Edición del Jueves 22 de setiembre de 2016

Edición completa del día

Françoise Giroud

Una mujer para recordar

19-FRANCOISE-GIROUD_2449283.jpg
 

Por Ana María Zancada

Se llamaba Lea France Gourdji, pero el mundo la conoció como Françoise Giroud. Nació el 21 de setiembre de 1916 en Lausana, Suiza. Fue guionista, escritora, ministra, pero fundamentalmente un ser humano fuera de serie, inteligente, lúcida, luchadora, dueña de una voluntad y entereza puesta a prueba en innumerables ocasiones a lo largo de su vida. Guionista y asistente de dirección, eximia periodista, escritora, política, tuvo una vastísima formación cultural, fruto de una personalidad consolidada en la búsqueda permanente de la verdad.

Frontal y decidida, no dejó que las circunstancias del camino recorrido la amedrentasen. Desde sufrir prisión de la Gestapo, su participación en la Resistencia Francesa y la lucha por el protagonismo de la mujer. Ella fue un claro ejemplo defendiendo la libertad de pensamiento en un mundo claramente con superioridad de hombres pero basando siempre su lucha en la educación y formación acorde con sus principios y el lugar que le correspondía ocupar.

En su libro “Lecciones particulares”, de 1991, vuelca sus recuerdos, experiencias, frustraciones como cualquiera, dejando de lado su tremenda formación cultural, propia de un ser humano que se engulle la vida, pero con una lucidez fuera de serie: “Soy un viejo árbol donde cantan los pájaros del recuerdo y prefiero pensar en los que me han dado fuerzas. Los otros, que se los lleve el diablo si ya no lo ha hecho”. Otra de sus declaraciones para recordar: “No se llega a mi edad sin aprender que no es gente inteligente la que falta sino gente valiente. Es siempre inmoral hacer mal lo que uno tiene que hacer”.

En su prolífica vida estuvo entre los fundadores de L’Express, donde además escribía un editorial semanal. Amó el periodismo como vehículo donde poder expresar y transmitir sus convicciones. “Escribir corto es disciplina, pero también es algo que uno lleva en sí... cuanto más largo sea el texto será menos leído... Un periodista es como un bailarín, no debe interrumpir su entrenamiento, si no, se oxida, su pluma se entumece” (...) “Escribir es angustiante... En el periodismo uno se expone, pero es fundamental tener buenos argumentos y tener el poder de síntesis... Apasionarse y observar y no olvidar que como muchas otras cosas es un oficio...”. Fue una mujer entera, como escritora dejó más de una docena de libros, el último en 2004: “Lou, historia de una mujer libre”, donde detalla la vida de otra mujer inteligente, Lou Andreas-Salomé.

En 1991, en su “Lecciones particulares”, expresó: “Honor y valentía, no desistan nunca de ello, aun cuando a veces sea duro, aun cuando parezca fallarles el corazón. Con el resto, uno siempre podrá arreglarse....”. Como Lou Andreas Salomé, ella fue su propia maestra.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Jueves 22 de setiembre de 2016
tapa
Ir Ediciones ANteriores
Todo el diario

TODOS LOS DÍAS.
• El Litoral
• Deportes
• Espectáculos
MIÉRCOLES
Motores y tendencias
SÁBADOS
CampoLitoral
Nosotros
DOMINGOS
Clasificados

Otras Noticias de Opinión
    Lo más visto en