http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Jueves 28.07.2016 | Última actualización | 10:51
10:47

el gran cuestionamiento

¿Confesar o no una infidelidad?

Aunque la verdad es un valor primordial, lo mejor que puedes hacer es trabajar la culpa por tu cuenta y detectar cuáles son esas cosas que te llevaron a serle infiel a tu pareja para tratar de cambiarlas.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


el gran cuestionamiento ¿Confesar o no una infidelidad? Aunque la verdad es un valor primordial, lo mejor que puedes hacer es trabajar la culpa por tu cuenta y detectar cuáles son esas cosas que te llevaron a serle infiel a tu pareja para tratar de cambiarlas. Aunque la verdad es un valor primordial, lo mejor que puedes hacer es trabajar la culpa por tu cuenta y detectar cuáles son esas cosas que te llevaron a serle infiel a tu pareja para tratar de cambiarlas.

El Litoral

 

Cuando se comete una infidelidad, ¿qué es lo mejor? ¿Confesarla o no? En general, cuando el otro no lo sospecha, ni lo ha descubierto, la mejor alternativa es guardar silencio. Si se trata de un hecho aislado, que no volverá a suceder, confesándolo sólo le causarás dolor a tu pareja. Nadie niega que la verdad es un valor primordial, pero si lo que necesitas es limpiar tu conciencia porque sientes mucha culpa, lo que corresponde es que trabajes tu solita en ello para superarlo. Confesarlo no te hará menos infiel y será muy complicado componer tu relación.

 

Si confiesas tu infidelidad, la persona engañada sentirá celos, desconfianza, culpabilidad, decepción, coraje, resentimiento, falta de confianza en sí mismo y temor a perdonar por miedo a que la situación vuelva a repetirse. Es decir, una combinación de sentimientos encontrados que le causarán confusión y dolor, y quepondrá en peligro la relación. Por lo tanto, si lo que quieres es salvar a tu pareja, es necesario que termines con tu amante y que pongas toda tu energía en ella. Claro que experimentarás sentimientos de culpabilidad, y habrá momentos que serán muy difíciles de manejar.

 

Para superar esta crisis es necesario que te preguntes lo siguiente: ¿Qué estabas buscando en la otra persona y cómo puedes hallarlo en tu propia pareja? Una vez que encuentres la respuesta, haz el esfuerzo para enmendar tu relación. Suena sencillo, pero no lo es, y es muy probable que necesites la ayuda de un terapeuta. Incluso, aprovecha este momento para hablar con tu pareja sobre esas cosas que no funcionan y puedes sugerirle hacer terapia de a dos. Porque si bien el infiel es quien comete la falta, siempre hay un problemita, o varios, que son los que llevan a la infidelidad, ¡y los problemas de pareja son compartidos! Desde afuera, es sencillo acusar al infiel y cuestionar su inmoralidad, pero la realidad es que la convivencia nos pone a prueba a todos. También la vida nos pone obstáculos y hasta que no aparecen no sabemos cómo vamos a sortearlos en pareja y, cuando hay hijos, las responsabilidades son cada vez más grandes y queda poco espacio para la intimidad. Son tantos, y tan personales, los motivos que pueden conducir a una infidelidad.

 

De todas maneras, hay dos situaciones en las que se debe hacer una excepción y contarle a tu pareja que has sido infiel. Si has mantenido relaciones sexuales sin protección, aunque haya sido una sola vez, debes decírselo. Es súper injusto que lo expongas a contraer una enfermedad de transmisión sexual. Aunque será una situación durísima, y que pondrá es riesgo a la relación, es lo que corresponde hacer.

 

La otra situación es si tu pareja lo sabe o lo sospecha. Estar viviendo en la duda puede arrastrar a cualquiera al límite de la obsesión. Comenzará a revisar tu teléfono, tu cuenta de e-mail, incluso hasta puede llegar a seguirte. Ponte en su lugar y dile la verdad. No es fácil que una pareja se recupere de una infidelidad, pero tampoco es imposible si encuentran un profesional que los ayude a transitar y resolver este conflicto. La buena noticia es que las parejas que se recuperan se vuelven más cercanas y apasionadas. Salir a flote tras una infidelidad y dejar atrás el resentimiento y la desconfianza los hará mucho más fuertes. Como dice el viejo refrán, aquello que no te mata, te fortalece.

 

Fuente: www.universoalessandra.com


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Nosotros

    Lo más visto en