http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Miércoles 02.11.2016 | Última actualización | 20:00
19:53

Este año el desempleo se sintió en el centro-norte

Construcción: la actividad privada sostuvo la ocupación en la ciudad

El nivel de empleo en el sector se mantuvo durante este año en la capital provincial. En el interior fue otro el panorama. Se apuesta a que las grandes obras, como el gasoducto del NEA, tomen mano de obra local. Expectativas por los anuncios oficiales para 2017.

César Cassina. Foto: Flavio Raina


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Este año el desempleo se sintió en el centro-norte Construcción: la actividad privada sostuvo la ocupación en la ciudad El nivel de empleo en el sector se mantuvo durante este año en la capital provincial. En el interior fue otro el panorama. El nivel de empleo en el sector se mantuvo durante este año en la capital provincial. En el interior fue otro el panorama. Se apuesta a que las grandes obras, como el gasoducto del NEA, tomen mano de obra local. Expectativas por los anuncios oficiales para 2017.

 

 

Nancy Balza

nbalza@ellitoral.com

César Cassina es delegado normalizador de la Unión Obrera de la Construcción para el centro-norte de la provincia. Desde 2014, está al frente del gremio que parece sentir, antes que ningún otro, los efectos de los vaivenes económicos. A poco de concluir un año complejo, con índices de desempleo, inflación y pobreza que pusieron a prueba la resistencia de trabajadores de todo el país y también de los 7.000 que corresponden a la región que representa, asegura que “en la ciudad de Santa Fe se mantuvo la demanda laboral en el sector privado y compensó la retracción en obra pública”. Aunque aclaró que es “una situación excepcional con respecto a la región”.

Cassina recibió a El Litoral en la sede gremial de calle Ituzaingó al 2000, la misma donde funciona la bolsa de trabajo y el aula para que aquellos obreros que no pudieron terminar la secundaria completen sus estudios en el marco del programa Vuelvo a Estudiar. También sobre estos temas, sobre las posibilidades de que se requiera mano de obra especializada para acompañar el cambio de perfil de esta ciudad y del proyecto de incorporar mujeres a las capacitaciones que ofrece el gremio en acuerdo con otras instituciones, trata esta nota.

—¿Cuál fue el panorama laboral del sector en un año tan crítico?

—En la ciudad de Santa Fe pasa algo particular: al haber mucha inversión inmobiliaria en edificación, se produjo una contención por falta de trabajo en obra pública. Si bien hay obra pública, notamos que tal vez no tiene la demanda de mano de obra que debería tener, obviamente por una cuestión de recursos. Esa desocupación local se fue equilibrando con la inversión privada. Eso ha hecho que no tengamos desempleo en la ciudad. En el norte de la provincia, no es lo mismo, allá no hay una inversión privada de la misma magnitud. Sí, tenemos obras importantes que dependen de fondos nacionales como las dos líneas del gasoducto del Noreste Argentino. Más allá de que un 30% de esas obras es con mano de obra calificada de la empresa, para el resto se pidió que se tome a gente de los pueblos que atraviesa para darle posibilidad a las familias del interior de paliar su situación. En el departamento Castellanos, se dio trabajo a entre 500 y 900 personas. También en el tramo entre el departamento San Justo hasta el límite con Chaco, siempre priorizando la mano de obra local. Hoy, la obra está en Florencia y se procura contención en esa localidad.

—Desde que asumió como delegado normalizador, ¿cómo evolucionó la actividad del sector?

—El nivel de ocupación local se mantuvo, hoy se siente que la inversión privada también se vio afectada. Si bien toda la ciudadanía tiene muchas expectativas de que esto mejore y salgamos adelante, todos notamos que nuestros ingresos no rinden lo que rendían antes. Eso afecta también a las personas que querían comprar su casa, o que venían ahorrando para comprar un departamento para sus hijos, sobre todo del interior donde hay gente con buenos ingresos por la actividad agraria, que normalmente compraba un departamento en la ciudad para que los chicos vengan a estudiar. Pero el campo también sintió los ajustes y, si bien se ve que hay mucho desarrollo inmobiliario, si uno pregunta, ha caído la venta. También notamos que el gobierno de la provincia no sólo salió a anunciar obras, sino a ponerlas en marcha con un ritmo medianamente bajo, pero hay un frente de trabajo. Se destrabaron las obras de viviendas, ya tenemos en marcha el obrador de las unidades que construirá Tecsa para inundados, los planes Procrear se mantuvieron con dos grupos de empresas (UTE) y tanto el gobierno local como el provincial salieron a hacer planificación de desagües y mejoramiento en la zona norte. Eso hace que haya un desarrollo tal que hace remontar a la obra pública.

—¿La construcción sigue siendo el motor de la economía? Es uno de los primeros indicadores que tenemos en cuenta a la hora de evaluar su funcionamiento.

—Históricamente, la construcción es el primer indicador que se tiene en cuenta cuando la economía del país empieza a funcionar o no. ¿Por qué? Cuando el país se reactiva no sólo lo notamos por la demanda de mano de obra, sino también en la venta de insumos que mueve

" La nuestra siempre fue una ciudad constructora básica, no industrial. Si esto se modifica a futuro con los proyectos que están en marcha, como el puerto y demás, vamos a necesitar mano de obra calificada y de precisión”.

César Cassina

Delegado normalizador de la Unión Obrera de la Construcción

El dato

ESTUDIO

En la sede de la Uocra, funciona un aula donde se desarrolla el programa Vuelvo a Estudiar, a partir de un convenio con el Ministerio de Educación de la provincia para que 30 obreros del sector puedan completar la escolaridad secundaria. Una experiencia que el delegado normalizador del gremio rescata como muy positiva, para quienes asisten y para sus familias.

 

la industria de la construcción; por ejemplo la industria del cemento, la industria metalúrgica y ladrillera, etc. También se refleja en el grupo familiar: cuando éste saneó sus necesidades básicas decide remodelar su casa y para eso compra los insumos necesarios (pintura, ladrillos, cemento, herramientas) y contrata a un albañil o a un pintor. Cuando esto ocurre se promueven los índices que estamos mencionando.

BOLSA DE TRABAJO

En el gremio funciona la bolsa de trabajo que atienden los propios delegados. “Anotamos los datos del trabajador, pedimos un certificado de buena conducta y fotocopia del documento y se les da posibilidades por orden. En la construcción se utiliza mucho esta modalidad”, explica Cassina y evalúa que “hoy mermó un montón la demanda; a lo mejor antes venían 30 ó 40 personas a anotarse y hoy son muy pocas. El objetivo es que el día de mañana la bolsa no sea necesaria y cada uno pueda buscar trabajo en la obra”.

—¿Tuvieron momentos de demanda extraordinaria de empleo?

—La demanda extraordinaria ocurre cuando se terminan las grandes obras de empresas que son de afuera. Ahí se observa que muchas personas buscan trabajo. Pero en general se reubican, sobre todo si saben trabajar. El problema es cuando son más jóvenes porque no tienen experiencia. Para eso hicimos cursos de capacitación a través de la Fundación Uocra, el Ministerio de Trabajo y Anses, y tenemos un convenio con el gobierno de la provincia y la municipalidad, a través de las Escuelas de Trabajo. Cuando los que buscan trabajo son jóvenes sin experiencia, es complicado, porque las empresas no quieren perder tiempo en capacitarlos. La experiencia implica conocer los riesgos de accidentes. Entonces, la capacitación a los jóvenes no implica solamente enseñarles el rubro sino también los aprendizajes de seguridad e higiene. Porque, por más que se den las garantías, los riesgos están. Las charlas son para aprender el oficio, incorporar las normas de seguridad y también para prevención de adicciones, tema sobre el que ya se hicieron varias campañas y tenemos que seguir haciendo, sin un criterio de discriminación sino para concientizar y acompañar en la recuperación.

MUJERES

César Cassina asegura que en otro momento concurrían mujeres a capacitarse en tareas de la construcción, por ejemplo para hacer una instalación domiciliaria, o para colocar baldosas o cerámicos y poder terminar su casa. “La construcción se actualizó tanto que ya no es un rubro pesado y la mujer puede insertarse tranquilamente a trabajar”, señaló el referente de la Uocra. Hacia allí apunta uno de los objetivos planteados desde el municipio a través de las Escuelas de Trabajo para traccionar en conjunto con el gremio.

" Toda la ciudadanía necesita que salgamos adelante. La primera reactivación la siente la construcción que es la actividad que más rubros contiene. Esto nos ayuda para dar respuesta al trabajador y a sus familias”.

César Cassina

Delegado normalizador de la Unión Obrera de la Construcción


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Economía
    Lo más visto en
Ahora En Portada