http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Martes 06.09.2016 | Última actualización | 18:46
15:34

Otro violento incidente en barrio San Lorenzo

Tiros, piedrazos, robos y dos casas quemadas

Ocurrió en horas del mediodía de este martes en la esquina que forman las calles Estrada y Uruguay. Acusaciones cruzadas entre vecinos.

La policía patrulla el barrio para evitar más enfrentamientos. El Litoral

+6

Foto:El Litoral
La policía patrulla el barrio para evitar más enfrentamientos.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Otro violento incidente en barrio San Lorenzo Tiros, piedrazos, robos y dos casas quemadas Ocurrió en horas del mediodía de este martes en la esquina que forman las calles Estrada y Uruguay. Acusaciones cruzadas entre vecinos. Ocurrió en horas del mediodía de este martes en la esquina que forman las calles Estrada y Uruguay. Acusaciones cruzadas entre vecinos.

Joaquín Fidalgo
jfidalgo@ellitoral.com

 

 

El drama de la familia Aguirre no es diferente al que muchas viven a diario en barrio San Lorenzo y en otros de la periferia de la ciudad. Ayer, a plena luz del día, una turba de violentos sujetos tomó dos de sus casas por asalto y les prendió fuego, con algunas personas adentro. Afortunadamente, no hubo heridos que lamentar. Algunos vecinos la marcaron como una familia “conflictiva”. Sus mismos miembros reconocieron que varios de sus integrantes están tras las rejas desde hace un tiempo, pero lo cierto es que en esta oportunidad fueron salvajemente atacados en sus domicilios, en inmediaciones del cruce de calles Estrada y Uruguay, en barrio San Lorenzo.


“No sé qué vamos a hacer. Nos robaron e incendiaron. Se llevaron de todo. Hicieron lo que quisieron y la policía los dejó. Tiraron nafta por la ventana. La única que estaba en la casa era mi hermana Juliana, de 13 años. Se salvó porque ellos abrieron el portón para que salgan los perros y un boxer los mordió. Entonces la chiquita aprovechó para escapar, porque no la querían dejar salir. Ella estuvo a punto de prenderse fuego entera ahí adentro. Yo estuve media hora llamando a la policía. Comencé a pedir ayuda cuando ví a un tipo armado y el griterío. Acá también pagamos impuestos... luz, agua... somos gente, pero nadie nos auxilia”, enfatizó con lágrimas de indignación en sus ojos Mónica Lorena Aguirre, que tiene 27 años y es madre de 5 pequeños.


“Nos dispararon a nosotros y a los policías también. Después de quemar, romper, robar y amenazar se fueron, también a los tiros. Parece que todos están esperando que maten a una criatura para intervenir. Es una banda que roba a la gente en la ruta, a los vecinos. También vende drogas. Y encima roban las casas. Ya muchos vecinos se tuvieron que ir de acá. Eso es lo que ganan. Pero a esta vivienda no la van a tener, porque a mi viejo le costó mucho. La voy a tirar abajo, la voy a derrumbar antes de irme”, aseguró la mujer.


Mensaje


“No me queda otra que irme y llevarme a todos los chicos, porque la casa no está en condiciones. Pero antes la voy a agarrar con una maza hasta que no le quede un ladrillo sobre otro. Tomé la decisión de irme, por temor a lo que le pueda pasar a los chicos que viven acá. Yo tengo cinco hijos y seis hermanos pequeños. Además, mis cuñadas tienen otros tres nenes. Así me la pase alquilando, rompiéndome el lomo y en un rancho, voy a salvar a las criaturas. Hace tiempo me habían mandado a decir con un vecino que querían echarme de mi casa y en ese momento les respondí que ‘pongan el lomo’ si querían una, que a mí me iban a tener que matar si querían ésta. Entonces le prendieron fuego. Ya no puedo más”, se lamentó Aguirre.


Mabel Aguirre, su hermana, también estaba en la casa en el momento en que se desató el infierno. “Los vimos venir. Es una familia que en realidad es una mafia. Ellos viven a pocas cuadras. Nos cascotearon la casa, lastimaron a los nenes, nos robaron una garrafa, un televisor y el secarropas. Después incendiaron todo. El problema viene desde hace rato. Cuando estaba embarazada me entraron a robar y me golpearon con un arma en la cabeza. Mi hijo nació sietemesino”, relató.


Cuando las mujeres terminaban de hablar se escuchó un grito: “Ahí se vienen de nuevo”, dijo un nene. A tres cuadras se veía un grupo de muchachos desafiantes, que marchaban con palos, hierros y piedras en sus manos. “Aquel tiene un tumbero (escopeta de fabricación casera)”, alertó una vecina. Un equipo del Cuerpo Guardia de Infantería que estaba apostado en las inmediaciones se apresuró para intervenir. Momentos de extrema tensión se volvieron a vivir entonces y los uniformados debieron efectuar algunos disparos al aire para “frenar” a los agresores, que intercambiaron a la distancia insultos y amenazas con sus rivales.


Problemas


Algunos vecinos atribuyeron el problema a un enfrentamiento entre “familias problemáticas”. “Son bandas. Se viven drogando y molestan a la gente que trabaja. Se meten en las casas y amenazan de muerte a los habitantes. Hay mucha gente amenazada de muerte. Nadie es dueño de salir a la vereda, porque te insultan, te roban y te hacen la vida imposible”, se quejó Griselda.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal

Además tenés que leer:

Otras Noticias de Sucesos
    Lo más visto en
Ahora En Portada