https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 08.10.2015
22:00

Mesa de Café (por Remo Erdosain)

Política y debates



Mesa de Café (por Remo Erdosain) Política y debates

 

Por Remo Erdosain

Tiempo inestable. A veces el frío nos ataca, de a ratos parece que el calor se impone, pero en algún momento el frío regresa. Nosotros por las dudas nos instalamos en la mesa que está junto a la ventana y desde allí contemplamos la comedia humana. Lo de contemplar es un decir, porque enseguida todos nos prendemos en la interminable, monótona y renovada discusión política, alentada en los últimos tiempos por la cercanía de las elecciones.

—Scioli arrugó -dispara Abel- no se animó a ir al debate porque sabe muy bien que no tiene respuestas, que la mujer que lo sostiene es indefendible y que él mismo es públicamente indefendible.

—Ustedes dirán lo que quieran -responde José- pero a nosotros tan mal no nos va, ¿O se olvidaron que de arranque tenemos el cuarenta por ciento de los votos y le llevamos por lo menos diez puntos de ventaja al candidato que defienden con tanto entusiasmo? ¿Y se olvidaron también que después de doce años de gobierno seguimos siendo mayoría?

—Si llevan o no diez puntos de ventaja, si van a ganar en la primera o segunda vuelta, es algo que se va a ver el 25 a la noche -digo- pero además, si están tan seguros que son superiores, ¿por qué no fueron al debate a demostrar esa superioridad?

—Nosotros la superioridad la demostramos no entre dirigentes que lo único que saben hacer es sacarnos el cuero a nosotros, sino ante el pueblo... Al gran debate lo hacemos ante el pueblo y a ese debate lo hacemos todos los días, visitando los barrios hablando con la gente, solucionándoles los problemas, porque así somos los peronistas: nacionales, populares y solidarios.

—Después se enojan cuando les dicen populistas -apunta Marcial- el pueblo son ellos, lo demás no existe o existe como conspiración o enemigos de la patria. Claro que se acuerdan de los pobres, pero para joderlos o corromperlos.

—Nosotros no nos avergonzamos de ser peronistas; es más, estamos orgullosos de serlo, y lo somos a tiempo completo y sin beneficio de inventario. Somos peronistas con o sin debate, pero realmente, el compañero Scioli no tenía ganas de ir a ese debate que, como se demostró, fue de muy bajo nivel y a los únicos que les interesó, los únicos que lo vieron por televisión fueron los gorilas que parecen disfrutar con el bajo nivel de sus candidatos.

—Me imagino -asiente Marcial con una sonrisa malévola- si ya todos sabemos desde hace rato que para elevar el nivel a las alturas de la lucidez y el buen gusto están ustedes, el “Manco del Espanto” y el compañero Morsa, he aquí dos tipos que se distinguen por su exquisito nivel intelectual y moral.

—Lo que pasa con ustedes -refuta José- es que quieren ganar en un debate lo que no son capaces de ganar en el trabajo día a día con la gente.

—Ustedes en eso de ganar con la gente son unos maestros -digo- lo que mejor saben hacer es ganar, basta para ello con una ligera inspección en sus cuentas corrientes para advertir todo lo que son capaces de ganar con la gente o gracias a la gente.

—La cuenta corriente de Macri no es la de un pobre.

—La diferencia -explico- es que Macri heredó, mientras que la Señora y sus amiguitos hicieron la plata no trabajando precisamente, sino valiéndose del poder y de las relaciones y secretos que otorga el poder. Macri siempre tuvo plata, pero la Señora desde la presidencia multiplicó por diez su fortuna.

—Eso lo tendrán que probar.

—Intentamos hacerlo -dice Abel- pero Oyarbide, el juez Oyarbide, un gran amigo de la casa, lo impidió. Pero bueno... ya se presentará alguna oportunidad para poner las cosas en su lugar. No puede ser que roben a dos manos y encima se presenten como luchadores populares.

—Nosotros nos presentamos como lo hemos sido siempre: peronistas, con nuestras virtudes y defectos pero representantes genuinos de la causa nacional. Y el pueblo no nos deja mentir, por eso nos apoya, porque sabe que somos los únicos que por un motivo o por otro nos acordamos de ellos.

—Alguna vez, en un futuro que tal vez no conozcamos, el clientelismo y la manipulación de los pobres serán condenados como crímenes de lesa humanidad, porque realmente, lo que el populismo hace con los pobres es criminal.

—El problema de ustedes -dice José- es que con los pobres no quieren saber nada y los pobres tampoco quieren saber nada con ustedes. Nosotros nos equivocaremos, pero estamos con ellos y ellos lo saben.

—Ustedes no están con los pobres -responde Marcial- ustedes se aprovechan de los pobres que no es lo mismo, se aprovechan de sus necesidades, de su ignorancia, de su impotencia.

—Ganen las elecciones y gobiernen ustedes, pero ganen, porque es muy lindo acusarnos de demagogos o manipuladores, pero lo cierto es que a la hora de los votos, las mayorías nos apoyan a nosotros y no sólo los pobres nos apoyan, también las clases medias, porque el movimiento nacional los contiene a todos.

—Algo parecido decía Mussolini -observa Marcial.

—No me importa quién lo dijo -responde José- pero lo cierto es que si como les gusta decir a los democráticos: la soberanía en las democracias modernas la otorga el pueblo, si quieren ser gobierno preocúpense por ganar ese voto, salvo que quieran regresar a los tiempos del voto calificado.

—A ese tiempo es imposible regresar -digo- pero no parece imposible regresar a los tiempos del fraude patriótico, sobre todo si miramos lo que hicieron en Tucumán, La Rioja y en cualquier lugar donde puedan manotear votos.

—Hay una cosa que es cierta -dice Marcial- Scioli por ejemplo, no fue al debate porque sabe, lo sabe muy bien, que esa ausencia no les importa a quienes han decidido votarlo. Es así de sencillo y de terrible.

—Lo que yo creo -digo- es que tampoco es justo echarle la culpa a la gente de que no sabe votar. En las últimas décadas, los hechos probaron que cuando la oposición presentó candidaturas o proyectos políticos interesantes, la mayoría de la gente los votó. No es imposible derrotar al peronismo, sin ir más lejos en nuestra ciudad, en Rosario y en la provincia, los venimos derrotando desde hace por lo menos ocho años y los vamos a seguir derrotando.

—No comparto -concluye José.

MESADECAFE.tif




Más Noticias de Opinión

Peisadillas (por Carlos Mario Peisojovich)
Tribuna política (por Alejandro Boscarol)
Lo más visto
Con una carta, Domínguez se despidió de Colón -  -
Actualidad Sabalera
Hay clases en La Capital y se suspenden en otros departamentos -  -
Edición Online
Registraron un tornado en el norte provincial -  -
Espora: agua, vecinos desesperados y una obra de desagüe sin avances - El registro gráfico es de este lunes a la mañana. La situación el Espora al 4800 deja en una situación muy complicada a los vecinos del área. -

Recomendadas