http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Jueves 01.09.2016 | Última actualización | 02.09.2016 | 7:03
22:29

En el debut de Edgardo Bauza

Con gol de Messi Argentina venció a Uruguay

El seleccionado argentino superó 1 a 0 a su par uruguayo este jueves en Mendoza. Lionel Messi marcó el tanto en el primer tiempo y promediano el segundo tiempo se produjo el debut del santafesino Alario. El martes se medirá como visitante ante Venezuela.

 Télam

+5

Foto:Télam


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


En el debut de Edgardo Bauza Con gol de Messi Argentina venció a Uruguay El seleccionado argentino superó 1 a 0 a su par uruguayo este jueves en Mendoza. Lionel Messi marcó el tanto en el primer tiempo y promediano el segundo tiempo se produjo el debut del santafesino Alario. El martes se medirá como visitante ante Venezuela. El seleccionado argentino superó 1 a 0 a su par uruguayo este jueves en Mendoza. Lionel Messi marcó el tanto en el primer tiempo y promediano el segundo tiempo se produjo el debut del santafesino Alario. El martes se medirá como visitante ante Venezuela.

Argentina derrotó a Uruguay con gol de Lionel Messi, en su reaparición como capitán albiceleste, en la ciudad de Mendoza, y lidera por primera vez las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Rusia 2018.


Messi anotó el gol del triunfo a los 42 minutos, con un zurdazo que rebotó en un rival antes de entrar en la valla uruguaya y le dio a Edgardo Bauza un exitoso debut como seleccionador albiceleste, pese a jugar la mitad del partido con diez hombres por la expulsión de Paulo Dybala a los 44’.


“Veníamos bien en los últimos partidos de eliminatoria antes de la Copa (América), era importante empezar de esta manera esta nueva etapa”, celebró el crack y capitán, quien ratificó su compromiso con la camiseta albiceleste.


“Gracias a la gente por el trato, desde el momento en que dije lo que dije, agradecido por el cariño. No engañé a nadie, sentía eso”, expresó Messi tras el triunfo, en referencia a su decisión de renunciar a la selección tras la tercera caída consecutiva en una final, el Mundial de Brasil 2014 y las Copas Américas de 2015 y 2016.


“Más allá de las finales que se perdieron, confío mucho en este grupo, venimos haciendo las cosas bien, me siento feliz con ellos”, aseguró el delantero.

 
Argentina encabeza en solitario la clasificación a Rusia 2018 con 14 puntos, un liderazgo inesperado luego del mal comienzo que tuvo en las eliminatorias y que sólo consiguió encarrilar en las tres fechas anteriores.


El clásico del Río de la Plata fue trabado como se esperaba, con mucho roce y un conjunto charrúa que le cerró los espacios a la Argentina, que probó una y otra vez hasta que apareció el zurdazo de Messi, quien demostró que nunca se fue de la selección argentina.


El partido comenzó de ida y vuelta hasta que el plantel de Bauza comenzó a dominar y a acorralar a Uruguay en su área. Con apenas un par de días de prácticas, el nuevo seleccionador hizo cirugía en el plantel que venía jugando con su antecesor Gerardo Martino, en parte forzado por las lesiones de Sergio Agüero y Javier Pastore, la ausencia de Gonzalo Higuaín y la suspensión de Marcos Rojo, pero también por convicción.


Armó un 4-2-3-1, con cuatro delanteros netos, tres de ellos zurdos, que tuvo algunos brillos, y un Javier Mascherano que se lució como armador de juego, tanto en la defensa como en la salida rompiendo líneas, y un Messi que buscó desequilibrar desde todos los ángulos y rincones del campo.


Oscar Tabárez eligió en cambio un planteo ultradefensivo, con Luis Suárez como única referencia de ataque y las siempre riesgosas jugadas de pelota parada.


Messi empezó el partido bien tirado a la derecha y mostró una gran asociación con Dybala, en el debut del delantero de la Juventus como titular albiceleste. A los 10’ armaron una pared que los charrúas sólo lograron frenar con una falta al capitán, que la cambió por un tiro libre que rebotó en la defensa uruguaya.


El conjunto de Tabárez presionó con intensidad pero también se cerró atrás ante el mínimo avance albiceleste, con el retroceso de Edinson Cavani para sumarse a la marca, lo que provocó que a Argentina le costara encontrar espacios.


Messi probó de forma incesante, primero de tiro libre y luego con un zurdazo que se fue sobre el travesaño, luego llegó el turno de Dybala y también el de Di María, que lució el número 11 que le pidió prestado a Sergio Agüero, algunos dicen que para romper la racha de lesiones que sufrió en los últimos tres campeonatos internacionales que compitió con la selección argentina.


Uruguay tuvo algunos arranques aislados de Suárez, en soledad, como el remate de larga distancia, casi desde la mitad de campo, que Romero atajó a los 25’ sin demasiado esfuerzo. Pero el primer remate claro al arco argentino lo hizo Mathías Corujo, a los 30’.


Dybala se perdió el gol a los 31’ con un potente remate de zurdazo  que pegó en el palo izquierdo de Muslera, luego en el cuerpo del portero y se fue al corner. Argentina sólo pudo festejar con el zurdazo de Messi a los 42’ que rebotó en José María Giménez y entró en la valla uruguaya.

  
Argentina se quedó con diez hombres a los 45’ por doble amarilla a Dybala, que se retiró escondiendo sus lágrimas bajo la camiseta. Primero le había pegado un planchazo a Carlos Sánchez, y luego una falta sobre Corujo le costó el prematuro adiós.


El desafío llegó en el complemento, en una pelea despareja con Argentina con un jugador menos y Uruguay volcado hacia adelante para buscar el empate. Pero Argentina resistió y mantuvo la ventaja, dependiendo más que nunca de los arrestos individuales de Messi.


A minutos del silbato final, el partido se vio interrumpido por el ingreso de dos hinchas que recorrieron a máxima velocidad el campo para abrazar y arrodillarse ante Messi, quien como en Estados Unidos tomó con paciencia la expresión de los fanáticos. Incluso, uno de ellos resbaló y, en su caída, le golpeó el rostro.


Segundos después tuvo una caída dura que preocupó a todos, más habiendo llegado del Barcelona con molestias en un aductor. “Estoy con mucho dolor en el pubis”, admitió luego.


El partido por la séptima fecha de las eliminatorias sudamericanas se jugó en el estadio Malvinas Argentinas, con más de 40.000 espectadores, en la ciudad de Mendoza, unos mil kilómetros al oeste de Buenos Aires. En este mismo escenario, en 2012, Argentina había goleado 3- 0 a Uruguay por las eliminatorias al Mundial de Brasil 2014.


Argentina se medirá el martes con Venezuela, si se disipan los temores de la dirigencia por la seguridad por la crisis política y la tensión social, en particular porque la selección deberá recorrer unos 80 kilómetros en ómnibus hasta Mérida, mientras que Uruguay recibirá a Paraguay en Montevideo.

 

¿Duda?

 

Lionel Messi aseguró que la gente le “llenó el corazón” al jugar nuevamente con el seleccionado, puso en duda que juegue ante Venezuela el martes y se quejó del árbitro. El rosarino dijo que le “duele mucho el pubis”, admitió que no sabe si jugará ante Venezuela el martes, y deslizó que vienen “muchos partidos importantes”.


“La gente me llena el corazón”, afirmó Messi tras dejar el campo del Malvinas Argentinas luego del 1-0 y volviendo a jugar tras aquel anuncio de dejar el seleccionado tras la Copa Centenario. Messi se quejó del árbitro chileno Juan Bascuñán por haber echado a Paulo Dybala y recordó que “no es la primera vez” que sanciona a Argentina.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal

Además tenés que leer:

Otras Noticias de Eliminatorias Rusia 2018

    Lo más visto en