https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 22.03.2016
13:38

Golpes en pleno centro

Violentos asaltos en una casa y en un comercio

Al mediodía, delincuentes hicieron una “entradera” en una casa en Saavedra 3300 donde maniataron a dos mujeres y les robaron. Un rato antes hubo un violento asalto en la lencería Alegra, de San Jerónimo al 2000.

A raíz del momento vivido, la comerciante sufrió una crisis de nervios y debió ser asistida por familiares que la trasladaron al hospital. Flavio Raina

+2

Foto:Flavio Raina
A raíz del momento vivido, la comerciante sufrió una crisis de nervios y debió ser asistida por familiares que la trasladaron al hospital.




Golpes en pleno centro Violentos asaltos en una casa y en un comercio Al mediodía, delincuentes hicieron una “entradera” en una casa en Saavedra 3300 donde maniataron a dos mujeres y les robaron. Un rato antes hubo un violento asalto en la lencería Alegra, de San Jerónimo al 2000. Al mediodía, delincuentes hicieron una “entradera” en una casa en Saavedra 3300 donde maniataron a dos mujeres y les robaron. Un rato antes hubo un violento asalto en la lencería Alegra, de San Jerónimo al 2000.

Danilo Chiapello
dchiapello@ellitoral.com

 

Tres delincuentes consumaron este mediodía una violenta “entradera” en una casa de familia ubicada en Saavedra al 3300, donde maniataron a dos mujeres y les robaron elementos de valor.

 

Los rufianes fugaron en una camioneta que luego abandonaron en las inmediaciones. La policía detuvo a uno de los malvivientes cuando escapaba a bordo de un remís.

 


Todo comenzó poco antes de las 12, cuando el grupo de rufianes irrumpió en el domicilio aludido. Tras reducir y maniatar a dos mujeres, los intrusos tomaron el control del lugar y procedieron a sustraer distintos elementos.

 


Una vez consumado el atraco, sus autores salieron de la casa con paso presuroso y subieron a una utilitaria Peugeot Partner con la que se alejaron en dirección hacia el Parque Juan de Garay.

 


Lo que no tuvieron en cuenta es que esta secuencia fue advertida por ocasionales testigos, por lo que de inmediato se produjo el llamado a la Policía.

 


Al ver que los uniformados les seguían el rastro, los delincuentes optaron por abandonar la camioneta, en San Lorenzo al 4500, para proseguir la fuga de a pie y cada uno por su lado.

 


En simultáneo con estos hechos, un llamado al 911 alertó a los pesquisas que momentos antes un hombre que se mostró nervioso y transpirado, tomó un remís que salió en dirección hacia Santo Tomé.

 


Así las cosas, se montó un operativo cerrojo el que dio sus frutos minutos después cuando agentes del Comando Radioeléctrico interceptaron el coche de alquiler, en la intersección de la autopista con la Ruta 19.

 


A bordo de este vehículo, se trasladaba un sujeto cuyas características coinciden con uno de los hombres que vieron salir de la casa asaltada. El apresado tiene entre 35 a 40 años y cuenta con antecedentes delictivos.

 


En tanto, otro grupo de investigadores se quedó con la Peugeot Partner, vehículo que se supo está radicado en el partido de Merlo, en la provincia de Buenos Aires.

 


Dentro de este rodado, los pesquisas secuestraron elementos de la vivienda robada como así también otros objetos que podrían ser producto de otros ilícitos.

 

“Dame todo o te pego un tiro”

 

Un rato antes, un delincuente solitario consumó un violento atraco en la lencería Alegra, en plena zona céntrica.

 


“Cerca de las 11, entró al local un hombre de aproximadamente 30 años. Tenía una gorra y el casco arriba de la gorra. Me pidió mercadería para regalarle algo a la mujer. Me dijo que quería algo barato porque no le alcanzaba la plata”, narró hoy Luciana en diálogo con este diario.

 


“Pero cuando me agacho para buscar unos productos me ordena que me vaya para atrás del mostrador y que le entregue todo lo que tenía. Por instinto, yo quise salir para la puerta, pero en eso me agarró del brazo y me tiró de nuevo para atrás. Me reiteró que si no le daba todo me iba a pegar un tiro. Entonces agarró y se llevó mi teléfono celular y el dinero de la caja. En medio de todo esto, hacía movimientos como indicando que tenía un arma debajo del pantalón -continuó-.

 

Después salió a la calle, se puso el casco y se fue en un moto azul o negra”, recordó.

 


“Él ya había venido hace una semana y ahora entiendo que fue para observar el movimiento que tenía el negocio”, culminó.

 


A raíz del mal momento, la propietaria del comercio sufrió una crisis nerviosa, motivo por el cual debió ser asistida por familiares que la terminaron trasladando hasta un hospital.

 




Más Noticias de Sucesos

Lo más visto
Las extrañas formas de las nubes tras la tormenta  -  -
Área Metropolitana
Salarios: gobierno buscará acotar aumentos al 23 %  -  -
Economía
Vignatti viajó de última a Brasil y se reúne con Comesaña -  -
Las fotos de la tormenta en la ciudad -  -

Recomendadas