http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Jueves 29.09.2016 | Última actualización | 12:01
11:59

Entre Colastiné Norte y Rincón

Peatones reclaman controles en la circulación a la vera de la Ruta 1

Por las banquinas y las trazas de las colectoras transitan a gran velocidad camiones, autos, motos y carros. A eso, se suman peatones y ciclistas, que corren serios riesgos. Piden que concluyan las obras que faltan. 

Sin control. Cuando el tránsito está muy cargado sobre la ruta, hay vehículos que salen de la traza y circulan, a gran velocidad, por las banquinas.  Guillermo Di Salvatore

+3

Foto:Guillermo Di Salvatore
Sin control. Cuando el tránsito está muy cargado sobre la ruta, hay vehículos que salen de la traza y circulan, a gran velocidad, por las banquinas.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Entre Colastiné Norte y Rincón Peatones reclaman controles en la circulación a la vera de la Ruta 1 Por las banquinas y las trazas de las colectoras transitan a gran velocidad camiones, autos, motos y carros. A eso, se suman peatones y ciclistas, que corren serios riesgos. Piden que concluyan las obras que faltan.  Por las banquinas y las trazas de las colectoras transitan a gran velocidad camiones, autos, motos y carros. A eso, se suman peatones y ciclistas, que corren serios riesgos. Piden que concluyan las obras que faltan. 

El Litoral
area@ellitoral.com

 

La mujer apunta y prueba. No se anima, retrocede. Son las 11 y el tránsito por la Ruta Provincial 1, a la altura del kilómetro 3 es intenso y muy rápido. Intenta de nuevo y va, se arriesga apresurada, logra pasar pero una moto a gran velocidad, que circulaba por la banquina polvorienta, le hace viento. Recupera el paso tranquila rumbo al este, por calle Las Macluras hacia el corazón del barrio de sombra y arena. 


Así de riesgosa resulta por estos días la circulación para los peatones a la vera de la autovía, en la que aún quedan pendientes obras fundamentales (ver datos), por lo que reclaman controles y el ordenamiento del tránsito por fuera de la ruta. 


Esmeralda y Zulma, dos vecinas de la zona, recurrieron a este medio preocupadas porque ya no tienen forma de andar seguras y además deben caminar, en esas condiciones, extensos trayectos para llegar a la parada del transporte urbano. “Nosotros usamos el cole. Vivo sobre calle Las Macluras, para tomar el ómnibus tengo que caminar por lo menos 500 metros por la banquina y es un peligro. Andan a toda velocidad camiones, colectivos, motos, autos, carros...”, afirmó. “Lo mismo que cruzar la ruta, soy una persona mayor, no puedo levantar tanto las piernas para saltar el guardarraíl, quedamos divididos en el este y el oeste”, remarcó. 


En las trazas de las futuras colectoras y las banquinas se está circulando a doble mano y no hay control, de ningún tipo. A esto se suma que hay puestos informales, por ejemplo, de venta de frutillas a la altura del kilómetro 4,5, en jurisdicción de Rincón, que representan otra dificultad, o el caso de dos camiones que permanecen estacionados en el kilómetro 3, justo en un semáforo, cargados de ladrillos para la venta. “Se quedan ahí todo el tiempo, la gente los llama y llevan. El otro día una vecina que pasó entre los camiones y una moto, que salió de la nada, casi la levanta”, cerró Esmeralda. 


Casi barrancas


El desnivel entre la altura a la que quedó la ruta sobre la margen oeste y la línea de edificación, es otro inconveniente para la circulación de peatones y para el ingreso de los vecinos a sus domicilios. Es que los accesos para los vehículos quedaron delimitados por el guardarraíl y las rampas son muy empinadas. Es decir que para ingresar con vehículos, se debe hacer una importante maniobra, y al salir, hacerlo a gran velocidad. 


“Si logras pasar de un lado al otro, acá te tenés que tirar o caminar hasta algunas de las calles transversales. Vuelvo a decir que para la gente mayor o los niños, las cosas no son tan fáciles”, dijo Zulma señalando el desnivel en el kilómetro 4,5. 


Por allí, está la verdulería La Nueva Esperanza, de Roxana. En ese tramo, a raíz de la diferencia de altura padecen serios anegamientos cada vez que llueve. “Se inunda el local. Las bajadas son tan pronunciadas que cae el agua como una catarata, desborda los desagüe y entra. Los terrenos del lado oeste quedaron muy bajos, por eso necesitamos que terminen las obras”, reclamó la comerciante. En tanto, cabe destacar, los desagües están atascados de basura y malezas. 


“Definitivamente, la ruta esta exclusivamente hecha para automóviles. No coordinaron las rotondas semaforizadas para el ingreso a los barrios, y las colectoras son un desastre porque les agregaron tierra, así cuando llueve es un lodazal. Además por la pendiente, la ruta escurre en las colectoras”, dijo Ignacio Maciel del colectivo Santa Fe en Bici. 


El grupo presentó ante el Ministerio de Obras Públicas de la provincia, hace un año, el reclamo de incorporación de ciclovía y puentes peatonales. “Pero no tuvimos respuestas. Creemos que el proyectista nunca fue a ver la realidad en la zona y entonces, los que andan en cole, a pie o en bici, quedaron excluidos totalmente”, sentenció. 

 

Para licitar


Respecto de las obras pendientes en la Ruta 1, desde Vialidad Provincial, informaron ante la consulta de este medio que están “terminando el armado de los pliegos para licitar la pavimentación de las colectoras, conductos de desagües pluviales, veredas y paradas de colectivos, entre otros trabajos”. 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Área Metropolitana
    Lo más visto en
Ahora En Portada