento de las normas y reglas, y no tanto en el respeto de los derechos fundamentales. “A lo mejor, se sanciona a un chico por llevar una gorra pero en cambio se le deja pasar la burla a otro por villero”.

“Como docentes tenemos que poner el foco en trabajar culturalmente la aceptación de las diferencias, la diversidad. Los chicos son así porque estamos en una sociedad en la que se fomentó el individualismo”, analizó.

Las incivilidades a las que hace referencia el estudio del Observatorio “disminuyen a medida que aumenta el nivel de escolaridad”, y agrega que “es mayor el porcentaje de varones que dice haber sido víctima de incivilidades que de mujeres, especialmente en lo que tiene que ver con burlas, insultos y rotura de útiles”.

Construir legalidades

Para la coordinadora de Programas para la Construcción de Ciudadanía es indispensable que la escuela como institución asuma el rol, en su propio ámbito, de resolver situaciones de conflictividad entre los alumnos, trabajando con estrategias en las que se puedan construir legalidades compartidas entre todos los actores de la comunidad escolar.

“Es necesario consensuar legalidades, para lo cual debe haber necesariamente una participación estudiantil. Éste es un proceso a mediano y largo plazo, como todo en el ámbito educativo, aunque tampoco hay que descartar la sanción para aquel alumno que transgrede una norma”, dijo Brawer.

Afirmó que “la transgresión de una norma de parte de un alumno tiene que tener su consecuencia a partir de una sanción o una amonestación, pero estamos en la escuela y la escuela es un lugar para educar, por lo que es importante cómo se aplica esa sanción. Las normas, si están consensuadas, cuando el chico las transgrede, sabe por qué se lo sanciona, tiene fundamentos. Es distinto a como era antes cuando se tiraba una tiza al pizarrón y, de acuerdo al humor de la maestra, se aplicaba un mayor o menor castigo de manera arbitraria”, explicó la funcionaria.

Qué hacer

Como estrategias, propuso trabajar con los estudiantes sobre la diversidad y generar instancias de participación de los jóvenes y sus familias, en órganos donde circule la palabra, donde el malestar pueda expresarse, donde se generen lazos más allá de los naturales entre los actores del sistema educativo. “Si en una escuela se fortalecen los valores democráticos, se enseña a ser más tolerante, se dialoga, se estará trabajando en la prevención de conflictos”, aseguró.

Para la especialista, no hay una única fórmula. Como ejemplo citó el caso de una escuela que tenía alumnos porteños y bolivianos, y empezó a trabajar con las madres en ferias de platos típicos y otras actividades participativas. “Los chicos aprenden valores, viéndolos y no sólo escuchando sobre ellos”, remarcó Brawer, para quien los Consejos de Convivencia también son una herramienta que puede ayudar, si es bien entendida.

1_AA.jpg

“Por tímido o bueno no debemos discriminar. Todos somos iguales”, dice la reflexión del alumno.

Foto: Archivo

///

EL DATO

Encuesta.

Se ha aplicado a 1.360 cursos de 9º año de EGB (actual 2do. del secundario) y a 1.575 secciones en 3º de Polimodal (actual 5to. año). Representan a más de 35.000 alumnos de cada año. Se implementó en todas las provincias a excepción de Neuquén, juntamente con el Operativo Nacional de Evaluación (ONE) durante al año 2005.

///

LA CLAVE

Adultos.

Mara Brawer explicó que de acuerdo con los resultados del informe, estas formas de incivilidades “disminuyen con relación a la intervención de los adultos, por lo que es fundamental reconstruir su autoridad”. “Existe dificultad de los adultos para sostener su rol de adultos frente a los chicos, debido a que el primer ámbito de socialización de los jóvenes ha dejado de ser el de los adultos que los rodean y pasó a ser el de los medios de comunicación y los referentes que se les ofrecen”, aseguró la coordinadora.



Ranking de noticias
tapa
Edición impresa
Lunes 27 de abril de 2009

Ver edición completa
Todo el diario

TODOS LOS DÍAS.
• El Litoral
• Deportes
• Espectáculos
MIÉRCOLES
Motores y tendencias
SÁBADOS
CampoLitoral
Nosotros
DOMINGOS
Clasificados
Seguinos
SEGUINOS EN TWITTER