http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Domingo 31.07.2016
8:50

Aniversario

Los JJOO de 1936, el gran espectáculo propagandístico de Hitler

El Fürher utilizó los juegos para mostrar el régimen al mundo. Pero tuvo que ver cómo el atleta estadounidense negro Jesse Owens ganaba cuatro medallas de oro.

Foto: Twitter


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Aniversario Los JJOO de 1936, el gran espectáculo propagandístico de Hitler El Fürher utilizó los juegos para mostrar el régimen al mundo. Pero tuvo que ver cómo el atleta estadounidense negro Jesse Owens ganaba cuatro medallas de oro. El Fürher utilizó los juegos para mostrar el régimen al mundo. Pero tuvo que ver cómo el atleta estadounidense negro Jesse Owens ganaba cuatro medallas de oro.

El Litoral

Almudena de Cabo - DPA

 

Los Juegos Olímpicos celebrados en 1936 en Berlín, que cumplen mañana 80 años, se convirtieron en un gran evento deportivo y en un show propagandístico del régimen nazi con el que el dictador Adolf Hitler quiso dar la imagen al mundo de ser un país abierto y tolerante.

 

Aunque Hitler llevaba ya tres años en el poder, los carteles "Prohibido judíos" desaparecieron de la calle para la gran cita internacional. Mientras, su tabloide antisemita "Der Stürmer" ("El atacante") sólo podía adquirirse esos días bajo mano en un intento por mostrar otra cara al mundo, tres años antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial.

 

Asimismo, la música swing volvió a llenar los bares de la ciudad y el Tercer Reich dio la orden de no herir "las sensibilidades de los negros" durante los Juegos Olímpicos, que se celebraron entre el 1 y el 16 de agosto, siguiendo así las advertencias hechas desde la organización de los Juegos, que otorgó la cita deportiva a Berlín en 1931, dos años antes del ascenso de Hitler al poder.

 

Hitler quería dejar así en un segundo plano esos días las provocaciones que efectuó desde que tomara el poder: abandonar la Liga de las Naciones, reintroducir el servicio militar obligatorio y marchar sobre Renania, una zona que tras la Primera Guerra Mundial debía permanecer sin militares.

 

Para ello no dudó en incrementar desorbitadamente el presupuesto de los Juegos. Si la República de Weimar había previsto en un primer momento seis millones de marcos para la cita, Hitler lo aumentó hasta los 40 y al final acabó desembolsando 90 millones de marcos de la época.

 

Wolfgang Fürstner, miembro del partido nazi y funcionario deportivo, se convirtió en uno de los hombres más importantes de los Juegos al recibir el encargo de construir la Villa Olímpica.

 

El veterano de la Primera Guerra Mundial fue el encargado de levantar 140 casas en medio de un paraje artificial de lagos, que incluía también una sauna finesa, y con la que el régimen nazi quería mostrarse ante los deportistas y medios de todo el mundo como un país avanzado.

 

Junto con las instalaciones del estadio olímpico, la Villa se convirtió en el proyecto más importante de los Juegos y fue creada a imagen de la de Los Ángeles de 1932. En el documental "El sueño olímpico" presentado este mes en la televisión pública alemana con motivo del 80 aniversario se ven los trabajos previos al evento deportivo.

 

La carga política de los Juegos fue enorme y para su disgusto, Hitler tuvo que ver desde la grada cómo el atleta estadounidense Jesse Owens se alzaba con cuatro medallas de oro. El entusiasmo por Owens se desató entre los 100.000 espectadores que llenaban el estadio, convirtiéndose en el atleta negro que se impuso al nazismo.

 

Los jerarcas nacionalsocialistas proclamaban la superioridad de los arios sobre el resto de razas y no dudaban en incluir a los negros entre los "Untermenschen" (los infrahombres). Por eso Owens se convirtió durante aquellos días en un símbolo de la lucha contra el racismo.

 

La leyenda cuenta que Hitler le negó la mano a Owens tras ganar, pero la realidad es que no estaba previsto estrechar la mano a los vencedores.

 

Sin embargo, a pesar de la victoria de Owens, el régimen nazi se mostró satisfecho con los Juegos. "La ciudad se engalanó, se vieron banderas por todas partes, la nazi, pero también la de los Juegos Olímpicos y las de las naciones que vinieron a Berlín. Berlín mostró un ambiente festivo divertido y alegre", recordó Rudolf Hess, mano derecha de Hitler ante el departamento de propaganda del partido.

 

Este ambiente es el que reconstruye el historiador berlinés Oliver Hilmes en su reciente libro "Berlín 1936: 16 días en agosto". Hilmes, más interesado en la puesta en escena que en el evento deportivo en sí, describe cómo Hitler acudió diariamente al estadio olímpico, donde fue recibido por los miles de espectadores con un "Heil Hitler".

 

Sin embargo, Hilmes describe también cómo al mismo tiempo el régimen continuaba con sus crímenes construyendo en Sachsenhausen, al norte de Berlín, un campo de concentración. Mientras, en el este de la ciudad, en el barrio de Marzahn, la Policía de Berlín creó poco antes de la inauguración de los Juegos el primer centro de internamiento para gitanos.

 

"Pero muchos no se dieron cuenta de ello y muchos otros se mostraron impresionados por lo que vieron en Berlín. Los numerosos turistas británicos, estadounidenses y franceses que acudieron a Berlín estuvieron realmente encantados", indicó Hilmes.

 

Sin embargo, el éxito propagandístico de los nazis fue ambivalente. "No hay duda de que en política interior fue visto como un gran éxito para Hitler", señaló Jutta Braun, del Centro de Historia Deportiva Alemana. "Sin embargo, si se analiza la opinión pública antes y después de los Juegos se ve que los que eran críticos con el régimen antes de los Juegos no se dejaron engañar", agregó.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal

    Lo más visto en