http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Lunes 12.09.2016
20:21

Falleció el Negro Ramón Moreyra...

El adiós al "5" que "pegaba patadas como cable pelado"

Foto: Luis Cetraro


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Falleció el Negro Ramón Moreyra... El adiós al "5" que "pegaba patadas como cable pelado"

 

 

Enrique Cruz (h)

“Por favor, hacele una nota enorme, ese Negro se la merece”, pedía Luis Sauco esta mañana. Pensar que uno (Sauco) es un ícono enorme de Unión —caudillo del campeón que ascendió hace 50 años— y el otro estuvo siempre tremendamente identificado con Colón. Pero la sangre charrúa los acercó siempre. Y el cariño que se profesaban mutuamente. “Llámenlo a Luis, ¿por qué no está Luis acá?”, dicen que repetía el Negro Ramón Moreyra en sus últimos momentos de vida, hasta que su corazón dijo basta y dejó este vacío enorme e imposible de llenar.

Llegó a Colón en 1966, jugó en Primera y después pasó a Los Andes y posteriormente a Deportivo Español, donde fue dirigido por otro hombre inolvidable en el recuerdo de los sabaleros: el Gitano Juárez. Una vez alejado del fútbol trabajó en varias escuelitas y llevó chicos a probarse a Lanús y a Gimnasia, entre otros equipos. Muchos también lo recuerdan cuando pateó penales con Antonio Vanrell, cuando se hizo la presentación de aquel equipo de figuras que armó Colón en la temporada 88-89.

“Yo jugaba de ‘5' y pegaba patadas como cable pelado... Otra cosa no sabía, entonces tenía que ir al frente. Sanitá y otros muchachos me decían: “Moreyra, ¡dale, eh!...”. Y me peleaba en todas las canchas... Guillermo Nimo me llevaba loco, me echaba siempre... Un día en cancha de Gimnasia, en La Plata, me echó. Entonces, le dije: “¡Eh, me estás echando otra vez!” y me contestó: “No te tendría que echar, te tendría que meter preso”... Cuando me dirigía, seguro que iba para afuera. Antes de empezar el partido, me decía: “Te portás bien o a la primera te rajo”, contó el Negro en una entrevista que hizo con El Litoral hace un tiempito atrás.

El Negro debutó en Primera ante Estudiantes, en marzo de 1966. Ese día, ante el equipo que ya dirigía Zubeldía y que se encaminaba a lograr lo que luego consiguió (torneos locales, Copa Libertadores y campeón del mundo), Colón logró su primer punto y el Negro estuvo presente.

Ahora, desde el cielo, el Negro Moreyra seguirá sufriendo y festejando goles de Colón con sus amigos Raúl Cardozo y Jorge Sanitá, al que él lo resumía en un solo calificativo: “el Mariscal”. Su adiós derrama lágrimas en muchos sabaleros que lo vieron en la cancha y en los que disfrutaron de su bondad, buen humor y ocurrencias en la vida.

análisis

por Luis Sauco (x)

Lloré como un chico

  • Cuando me llamaron para darme la noticia, lloré como un chico. Fuimos con Orlando Medina, otro que lo quiere un montón, al cementerio para compartir con la familia esos últimos momentos. El Negro Moreyra era mi hermano. Así, literalmente como lo digo, era mi hermano.

Nos conocemos desde la época en que yo jugaba en la reserva de Nacional y él en la reserva de Cerro. Pero el hermano de él salía en la murga con mi hermano, así que éramos un cuartero inseparable. Lloré como un chico todo el día anécdota. Era un Negro leal, bueno, era, o mejor dicho, es mi hermano.

Jamás nos enfrentamos, no era un mal jugador, al contrario, tenía buena técnica. Por ahí jugaba diez minutos, la rompía y después se cansaba. Pero tengo un dolor extremo, estoy desconsolado. Se me fue un hermano de la vida.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Actualidad Sabalera

    Lo más visto en