http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Martes 25.10.2016 | Última actualización | 18:05
16:23

Incomprendido (por José Curiotto)

Superti y el mundo del revés

Mientras era asesor de la Cámara de Diputados, aceptó defender a un acusado de lavado de dinero y fraude inmobiliario. Ahora, da un paso al costado. Pero se siente “dolido y agraviado” por las críticas.

Foto: Archivo El Litoral


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Incomprendido (por José Curiotto) Superti y el mundo del revés Mientras era asesor de la Cámara de Diputados, aceptó defender a un acusado de lavado de dinero y fraude inmobiliario. Ahora, da un paso al costado. Pero se siente “dolido y agraviado” por las críticas. Mientras era asesor de la Cámara de Diputados, aceptó defender a un acusado de lavado de dinero y fraude inmobiliario. Ahora, da un paso al costado. Pero se siente “dolido y agraviado” por las críticas.

José Curiotto

@josecuriotto


En el mundo del revés, el ex ministro de Justicia de Santa Fe y ex asesor de la Cámara de Diputados, Héctor Superti, acaba de convertirse en una víctima incomprendida de quienes se empeñan en criticarlo por haber decidido defender a un sospechoso de delitos tales como fraudes inmobiliarios y lavado de activos, en una provincia que se desangra por las devastadoras consecuencias del dinero sucio generado por el narcotráfico.


Frente a tamaña incomprensión, quien ocupara un lugar clave en el equipo de gobierno de Hermes Binner acaba de declarar que se siente “dolido y agraviado”. Asegura que antes que funcionario, es abogado. Y que, por lo tanto, tiene todo el derecho de defender a su cliente.


Las críticas parecen haberse convertido en un verdadero escollo para su libre albedrío y para los intereses de su defendido, uno de los imputados de esta megacausa cuyas derivaciones son por ahora impredecibles. “Percibo un clima político donde soy un obstáculo para mi cliente. Objetivamente impacta en una persona presa que altos funcionarios del Estado, con los que trabajé, me estén tratando de inmoral a mí, que soy su abogado”, dijo Superti en una entrevista reciente. Por ese motivo, optó por dar un paso al costado. Al menos desde la formalidad, porque nunca se sabrá si continúa asesorando a su cliente por lo bajo.


Cuando se supo que Superti actuaría como defensor de uno de los imputados, se produjo un verdadero cimbronazo político dentro del socialismo. No sólo por el rol que ocupó como integrante del gabinete provincial entre 2007 y 2011, sino porque al estallar este escándalo se desempeñaba como asesor de bloque en la Cámara de Diputados de la Provincia.


Mientras Superti presenta su renuncia como si fuera una suerte de renunciamiento humanitario, otro ex ministro de Justicia y también ex asesor legislativo, Juan Lewis, elige el bajo perfil y se mantiene como abogado defensor de otro de los imputados en esta megacausa.


Durante los últimos días, el debate pareció posarse sobre las diferencias que existen dentro de cualquier gobierno entre los cuadros políticos y los funcionarios técnicos. Los involucrados hicieron hincapié en que nunca formaron parte de las estructuras partidarias y que fueron convocados por los gobernadores Binner y Antonio Bonfatti por sus capacidades profesionales. 


De esta manera, intentaron defenderse de esta catarata de reproches: como meros técnicos, deberían gozar del derecho de trabajar para el postor de turno.


A estas alturas de las circunstancias, no se trata de negar el derecho a defensa ni de adelantar condena contra los imputados. De hecho, será la Justicia la encargada de demostrar que efectivamente cometieron los delitos que se les atribuyen.


El foco del debate radica en que, antes de ser cuadros políticos o meros funcionarios técnicos, tanto Superti como Lewis integraron equipos de gobierno. No estuvieron solos. Hablaron y decidieron en nombre de una administración colectiva. Recibieron la confianza de quienes, a su vez, habían sido elegidos por la mayoría de los ciudadanos a través del voto.


Se trata en ambos casos de personas inteligentes. Y como tales, no pueden hacerse los distraídos. Ellos sabían que sus decisiones no sólo afectarían su imagen personal, sino que indefectiblemente impactarían sobre aquellos con los que en su momento compartieron una gestión y representarían un duro golpe para la confianza de una sociedad que ya no sabe en quién puede confiar.


Negarlo o intentar desviar el eje del debate, sería de cínicos. Sobre todo en una provincia que se desangra por las devastadoras consecuencias del dinero sucio generado por el narcotráfico.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Otras Noticias de Opinión
    Lo más visto en
Ahora En Portada