http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 05.02.2017 | Última actualización | 19:12
19:11

Mirada desde el sur

Fotografías que hablan

Mediatización de la política. La gente recuerda fotos y declaraciones mediáticas. Los votos se consiguen con fotos de fastos y oropeles, de boatos y espectáculos. 

Foto: Agencia DyN


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Mirada desde el sur Fotografías que hablan Mediatización de la política. La gente recuerda fotos y declaraciones mediáticas. Los votos se consiguen con fotos de fastos y oropeles, de boatos y espectáculos.  Mediatización de la política. La gente recuerda fotos y declaraciones mediáticas. Los votos se consiguen con fotos de fastos y oropeles, de boatos y espectáculos. 

Raúl Emilio Acosta

 

La foto de la última reunión en Olivos de PRO Cambiemos y los radicales habla claramente. La foto de los políticos argentinos que acompañaron a Federico Pinedo a Londres también. En ambos casos la provincia de Santa Fe, básicamente la ciudad capital y Rosario, deben revisar sus alforjas y ver, al momento de los armados partidarios, si cargan supercherías o, como decía el viejo y clarísimo político argentino: “efectividades conducentes”.

 

En la foto de Olivos resaltan, para lo territorial, dos personas. José Corral y Lilita Puig de Stubrin. ¿Cómo dejar fuera de las decisiones de armado de listas, representaciones y posicionamiento a estas dos personas? ¿Cómo quitarlas de un orden de importancia? Es cierto que el radicalismo es misógino y podría nominar a cualquier mujer que se le ocurriese a un jefe y no a quienes tienen pergaminos partidarios, pero Lilita Puig en el norte y Daniela León en el sur tienen una trayectoria que supera esa acendrada misoginia radical. Quitarlas de un listado radical es aceptar que aparecerá alguien desde fuera o peor, alguien que sólo por amor carnal, conveniencia económica o intereses subalternos está en las listas, como sucedía, sucede y, ¡ay!... sucederá. Creemos que no, pero desconfiamos. Excusas buscarán, para resolver en las sombras. Ojalá no las encuentren. Como sea, la foto es explícita y puso ausencias en primer plano.

 

Norte-sur

La integración norte-sur complica. Luciano Laspina es el hombre de Macri en Santa Fe y es del sur. Si la UCR integra oficialmente el PRO Cambiemos es número puesto en las listas de octubre. Poco espacio para pavos reales, egos alzados y caprichosos. Recordemos que los hay. Muchos. También que si decide Macri no decide Rosario. Tampoco Santa Fe. Subordinación y valor para salvar a Mauricio.

 

Muchos quieren dividir lo que cuesta tener unido. Una interna partidaria es decisión de las cúpulas (partidarias) y éstas, que se sepa, no estarían de acuerdo en que suceda. No hay quien tenga ganado un lugar por encuestas y lucimiento. El que divide 50 de bueno y 50 de te odio no sirve a la suma.

 

El PRO Cambiemos no desea internas en estos pagos. No en Santa Fe, donde la fractura con el socialismo pone, al radicalismo, en dos veredas incompatibles para una sola elección. Octubre será duro para quienes quieran, desde noviembre de 2017, vivir del cheque provincial y gritar viva Mauricio.

 

Esa foto también aflige a Mario Barletta. Qué hacer con sus pergaminos. ¿Se retira en octubre? ¿Cambia su diputación por una chapita que le asegure la tarjeta de débito y los gastos fijos? Nada es sencillo, pero en la foto está Corral y está la “lilita ligth” del PRO Cambiemos. No está Barletta. Agregado “danger”: la “lilita dark” dijo Luciano Laspina como único nombre santafesino útil y necesario.

 

Mediatización de la política

La foto de Alejandrito Grandinetti con Federico Pinedo, en Londres, define el criterio que adoptó Sergio Massa en la provincia de Santa Fe. Candidatos mediáticos, sin asentamiento territorial. Es otro modo de construir en el que, sin fotos, no hay posibilidad de pedir votos.

 

Mediatización de la política. El concepto es éste: la gente recuerda fotos y declaraciones mediáticas. Los votos se consiguen con fotos de fastos y oropeles, de boatos y espectáculos. Suelen enojarse cuando se les recuerda, a los candidatos mediáticos, que sus votos se suman o se restan en fotos y frases oportunas al protocolo y las “RR.PP.”. La razón del enojo es que esa tercerización demuestra lejanía y escaso compromiso con la gente y dependencia de la imagen para estar vivo, políticamente hablando. La gente no jode. No sale en la foto. Está lejos. Todos los mediáticos son una foto que se actualiza. Se enojan consigo. Duele ser de utilería. Lástima. El diván y la chequera consuelan.

 

El sur no tiene, en sustancia, nombres que lideren en UCR y FR. El peronismo reconoce otra circunstancia. Agustín Rossi es una foto repetida, un kirchnerista irredento que dividirá el peronismo pero convengamos, a Perotti no se lo puede contar para que lidere y traccione. No es del sur, obvio. Igual, construye con fotos. El peronismo sureño está a merced de lo que decida Rossi. Ni bien ni mal. Sucede. A diferencia de las premuras del PRO Cambiemos, del radicalismo, de la agonía socialista (la Fein no suma sino que le resta a la gobernación Lifschitz) el peronismo santafesino está cómodo cuando mira octubre. No necesita ganar nada, porque nada tiene.

 

El socialismo necesita una foto. Lifschitz, Bonfatti, Ciciliani, Galassi y los demás mirando para adelante. No la consiguieron en la luna coscoína dedicada a Santa Fe. Sorry brothers. Otra vez será. Búsquenla. Es “LA” foto salvadora.

 

Parece fácil conseguir una foto. Es tan difícil. Una foto, se sabe, vale más en un pueblo mediático que en una república. Eso somos.

 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Opinión
Lo más visto
Ahora En Portada