http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Domingo 14.08.2016 | Última actualización | 10:49
10:48

El santafesino se clasificó a la final de salto con garrocha con su mejor marca del año...

... Y allá en lo alto, ¡Chiaraviglio!

“Todavía no caigo. No me veía con consistencia para pasar los 5.70”, dijo Germán, rodeado de sus afectos y en medio de una indescriptible algarabía. Fue el final de un sábado inolvidable.

Foto: EFE


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


El santafesino se clasificó a la final de salto con garrocha con su mejor marca del año... ... Y allá en lo alto, ¡Chiaraviglio! “Todavía no caigo. No me veía con consistencia para pasar los 5.70”, dijo Germán, rodeado de sus afectos y en medio de una indescriptible algarabía. Fue el final de un sábado inolvidable. “Todavía no caigo. No me veía con consistencia para pasar los 5.70”, dijo Germán, rodeado de sus afectos y en medio de una indescriptible algarabía. Fue el final de un sábado inolvidable.

El Litoral

Fabiana García - Enviada Especial a Río de Janeiro

 

El santafesino Germán Chiaraviglio de 29 años, se clasificó anoche a la final del salto con garrocha en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, logrando su mejor marca el año con 5 metros 70 centímetros y disputará la final este lunes a las 20.35 en el Estadio Olímpico de Engenao.

 

Chiaraviglio consiguió en sus segundos Juegos Olímpicos (estuvo en Beijing 2008) una actuación de mucho nivel, igualando cuando se consagró Campeón Mundial Junior en Beijing 2006 (5.71), el Campeonato Panamericano de Toronto el año pasado (5.75)  y la clasificación  a la final en el Mundial de Beijing (5.70) también el año pasado, pero ahora dimensionado a lo máximo, a conseguir su mejor actuación en la competencia más trascendental del deporte.

 

El santafesino compitió con mucha seguridad, sin presiones, de igual a igual con rivales de elite, la mayoría lo superaba en el ranking de esta temporada, donde Chiaraviglio había conseguido su mejor producción en Glasgow bajo techo y en el mismo estadio que los vio brillar anoche el pasado mes de mayo, en ambas oportunidades con 5 metros 60 centímetros.

 

Sin embargo tuvo la integridad física, mental y técnica para encarar la prueba con coraje y quedó entre los 12 mejores del mundo.

 

Altura por altura

 

La clasificación de salto con garrocha se dividió en dos grupos, que compitieron simultáneamente. En el grupo A estaba el santafesino con 16 competidores y en el grupo B había 14.

 

La progresión arrancó con 5 metros 30 centímetros, y la mayoría en ambos grupos comenzó desde ahí, con dos excepciones marcadas. En el grupo de Germán Chiaraviglio el último campeón olímpico el francés Renaud Lavinellie y en el grupo B, el canadiense Shawncy Barber, último campeón mundial, esperaron hasta que la varilla estuviera en los más alto en 5.70.

 

El resto fue altura por altura, sin arriesgar. El santafesino pasó los 5.30 y los 5.45 sin problemas, dando por descontado que había resuelto el problema planteado en la gira europea con la carrera.

 

Llegaba con exactitud en los pasos y podía elevarse. Lo siguiente sería más difícil ya que constituía su tope del año 5.60. Esa marca fue determinante, pero la cruzo limpiamente en el segundo intento. Por como se dio la prueba, donde el grupo B ya tenía la mayoría de los competidores eliminados, en los 5.70 estaba el corte y acceso a la final, sin llegar que tener subir la varilla a los 5,75.

 

Germán no lo pasó no el  primero, pero en el segundo lo hizo con una calidad absoluta, como si hubiera cruzado varias veces esa altura en el año y àera la primera vez, en los Juegos Olímpicos y en un estadio repleto, donde se disputaron tres finales con rutilantes figuras en la pista.

 

Chiaraviglio quedó quinto en su ronda de clasificación, la de más nivel  donde seis cruzaron por encima de 5.70, mientras que en la serie B lo hicieron tres competidores. Los restantes tres que completan el grupo de doce que pasan a la final entraron con 5,60. Por eso no fue necesario subir la varilla a 5.75, que era la marca inicial de corte, para evitar lo que ocurrió en el Mundial de Beijing donde 16 saltadores cruzaron sobre 5.70 que era el tope y fue una de las finales más numerosas del historial.

 

Anoche no fue necesario, las circunstancias así lo determinaron y el santafesino conquistó su soñada final olímpica, además de ser el único de todos los competidores en realizar su mejor marca de la temporada.

 

El mano a mano de El Litoral con Germán

 

En la zona mixta hubo que esperar un rato por Germán Chiaraviglio, hasta que dio las entrevistas para la televisión en vivo. Obviamente, la televisión argentina lo requería en el cierre de una jornada inolvidable para Argentina en estos Juegos Olímpicos.

 

“La verdad no caigo, considero que en el 2016 venía haciendo un buen año, pero no tenía la consistencia como para pasar 5.70, y lo hago hoy a un año de haber hecho lo mismo en el Mundial de Beijing y en el torneo más importante que hay, es algo increíble. Es lo que apuntamos los deportistas, a tener el mejor resultado en los torneos relevantes, así que muy felíz”, dijo el santafesino.

 

Con respecto a la competencia precisó que “me sentí cómodo, hice saltos limpios, tuve el control, por ahí en 5.60 que lo cruce en el tercer intento, tuve un poco de miedo, sufrí un poco, pero después me pude acomodar y los 5.60 y 5.70 me gustaron mucho los saltos. Eso me da tranquilidad y confianza para la final”.

 

Y agregó que quienes estábamos en la prueba “sabíamos que con 5.70 se podía clasificar, aunque se había puesto más alto el corte para que no ocurra lo del mundial del año pasado. Así que llegó un momento que nos pusimos a contar, porque uno va viendo lo que ocurre en la otra serie y nos dimos cuenta que con 5.70 ya estaba”.

 

“Para mi este es un gran exito, para mi carrera y mi historia personal, ser finalista en un Juego Olímpico es un sueño cumplido, por algunos años lo vi muy lejos, así que es una satisfacción enorme”, dijo el atleta con emoción.

 

Siendo sus segundo Juegos Olímpicos el atleta indicó “no lo tomo como una revancha de Beijing 2008, que no fue una buena experiencia a nivel técnico —no pudo pasar la altura inicial— pero sí a vivir un Juego Olímpico, era otro momento, otras circunstancias. Hoy pasó el tiempo, por ahí tengo alguna cana más, algunas lesiones y operaciones, pero estoy de vuelta, esa vivencia la pude capitalizar y transformar en madurez. Son dos etapas distintas, no lo tomo como revancha, sino como oportunidad, la supe aprovechar, así que estoy muy felíz”.

 

Germán intentó salir lo más rápido que pudo para encontrarse a su familia y amigos que lo siguieron desde la tribuna, ya había pasado la medianoche en Río en un día donde Argentina tuvo una jornada olímpica inolvidable.

 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal

    Lo más visto en