http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Martes 15.11.2016 | Última actualización | 14:00
13:48

Esta mañana, en Guadalupe

Dos jubilados víctimas del "cuento del tío"

En ambos casos el estafador demostró un gran dominio de los datos familiares de sus víctimas.

 

República de Siria 7500. Nilda (68) cayó en la trampa cuando le dijeron que su hijo había sufrido un ACV Foto: Danilo Chiapello


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Esta mañana, en Guadalupe Dos jubilados víctimas del "cuento del tío" En ambos casos el estafador demostró un gran dominio de los datos familiares de sus víctimas.   En ambos casos el estafador demostró un gran dominio de los datos familiares de sus víctimas.  

 

Danilo Chiapello

 

Vil, manipulador y despiadado.
Así se comportó un sujeto que esta mañana se quedó con el dinero de dos jubilados a quienes le hizo el “cuento del tío”.
Ambos hechos ocurrieron esta mañana en barrio Guadalupe y guardan una notable similitud entre uno y otro.
Es que en los dos casos el estafador demostró un gran domino de los datos familiares de sus víctimas (con nombres, apodos y lugares de trabajo), lo que le permitió manipularlas a voluntad.

Ataque de presión


* El primero de los hechos ocurrió en Guadalupe residencial, más precisamente en la zona de Antonia Godoy al 7600.

“Eran cerca de las 9 y yo venía caminando rumbo a mi casa después de haber hecho unas compras en el supermercado Manasseri. De pronto se me pone a la par una moto, que conducía un hombre de unos 30 años, el que me llama por mi nombre y mi apellido. Una vez que le contesto, este tipo me dice que mi hija estaba descompuesta, que había sufrido un ataque de presión”, comenzó su relato Oscar Borsotti (76), en diálogo con El Litoral.
La trampa ya había comenzado.
Conciente del shock producido por semejante “noticia”, el malviviente prosiguió con su farsa, ahora invocando los nombres de los demás integrantes de la familia.
El momento crucial llegó cuando el desconocido, aprovechando la consternación de su víctima, dijo que necesitaba algo de dinero para afrontar los gastos de la internación y los medicamentos.

“Yo le dije que vayamos hasta mi casa. Ni bien llegamos, mi señora abrió la puerta y en un segundo el tipo ya estaba adentro de la casa. En ese momento me di cuenta que algo andaba mal, pero preferí dejar seguir las cosas".


Le dije ‘¿cómo puede ser que el hospital no tenga medicamentos para darle a mi hija?’ Pero el tipo comenzó a contestar cualquier cosa. Finalmente le entregué 1.500. Le pedí de acompañarlo, pero este hombre me dijo: ‘vos tomate un remises.’. Finalmente se subió a la moto y se fue”.

La última duda del jubilado quedó despejada cuando, tras la desaparición del desconocido, llamó por teléfono a su hija y constató que ésta estaba en perfecto estado de salud.

“Tu hijo sufrió un ACV”

* Minutos después se supo de un nuevo robo, y por sus características se tiene la firme sospecha que fue cometido por el mismo delincuente.
Esta vez el inescrupuloso llegó a bordo una moto hasta República de Siria 7500 e interceptó a Nilda Beck (65) cuando salía de su casa.

“Yo me iba hacer los mandados cuando veo que para una moto con un tipo que me dice: ‘señora yo trabajo con Martín, su hijo. Le dio un ACV del lado derecho y está internado en coronaria. La esposa ya está en el hospital. Yo ahora tengo que ir comprarle unos remedios y me dijo que le pida a usted, que después el se lo devuelve”, relató la mujer.

La mujer fue contenida por los uniformados que luego la trasladaron hasta la seccional 8va. para que radique la denuncia.Foto: Danilo Chiapello

 

- ¿Cuánto necesitás?, preguntó la indefensa mujer. Entonces el malviviente indicó “unos 2.500 pesos”.

“Yo ante la desesperación acepté, dijo Nilda quien agregó que “cuando entro para buscar la plata el tipo me siguió. Yo saco algo de plata y mi marido otro poco. Finalmente agarró un sobre con el dinero, se subió a la moto y se fue a toda velocidad”.

Al igual que en el caso precedente, una vez que el rufián abandonó el lugar, las víctimas se comunicaron con su familiar y comprobaron que habían sido engañados.
 
Por último ambas víctimas coincidieron en remarcar un detalle: “es casi imposible no caer en la trampa de estos tipos. Te llaman por tu nombre; te dicen los nombres de tus hijos, de tus nietos, sus apodos... en fin... no te podes escapar”, sentenciaron.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Sucesos
    Lo más visto en
Ahora En Portada