http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png Diario El Litoral
Diario El Litoral
Martes 29.11.2016 | Última actualización | 13:08
12:47

El pastor de Villa del Parque

Santa Fe recuerda al Padre Catena a 30 años de su fallecimiento

Fue el mentor de la transformación del emblemático barrio del oeste santafesino, cuya calle principal lleva su nombre. Fundó la escuela, el centro de salud y levantó las primeras viviendas junto a los vecinos. A las 18.30 se celebra una misa en la Parroquia Cristo Obrero.

Malena Jazmín, de 8 años, se acercó a la parroquia Cristo Obrero, descalza, pura sonrisa, a recordar al Padre Catena, junto al cura párroco Matías Camussi. Foto: Guillermo Di Salvatore


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


El pastor de Villa del Parque Santa Fe recuerda al Padre Catena a 30 años de su fallecimiento A las 18.30 se celebra una misa en la Parroquia Cristo Obrero. Su historia de vida. Fue el mentor de la transformación del emblemático barrio del oeste santafesino, cuya calle principal lleva su nombre. Fundó la escuela, el centro de salud y levantó las primeras viviendas junto a los vecinos. A las 18.30 se celebra una misa en la Parroquia Cristo Obrero.

Nicolás Loyarte
nloyarte@ellitoral.com
@nicoloyarte

 

Un día como hoy de hace 30 años atrás fallecía el Padre Osvaldo Catena, un sacerdote tercermundista que dejó una profunda huella en el barrio Villa del Parque, de nuestra ciudad. El cura fue mentor de la transformación social del barrio al que antaño llamaban El Triángulo, cuya calle principal lleva su nombre. Trabajó codo a codo con los vecinos levantando sus casas de material y la casa parroquial de la iglesia Cristo Obrero, de la cual fue su primer párroco. También fundó la escuela homónima, un centro de salud y un coro. 

 

Es por ello que los vecinos de Villa del Parque viven hoy una jornada muy especial, los más antiguos con la añoranza de aquel hombre del que aprendieron compartiendo inolvidables momentos, ladrillo sobre ladrillo, y los jóvenes, con la enseñanza impresa en carteles y paredes del barrio, donde su rostro les sonríe cada día, y en la transmisión oral recibida.

 

Esta tarde, a las 18.30 estaba prevista la realización de una misa en la Parroquia Cristo Obrero, ubicada en la esquina de las calles Catena y Justicia, donde el 4 de mayo de 1968 había un rancho de adobe y techo de cartón, que fue la primera vivienda ocupada por el cura cuando aquel día arribó al barrio. Un año después construyó allí la iglesia y fue su primer párroco. De la misa participaban sacerdotes que fueron párrocos en el barrio y amigos del Padre Osvaldo Catena, entre otros.

 

Cura, músico, hacedor

 

“Hoy recordamos a alguien que tiene la fuerza de fundador de esta comunidad, quien se acercó cuando todo era muy difícil porque era un rancherío sin calles ni servicios públicos, y tuvo el gran gesto de venir a vivir y levantar las viviendas junto a los vecinos”, reflexionó esta mañana el padre Matías Camussi, que heredó el legado de ser el párroco de la Cristo Obrero, y atendió a El Litoral amablemente, tras brindar asistencia espiritual a una familia que vive frente a la parroquia.

 

El padre Matías Camussi nació tres años después de la muerte del padre Catena. Con sus 33 años, es cura desde hace 6 años y desde hace 3, es el heredero de la obra de Catena, como párroco de la Cristo obrero.Foto: Guillermo Di Salvatore

 

“La gente venía a su rancho a reunirse y a cantar, porque fue un gran músico, y a compartir la fe”, destacó el joven cura de 33 años oriundo de barrio Sargento Cabral, que lleva 6 años como sacerdote, llegó a Villa del Parque hace sólo 3 años y quedó maravillado con la obra de Catena. “También venían a hacerse atender su salud, porque el padre empezó con todo ello aquí, y luego se hizo el dispensario”, continuó.

 

 

Cabe recordar que Catena dirigió el Instituto Superior de Música de la UNL y compuso junto al maestro Ariel Ramírez la Misa Criolla. Además fue el creador de importantes obras litúrgicas de la Iglesia.

 

“En el Seminario escuché hablar de la obra del padre Catena, pero donde más aprendí de él fue durante los últimos 3 años acá, en el barrio, junto a la gente que lo conoció”, confiesa el sacerdote. “Fue un hombre muy fraterno y solidario que vivía la pobreza, cuando le regalaban un par de zapatos los regalaba”, dijo sobre aquel cura nacido en el pequeño poblado santafesino Mariano Saavedra, ubicado en el Departamento Las Colonias, el 13 de abril de 1920, y que egresó del Seminario de Guadalupe en 1943.

 

Aún espera de obras

 

Por último, el padre Camussi destacó “el sentido político” de Catena, al mencionar que “tendía puentes para que la gente tenga su calle, su terreno, las escrituras, todo de un modo equitativo y solidario, priorizando a niños y discapacitados”. Pese a su gran obra, hoy Villa del Parque sigue esperando obras fundamentales, como el asfalto o el entubado de las zanjas a cielo abierto. “Hace poco se hicieron las cloacas y no sé por qué ahora se inundan calles que antes no se inundaban. También hay familias que todavía necesitan una vivienda y otras que esperan la escritura, aun el barrio tiene muchas necesidades”, dijo el sacerdote.

 

A fines de la década del ‘60, Catena encabezó una manifestación cuestionando un loteo de su barrio en defensa de los vecinos y sufrió persecución. En 1971 fue detenido junto a otros 46 religiosos durante 3 días, encerrados en un camión jaula. Tras el Golpe de Estado del 1976, fue trasladado a Benito Juárez, en Buenos Aires, donde fue párroco hasta su muerte, el 29 de noviembre de 1986. Durante esos años siguió alentando la renovación litúrgica que se seguía produciendo como efecto del Concilio Vaticano II. Fundó, para tal fin, el Grupo Pueblo de Dios, con el que editó y grabó numerosas piezas musicales para la liturgia cristiana. Pero su huella profunda la dejó en Santa Fe, más precisamente en Villa del Parque, donde “sigue vivo”.

 

Las paredes de Villa del Parque recuerdan al Padre Catena.Foto: Guillermo Di Salvatore

 

El recuerdo de la escuela fundada por Catena

 

 

Cerca de 700 niños y jóvenes de Villa del Parque gozan hoy de una obra fundamental erigida por el Padre Osvaldo Catena. Se trata de la escuela Cristo Obrero, en todos sus niveles. Allí concurren a diario unos 160 niños al jardín de infantes, 320 alumnos al nivel primario y unos 200 jóvenes, a la secundaria (nocturna).

 

Esta mañana, la directora de la escuela primaria Cristo Obrero, Estela Gómez, mencionó: “Vivimos con mucha responsabilidad y alegría haberlo tenido en el barrio”, y agregó luego: “La comunidad le debe mucho su progreso, porque fue el mentor de todos los servicios y la conformación de las instituciones, como esta escuela y el centro de salud. Nacimos al calor de su esfuerzo y sus ganas”.

 

—¿Cómo les transmiten a los alumnos la obra del Padre Catena?

 

—El Padre es la imagen del Evangelio viviente, lo tenemos como ejemplo por sus obras y por su opción de vida. Él optó vivir entre nosotros, los más necesitados y dio fortaleza, para dignificarnos como personas. A 30 años de su partida nos sigue empujando como comunidad.

 

Villa del Parque.Foto: Guillermo Di Salvatore

 

Para recordar a Catena

 

Las acciones conmemorativas comenzaron le viernes pasado, con la actividad denominada “Memoria en Comunidad”, donde en el patio de la Escuela Cristo Obrero se celebró una paraliturgia y se descubrió un logo representativo de los 30 años. Además, actuaron los coros de la institución educativa y de la Universidad Nacional del Litoral. Ayer por la tarde se llevó adelante el “Día de la Música y la Esperanza”, con una caminata con batucada por el barrio y se visitaron las casas de artistas locales, para finalizar con espectáculo musical frente a la escuela Cristo Obrero. Finalmente, hoy, a las 18.30 se celebrará una misa en la Parroquia Cristo Obrero.

 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Área Metropolitana
    Lo más visto en
Ahora En Portada