Santa Fe | Viernes 25 de abril de 2014 | 03:05 hs
DespejadoT: 14°   H: 90% - Clima extendido

Sucesos
Edición del Domingo 13 de diciembre de 2009

Sucesos / Matan a un policía que resistió un asalto

Anoche, en barrio Roma

Matan a un policía que resistió un asalto

2.jpg

Antonio César Flores (48) dejó tras de sí una intachable carrera al servicio policial. Se lo recordará como un hombre de bien.

Foto: El Litoral

La víctima era un oficial principal, de 48 años. Un disparo en el pecho lo mató en el acto. El imputado es un jovencito, de 15 años, el que momentos antes había intentado robar la moto del policía.

 

Danilo Chiapello

dchiapello@ellitoral.com

Un disparo en el pecho apagó la vida de un policía que resistió el robo de su motocicleta, en un violento suceso ocurrido esta madrugada en las inmediaciones del parque Juan de Garay.

La víctima resultó ser Antonio César Flores, empleado policial con la jerarquía de oficial Principal. Tenía 48 años, era padre de familia y gozaba de un excelente concepto no sólo entre sus camaradas sino también entre sus vecinos de barrio Roma donde residía.

Pasada la medianoche, Antonio terminó otra jornada laboral en la Primera Zona de Inspección y regresó a su domicilio de calle Roque Sáenz Peña al 3000, para encontrarse con los suyos. Claro que ignorando que se encontraba en la antesala de su propia muerte.

Estaba estacionando su moto Guerrero 110 cc, cuando de repente irrumpió en la escena un sujeto armado. Sin más el caco -un jovencito, de 15 años- exhibió el arma de fuego y gritó para que le entregue la moto.

Pero los planes del caco tuvieron un brusco giro, por cuanto la víctima no sólo no entregó la moto sino que se identificó como policía.

A los tiros

Ante tamaña “novedad”, el malviviente se dio a la fuga, mientras el policía iniciaba una persecución. Lo que siguió fue un intercambio de fuego entre ambos, en plena vía pública. La carrera se prolongó algunas cuadras, y algunas de las detonaciones se escucharon a la altura de pasaje Alfonso al 3000.

Ya en Juan Díaz de Solís al 2800 (a dos cuadras del lugar del asalto) el policía fue alcanzado por un disparo que lo impactó de lleno en el pecho. El proyectil le interesó directamente el corazón, por lo que su deceso se produjo prácticamente en el acto.

Puesto al tanto de lo ocurrido, gran parte de la policía se lanzó a la captura del rufián, de quien se sabía que había sido herido durante el tiroteo.

Con una “9”

Los frenéticos rastrillajes dieron sus frutos al rato, cuando alguien acercó el dato, apuntando la zona de calle Lamadrid al 2400. Los pesquisas desembarcaron con todos sus hombres y en el lugar se apresó a un tal Claudio, de 15 años.

En poder del jovencito, la policía secuestró una pistola Browning, calibre 9 milímetros, con su numeración suprimida, y con dos cartuchos intactos en su cargador. El adolescente presentaba una herida de arma de fuego por lo que fue llevado hasta el hospital Cullen donde, tras una intervención, quedó internado en la Sala Policial, en calidad de detenido.

El hecho causó una profunda conmoción en todo el ámbito de la Unidad Regional I, donde Flores se había desempeñado.

Al cierre de esta edición autoridades y compañeros de trabajo se concentraban, junto a familiares y amigos, en una sala de velatorios para darle el último adiós.

1_gd.jpg

Escenas de profundo dolor se observaron este mediodía entre familiares, amigos y compañeros de trabajo de Flores, que se concentraron en una sala de velatorios.

Foto: Guillermo Di Salvatore


De no creer

Apenas unos minutos después de ocurrido el homicidio de Flores, otro hombre fue asaltado y despojado de su moto, en inmediaciones del parque Garay. Eran cerca de las 3 y personal del Destacamento 4 (parque Garay) se constituyó en Lamadrid y Naciones Unidas. Allí interrogó a Carlos González (48) quien relató que momentos antes cuatro sujetos, bajo amenazas con arma de fuego, le sustrajeron su moto Guerrero 110 cc., dominio 482- CFK. Poco después la policía detuvo a dos adolescentes (ambos de 16 años), oriundos de Villa Oculta. Se investiga su responsabilidad en el hecho.

Pese a su corta edad, el tal Claudio es un “viejo” en eso de andar en problemas con la ley. Tiene una reconocida “trayectoria” como ladrón de motos. Es más, en los últimos 15 días, su domicilio fue allanado dos veces, siempre por el mismo motivo: la búsqueda de motos robadas.

Inseguridad

/// análisis

En un momento complicado

Por José Curiotto

El homicidio del policía César Flores llega en un momento particularmente difícil. En primer lugar, porque los reclamos ciudadanos por mayor seguridad se multiplican, en muchos casos con razón y, en otros, insuflados por un relato constante y dramático que realizan algunos medios informativos de alcance nacional, que contribuyen a generar una sensación casi asfixiante.

Pero esto no es todo. Y es que en la provincia de Santa Fe todavía retumban los ecos del reciente enfrentamiento mediático entre el Poder Ejecutivo y la Suprema Corte de Justicia, dos poderes que representan los pilares fundamentales en la ardua tarea de construir una sociedad más segura y tranquila.

Las declaraciones altisonantes de uno y otro lado parecen haberse acallado, pero esto no significa que necesariamente los ánimos estén más calmos y, mucho menos, que se haya producido un verdadero acercamiento entre ambos poderes para encarar la problemática con esfuerzos comunes.

Como si estas diferencias no fueran lo suficientemente preocupantes, el reciente recambio de las máximas autoridades del Ministerio de Seguridad produjo tropiezos en el Ejecutivo y desnudó desinteligencias llamativas.

El asesinato del oficial principal César Flores ocurre diez días después de aquel fallido intento del gobierno de incorporar al ex comisario José Luis Giacometti al frente de la Secretaría de Seguridad de la provincia. Durante la mañana del 2 de diciembre, se anunció este nombramiento que jamás llegó a concretarse por la oposición de los subsecretarios del área.

Álvaro Gaviola, hasta entonces al frente del Registro Civil de la Provincia, asumió como ministro de Seguridad. Pocos días después se supo que el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Rosario, Horacio Girardi, ocuparía el cargo al que nunca llegó Giacometti.

Sobre ambos pesa un halo de incertidumbre por el hecho de no contar con una formación profesional directamente vinculada con el área que les toca comandar. De todos modos, el tiempo será el encargado de develar si estos nombramientos fueron un error o un acierto del gobierno.

Girardi asume mañana, con el desafío de trabajar en un área en la que resulta mucho más fácil perder, que ganar. Y es que la inseguridad actual es producto de muchos años en los que el Estado literalmente abandonó sus responsabilidades sociales y permitió que amplios sectores quedaran a la deriva. Algunos de los políticos que hoy juzgan con absoluta crudeza el accionar del gobierno en materia de seguridad, fueron en gran parte los responsables de que tanta gente quedara virtualmente al margen del sistema. Pero de eso, no hablan.

El clima social no es el mejor. Tampoco es diáfano el aire que se respira dentro de las filas policiales. Los desafíos para el gobierno son enormes. Los márgenes para cometer errores, prácticamente nulos.

jcuriotto@ellitoral.com.



Otras noticias de esta sección
Ministro Stornelli
El ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, admitió que “hubo negligencia” en la búsqueda de la familia Pomar, por lo que aseguró que “alguien tendrá que dar explicaciones por la investigación que se realizó”.
Ranking de noticias
tapa
Edición impresa
Domingo 13 de diciembre de 2009

Ver edición completa
Todo el diario

TODOS LOS DÍAS.
• El Litoral
• Deportes
• Espectáculos
MIÉRCOLES
Motores y tendencias
SÁBADOS
CampoLitoral
Nosotros
DOMINGOS
Clasificados
Seguinos
SEGUINOS EN TWITTER