http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 11.01.2017 | Última actualización | 7:06
7:00

Enojo y desazón de la familia

Liberaron al adolescente sospechado de ser el asesino de Brian Aguinaco

"El sobreseimiento lo impone la ley, al juez no le quedaba otra opción", dijo el abogado de la familia de la víctima. El menor sospechoso viajaba a Perú a la casa de un abuelo. 

Foto: Télam


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Enojo y desazón de la familia Liberaron al adolescente sospechado de ser el asesino de Brian Aguinaco "El sobreseimiento lo impone la ley, al juez no le quedaba otra opción", dijo el abogado de la familia de la víctima. El menor sospechoso viajaba a Perú a la casa de un abuelo.  "El sobreseimiento lo impone la ley, al juez no le quedaba otra opción", dijo el abogado de la familia de la víctima. El menor sospechoso viajaba a Perú a la casa de un abuelo. 

El Litoral

Télam

 

El adolescente de 15 años que estaba alojado en un instituto de menores por el crimen de Brian Aguinaco, cometido a fines de diciembre en el barrio porteño de Flores, fue liberado hoy por orden de la Justicia y enviado a Perú, donde quedará bajo la tutela de sus abuelos que residen allí, informaron fuentes policiales y con acceso al expediente.


En tanto, familiares, amigos y vecinos de Brian (14) realizaron esta noche una nueva marcha por las calles de dicho barrio de la Capital Federal para reclamar justicia y pedir por la modificación de la ley que fija la edad de imputabilidad en los 16 años.


El sospechoso, que es justamente inimputable, fue trasladado alrededor de las 16 por personal de la Policía de la Ciudad desde el Instituto General San Martín, en Parque Chacabuco, hasta el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, donde cerca de las 21 abordó un avión a Perú.


Según las fuentes, la medida fue dispuesta por el juez de Menores 7 porteño, Enrique Velázquez, quien esta mañana mantuvo una audiencia con las partes del proceso.


El abogado de la familia Aguinaco, Guillermo Endi, explicó a la prensa que el magistrado les dijo que “después de tomarle declaración tenía diez días para resolver el sobreseimiento” del sospechoso ya que es una persona “no punible”.

 

 


“El sobreseimiento lo impone la ley. Al juez no le quedaba otra opción”, sostuvo el letrado y planteó que la tutela legal no podía quedar a cargo de los padres del sospechoso ya que el papá tiene antecedentes penales y fue expulsado de Chile, y la mamá está en Argentina con arresto domiciliario.


“Quedaron solamente los abuelos que viven en Perú, por lo que evidentemente tomaron la decisión de darles la tutela a ellos y, de alguna manera, sacarlo de Argentina ya que este tipo de menores es probable que vuelva a delinquir”, señaló Endi.


Para el letrado, “al menor le faltaban dos meses para cumplir dieciséis años y tranquilamente (el juez) lo podía haber dejado en un instituto de menores”.

 

 


“Teníamos una esperanza pero sabíamos que podía pasar”, dijo Eliana Passada, la madre de Brian, al comenzar la marcha que partió 20.30 desde la plaza donde la víctima jugaba a la pelota, en Santander y Ortíz hasta avenida Rivadavia y Carabobo, en Flores.


“Él (por el juez) hizo todo lo que pudo pero así es la Ley, lamentablemente”, se quejó la mujer, vestida con una remera blanca con la imagen de su hijo y el lema “Todos somos Brian”.


“¿Dónde están los derechos humanos de mi hijo? ¿Hay para la delincuencia solamente?”, se indignó Passada, quien consideró que de esta manera el asesinato queda “impune”.


“Acá los chicos de dieciséis (años) para abajo pueden matar y hacer lo que quieran”, criticó Fernando Aguinaco, padre del adolescente asesinado, también ubicado al frente de la marcha.


Ayer, Fernando y el abogado Endi se habían presentado en los tribunales de la calle Talchuano para pedirle al juez Valázquez que no levante la medida de seguridad sobre el sospechoso inimputable, resolución que fue apelada por los representantes legales del chico ante la Cámara.


Brian (14) fue baleado en la cara cerca de las 15 del sábado 24 de diciembre, en la esquina de Rivera Indarte y Asamblea, en el Bajo Flores, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14, cuando dos mujeres que iban a pie fueron sorprendidas por dos ladrones en moto, uno de los cuales se bajó armado y las amenazó para que le entreguen sus carteras.


En medio del forcejeo, apareció el auto manejado por Enrique Aguinaco, quien estaba acompañado por su nieto Brian.


De acuerdo a lo que pudo reconstruir la Policía, el hombre encerró con su Renault 19 a los “motochorros” en al menos dos oportunidades con intenciones de evitar que pudieran concretar el arrebato de la cartera.
Sin embargo, los testigos y las dos víctimas del robo dijeron que vieron doblar el auto y los delincuentes dispararon contra el vehículo porque pensaron que los estaban persiguiendo y huyeron al interior de la villa 1-11-14.


Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su propio abuelo hasta el Hospital Piñero, desde donde fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde agonizó durante dos días hasta que murió el martes 27.


La muerte de Brian generó marchas y protestas de los vecinos de Flores en la comisaría 38, donde ese mismo martes por la noche hubo una serie de incidentes y destrozos en la seccional.


A raíz del caso, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, dispuso la remoción de toda la cúpula de la comisaría y se comprometió a reforzar la seguridad en el barrio.


Por el crimen, el jueves 29 diciembre Interpol apresó en Chile al adolescente de 15 años, quien había sido recibido allí por su padre; y el viernes 30, mientras este chico llegaba custodiado a la Argentina, la Policía detuvo en la villa 1-11-14 al segundo sospechoso que tiene la causa, Luis Goméz (26), alias “Yun”, quien continúa preso.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Nacionales
    Lo más visto en
Ahora En Portada