Edición del Jueves 01 de diciembre de 2016

Edición completa del día

Se votará el próximo domingo

Referéndum en Italia desata nuevos miedos sobre el futuro del euro

El primer ministro Matteo Renzi anunció que renunciará en el caso de un rechazo de la reforma.

22-A-1493020001A413F5.jpg

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, defiende en un programa de televisión su postura a favor de la reforma constitucional italiana.

Foto: DPA

 

Annette Reuther - DPA

redaccion@ellitoral.com

Italia votará el domingo 4 de diciembre sobre una reforma de su Constitución. Pero lo que es un asunto político podría también convertirse en un tema clave para el rumbo económico del país.

La reforma constitucional pretende facilitar la gobernabilidad de Italia, suprimiendo prácticamente la segunda cámara del Parlamento, el Senado. Ya no será necesario que todas las leyes pasen por las dos cámaras, lo que con frecuencia provoca bloqueos políticos. Los críticos alegan sin embargo que el Gobierno acumulará demasiado poder y la reforma no solucionará los problemas reales del país.

El primer ministro Matteo Renzi anunció que dimitirá en el caso de un rechazo de la reforma. Si gana el sector del “no” podría haber entonces una caída o una crisis de gobierno. Y a la inestabilidad política los mercados financieros suelen reaccionar con pérdidas. También se podrían celebrar nuevas elecciones en las que ganen peso los euroescépticos del Movimiento Cinco Estrellas. Ello también podría provocar un clima político de inseguridad, que suele ahuyentar a los inversores.

El Banco Central italiano alertó de posibles turbulencias el día después del referéndum. El ministro de Finanzas, Pier Carlo Padoan, dijo: “Los mercados están preocupados de que se pueda interrumpir el proceso de reformas”, al tiempo que destacó que no se espera ninguna grave crisis porque los italianos están pasando por un mejor momento económico. También primer ministro Renzi intentó calmar los ánimos: el día después del referéndum no llegará ‘la plaga de langostas‘, señaló.

El “spread”, la prima de riesgo, es un importante indicador para una crisis, una especie de termómetro de la fiebre que sufre Italia. La cifra, que indica la diferencia en las cotizaciones de los bonos de deuda, refleja el interés de los inversores en la deuda italiana. Cuanto mayor sea, peor valorarán los inversores a Italia respecto a Alemania. Porque el “spread” mide la diferencia entre los réditos de los bonos italianos y alemanes a diez años.

“Esperamos que ese ‘spread’ aumente en el caso de victoria del ‘no’, aunque se tranquilizaría días después y acabaría siendo una tormenta en un vaso de agua”, cree Tatiana Eifrig, analista del banco italiano Finnat.

Los problemas del país

El país sufre, entre otras cosas, una baja productividad, nepotismo y corrupción. La economía lleva años a la baja y el crecimiento en 2017 será sólo del 0,9 por ciento. Además, con el 133 por ciento del PBI, Italia es el segundo país más endeudado de la Eurozona después de Grecia. Desde hace años, sufre una crisis bancarias que no ha terminado de cerrarse. Los bancos tienen créditos morosos por 300.000 millones de euros.

Uno de los que da especialmente problemas es el banco en crisis Monte dei Paschi di Siena. Sin embargo los problemas de la zona euro quedan maquillados con la política monetaria extremadamente laxa, dijo el economista jefe del banco DZ, Stefan Bielmeier. En cuanto el Banco Central Europeo (BCE) vuelva a cambiar su política, los problemas podrían hacerse de nuevo visibles y con más fuerzas.

Italia es la tercera economía de la zona euro y de seguir teniendo problemas podría arrastrar a otros Estados. Un paquete de rescate europeo como en el caso de Grecia no funcionaría en el caso de Italia, porque tiene demasiado peso en la Eurozona.

Algunos expertos hablan incluso de una posible salida del euro de Italia. “Los italianos tienen ahora claro que Italia no funciona en el euro”, aseguró en una entrevista el Nobel de Economía Joseph Stiglitz. “La probabilidad de que Italia siga siendo permanentemente parte del euro cae cada año que pasa”, opinó también el economista alemán Hans-Werner Sinn. El diario económico “Financial Times” señaló recientemente que el referéndum en Italia será clave para el futuro del euro.

“En estos momentos no nos podemos imaginar en absoluto una salida (de Italia) del euro”, señala la analista Eifrig. Aunque cada día que pasa son más los opositores a la divisa común. Si realmente hubiera que convocar nuevas elecciones y el Movimento 5 Stelle (Movimiento Cinco Estrellas) se alzara como la fuerza más votada, el tema volvería estar en primer plano porque el partido euroescéptico quiere un referéndum sobre el euro.

Sin embargo: “Un referéndum sobre la salida del euro no puede celebrarse, iría contra la Constitución. Es algo que sólo puede decidir el Parlamento”, dijo Eifrig, que considera que el pesimismo forma parte de una estrategia de los defensores de la reforma, según el lema: cuanto más oscuro es el escenario, más personas votarán por miedo por el “sí”. Y en general, al menos en teoría, impera el principio: quien una vez tuvo el euro, se lo queda. Además sería totalmente incierta la forma en que podría llevarse a cabo una salida de la divisa común.

Renzi confía en los votos de los residentes en el exterior

El primer ministro italiano, Mateo Renzi, aseguró hoy que apuesta al voto de los residentes fuera del país para el referéndum que el próximo domingo someterá a votación la reforma constitucional impulsada por su gobierno, y para el que las encuestas dan una mayoría al “No” de entre 4 y 10 puntos aunque con un gran número de indecisos.

“Quizás se podría llegar a un millón y medio de votos desde el extranjero. Si tenemos un millón de esos votos se emparejaría la balanza”, aseguro el premier en declaraciones que recoge el Corriere della Sera.

Hay 4.800.000 ciudadanos italianos habilitados a votar en el exterior, de ellos 650.000 en Argentina.

“En Bélgica la comunidad italiana es muy numerosa y casi todos votan ‘sí’. El voto en el exterior es determinante”, ejemplificó Renzi, en relación al aporte que pueden hacer los residentes fuera de Italia en una elección para la que también hay un 25% de indecisos, de acuerdo a las últimas encuestas.

“El ‘Sí’’debe conquistar a un tercio de los italianos que viven afuera. Así podremos ganar”, agregó.

El domingo, de 7:00 a 23:00 de Italia (03:00 a 19:00 de Argentina) los italianos concurrirán a las urnas para decidir la suerte de la reforma, que también plantea la disolución de las provincias como entes administrativos y el refuerzo de las facultades del gobierno central.

Renzi ha conseguido el apoyo de casi todo el oficialista Partido Democrático, del que es Secretario General, mientras que la oposición, con el Fuerza Italia de Silvio Berlusconi y el Movimiento Cinco Estrellas a la cabeza, han planteado su rechazo a la reforma.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Jueves 1° de diciembre de 2016
tapa
Ir Ediciones ANteriores
Todo el diario

TODOS LOS DÍAS.
• El Litoral
• Deportes
• Espectáculos
MIÉRCOLES
Motores y tendencias
SÁBADOS
CampoLitoral
Nosotros
DOMINGOS
Clasificados

Otras Noticias de Aldea Global
    Lo más visto en
Ahora En Portada