http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Sábado 23.07.2016 | Última actualización | 19:02
18:54

¿Para quién estaba dirigido el ataque?

El crimen de la carbonería abre varios interrogantes

La policía detuvo a Diego Pol -un conocido vendedor de drogas de barrio Yapeyú- como autor del disparo que el 20 de julio terminó con la vida de un chico de 21 años.

Foto: Gentileza RRPP URI


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


¿Para quién estaba dirigido el ataque? El crimen de la carbonería abre varios interrogantes La policía detuvo a Diego Pol -un conocido vendedor de drogas de barrio Yapeyú- como autor del disparo que terminó con la vida de un chico de 21 años. La policía detuvo a Diego Pol -un conocido vendedor de drogas de barrio Yapeyú- como autor del disparo que el 20 de julio terminó con la vida de un chico de 21 años.

 

 

Juliano Salierno

jsalierno@ellitoral.com

La muerte de Gabriel Alexis Fernández aparece como una injusta consecuencia de un ataque armado dirigido para otra persona. “El tiro no era para él”, reconoció una alta fuente de la investigación, que recogió de las declaraciones de testigos, que se trataba de un pibe bueno, que no tenía problemas con nadie.

El joven de 21 años trabajaba en una carbonería ubicada sobre la avenida Teniente Loza 6311, en el barrio Yapeyú. El 20 de julio, cerca del mediodía, salió a la vereda junto con otro compañero de trabajo, cuando se produjo una balacera que terminó con su vida.

Según las declaraciones de testigos presenciales, dos personas en moto abrieron fuego desde la calle y escaparon. Una bala cuyo calibre se desconoce le atravesó la cabeza al muchacho, que fue llevado en una camioneta de Infantería hasta el hospital Mira y López y de allí trasladado al Cullen, donde falleció a las cinco y veinte de la tarde.

Dueño armado

Dentro del comercio estaban el hermano de la víctima fatal, quien al principio señaló que los de la moto iban encapuchados. También estaba el dueño de la carbonería, Álvaro Adán Peralta, quien horas más tarde fue apresado junto a otros dos sujetos a bordo de un Peugeot 207 gris de su propiedad, portando una pistola 9 mm Hi Power con la que habría amenazado al personal policial.

Como consecuencia de la muerte de Fernández, efectivos del Comando Radioléctrico atraparon en una casa de barrio Brigadier López a los dos sospechosos, uno de ellos identificado como “Diego Pol”, que es un seudónimo de Diego Ricardo A.

Es un personaje conocido en la zona norte. Todos coinciden en que se gana la vida como vendedor de drogas, oficio al que ahora le suma el de sicario. De los registros policiales/judiciales, surge que el hombre de 38 años fue herido de bala este año, y se encuentra como víctima de una “tentativa de homicidio”, lo cual también habla de sus enemistades.

Moto robada

La fiscal de homicidios, Cristina Ferraro, imputó este viernes a Diego Pol como coautor por el delito de “homicidio calificado por el uso de arma de fuego” y “portación de arma”. Según los testigos que lo reconocieron en rueda de persona previo a la audiencia, el acusado iba de acompañante y fue quien accionó el arma.

Con él cayó, en una casa de calle J.R. Méndez al 6400, otro sujeto de 23 años, llamado Jonatan Ariel M. Este último recibió la misma imputación, aunque los testigos reconocen que sólo manejaba la moto.

Junto con los detenidos la policía secuestró un “revólver calibre 32 largo marca Colt con dos vainas servidas, dos cartuchos percutados sin detonar y dos municiones intactas de similar medida”; y “una moto Guerrero Trip 110cc azul oscuro que había sido robada en jurisdicción de la subcomisaría 18ª un día antes”, informó la oficina de prensa de la Unidad Regional Uno.

Varias hipótesis

Esa misma tarde, a las 17.30, apenas minutos después del fallecimiento de Fernández, la Guardia de Infantería que patrullaba el barrio interceptó a tres hombres armados en un auto Peugeot 207, uno de ellos el dueño de la carbonería.

Varias especulaciones surgen a partir de lo ocurrido. La primera es que el destinatario de los disparos no era Fernández, sino el muchacho que salió con él a la puerta y que salvó su vida de milagro.

Otra versión indica que a quien buscaba Diego Pol era al dueño de la carbonería, lo cual permitiría entender -no justificar- por qué Peralta se encontraba armado. Por último, cabe pensar que ante la trágica noticia de la muerte de Fernández, Peralta y sus amigos salieron a hacer justicia por mano propia, cuando fueron interceptados por la policía.

A propósito del dueño de la carbonería, la fiscal en feria Yanina Tolosa le imputó el viernes los delitos de “tenencia indebida de arma de fuego de guerra” y “atentado y resistencia a la autoridad” por el episodio del 20 de julio; pero además le atribuyó otros dos hechos en los que se lo detuvo armado el 29 de abril y el 2 de julio de este año y aún no había sido imputado.

El dato

Preventivas.

La Oficina de Gestión Judicial Nº 1 fijó para este domingo a las 9 la audiencia cautelar, en la que tendrá tratamiento el pedido de prisión preventiva formulado por la fiscal Cristina Ferraro, para Jonatán Ariel M. y Diego Ricardo A. por el homicidio de Fernández. Por acuerdo de partes, el lunes a las 8.30 tendrá lugar la preventiva solicitada por la fiscal en feria Yanina Tolosa, para el dueño de la carbonería, a quien se le secuestró un arma de guerra cuando intentó eludir el accionar policial.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Sucesos

    Lo más visto en