http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Martes 19.07.2016 | Última actualización | 10:01
9:59

Amor y pareja

El mapa femenino y masculino de placer

 Casi cualquier parte del cuerpo puede brindar placer, sólo es necesario conocer bien cada territorio y personalizar tu hoja de ruta.

Foto: Universoalessandra


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Amor y pareja El mapa femenino y masculino de placer  Casi cualquier parte del cuerpo puede brindar placer, sólo es necesario conocer bien cada territorio y personalizar tu hoja de ruta.  Casi cualquier parte del cuerpo puede brindar placer, sólo es necesario conocer bien cada territorio y personalizar tu hoja de ruta.

El Litoral

 

Es fundamental identificar cuál es el recorrido del cuerpo  tanto femenino como masculino que, al ser estimulado, genere la capacidad de producir escalofríos, piel de gallina y aumento de la temperatura corporal hasta morir de placer.

 

EN LA MUJER

 

-El cabello y la cabeza: las caricias concentradas en el cabello y el cuero cabelludo pueden ayudar mucho a la relajación y a liberar tensiones, particularmente al comienzo de la relación sexual.  La relajación es esencial para que se pueda generar buena tensión sexual en el cuerpo y para que el ciclo de respuesta sexual funcione adecuadamente.

 

-Las orejas: el lóbulo de la oreja, la zona detrás de las orejas y el pabellón auricular son muy sensibles a los besos, soplidos y suaves mordiscos. Una parada obligatoria en este viaje hacia el placer.

 

-Los ojos: ¿Alguna vez les dieron un beso de ojos? Son sumamente erotizantes y consisten en que su pareja con sus párpados y pestaña roce las de sus ojos.

 

-Boca y lengua: los besos y roces con labios y lengua son una parada a la que uno debe  volver una y otra vez durante el  recorrido. Maravillosos como preámbulo, excitantes y apasionantes durante la penetración, transmiten calidez, contención y amor para alcanzar el gran OH.

 

-Cuellos y hombros: el cuello, particularmente la nuca, resulta en deliciosos escalofríos al ser estimulados, ya sea de manera manual u oral. Las caricias en esta parte del cuerpo son sumamente eróticas.

 

-Zona axilar: En esta área  la estimulación manual  suave puede resultar muy placentera.  ¡Ojo con las cosquillas!  Si uno se  excede, puede desvanecer el deseo.

 

-Dedos y manos: la receptividad nerviosa de los dedos permite sentir las texturas, formas y rugosidades de las cosas.  Esta sensibilidad los convierte en uno de los mejores medios para estimular y  explorar el cuerpo de la pareja.  Muchas personas, además, disfrutan de la estimulación oral de los dedos, así como de la imagen visual erótica que se crea mientras la pareja coloca dedos propios o ajenos en su boca.


-Cintura, caderas y bajo vientre: son zonas que algunos hombres  pueden pasar por alto o que muchas mujeres evitan que les acaricien por miedo a que toquen “el rollito”. Los besos y las caricias en estos puntos electrifican la piel, y la estimulación es máxima.


-Espalda: junto con el cuello suele ser una de las zonas erógenas favoritas de las mujeres, pero que pocos hombres se toman el trabajo de estimular. Detenerse en esta parada puede conducir a muchas mujeres a las puertas del gran Oooh.


-Muslos internos: para algunas mujeres, las caricias en la cara interna de los muslos también son la antesala del clímax. Sorprende a tu pareja  y detente en ese punto. Recuerda que siempre debes ser muy suave, toques superficiales, no mucho más que roces, soplidos y besos tenues.

 


EN EL HOMBRE

 

-Primer destino, los labios: Para empezar el viaje por el cuerpo del hombre, nada mejor que comenzar por su labios. Este es el  primer órgano que es necesario estimular. Suaves caricias con la lengua, mordisquitos y besos profundos  lo preparan para seguir el recorrido.

 

-Segundo destino, el lóbulo de la oreja:  Al igual que las mujeres, para ellos la zona erógena por excelencia es la oreja. La cual,  reacciona a los  besos, susurros y mordiscos de manera muy receptiva.


-Tercer destino, cuello y clavícula: Este sector está lleno de vasos sanguíneos, por esta razón los besos muy apasionados pueden dejar marcas o manchas conocidas como mordeduras del amor. Si bien son de lo más placenteros durante el viaje al placer,  hay que tener cuidado con las consecuencias posteriores.


- Cuarto destino, el pezón: aunque algunos hombres sean mezquinos con el tema porque les produce cosquilleo, el pezón tiene infinidad de terminaciones nerviosas que se excitan con una caricia, un beso o un soplo de aire procedente de una boca.


-Quinto destino, el interior de los muslos: es una zona muy sensible debido al fluir de la sangre acumulada. Explorar este sector con suaves caricias y besos, prepara al hombre para que llegue al próximo destino.

 

-Sexto destino, genitales: Nuestro recorrido encuentra su punto más excitante cuando llegamos a esta parte, pero no tiene porqué ser el destino final. El viaje se puede reiniciar  una y otra vez, alternando las paradas. Los  zona genital de las personas es sumamente sensibles y una fuente de placer infinito para ambos sexos.

 

Fuente: www.universoalessandra.com


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Nosotros

    Lo más visto en