http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 28.02.2017
19:57

Revolución rusa

A un siglo de un acontecimiento que cambió el mundo

Ante la escasez de alimentos estallaron disturbios encabezados por obreros y campesinos en Petrogado (San Petersburgo). Foto: Archivo El Litoral


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Revolución rusa A un siglo de un acontecimiento que cambió el mundo

Alberto Galeano

Télam


Cien años después de conmover al mundo, la Revolución Rusa aparece hoy desteñida en el tiempo, producto de los cambios democráticos que han aparecido en el planeta, donde el comunismo sigue vivo como bandera social.


La Revolución de Febrero se alimentó de muchas causas, entre ellas las sucesivas derrotas del ejército ruso frente al moderno ejército alemán en la Primera Guerra Mundial. Contribuyó, además, al derrocamiento del zar Nicolás II, cuyo ineficiencia para controlar la corrupción de esa época era alarmante, luego de haber disuelto el Parlamento (la Duma) en la revolución de 1905. Ante la escasez de alimentos, el 23 de febrero de 1917 (según el calendario juliano), 8 de marzo (según el gregoriano), estallaron disturbios encabezados por obreros y campesinos en Petrogado (San Petersburgo). Los enfrentamientos provocaron que el zar abdicara a la corona, el 2 de marzo de 1917, luego de que el ejército ruso se plegara a las protestas.


Tras la caída de Nicolás II, se designó a un gobierno provisional encabezado por Gueorgui Lvov, quien intentó prolongar la participación rusa en la Primera Guerra Mundial. Pero el soviet (formado por obreros, soldado y campesinos) de Petrogrado se opuso firmemente. Los soviets eran liderados por el Partido Socialista Revolucionario, a los que apoyaban los mencheviques y los bolcheviques de Vladimir Ilich Ulianov (Lenin). Sin embargo, en los primeros meses de 1917, los bolcheviques eran una organización minoritaria en Rusia, ya que la mayoría de sus líderes, incluyendo a Lenin, estaban en el exilio en Suiza.


En julio de ese año, el gobierno provisional empezó a ser liderado por Aleksandr Kerenski, un influyente abogado revolucionario que no logró impedir que Rusia caiga en el caos. Para septiembre, los bolcheviques y sus aliados, los socialistas revolucionarios de izquierda, empezaron a dominar los soviets de Petrogrado y Moscú. El programa de los seguidores de Lenin, denominado “paz, tierra y pan”, fue ganando apoyo entre los hambrientos trabajadores urbanos y los soldados, quienes habían desertado del ejército ruso en gran número.


Octubre


Entre el 24 y el 25 de octubre (noviembre 6-7 gregoriano), los bolcheviques y los Socialistas Revolucionarios de izquierda realizan un golpe de Estado, sin mayores derramamientos de sangre. Con gran fervor patriótico, miles de trabajadores ocuparon edificios públicos, estaciones de telégrafos y otros sitios de las principales ciudades rusas. Kerensky intentó organizar la resistencia, pero fracasó en su intento y tuvo que huir del país. Cuando triunfó la Revolución de Octubre, que llevó al poder a los bolcheviques, el zar fue ejecutado junto a la Zarina Alejandra y a sus cinco hijos, el 17 de julio de 1918.


Para Alejando Asimonoff, profesor de Historia Contemporánea y doctor en Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de la Plata (UNLP), hay diversos momentos en la Revolución Rusa. “El primer momento fue heroico, como escribió John Reed en su libro ‘Diez días que conmovieron al mundo’, pero a media que la revolución fue institucionalizándose fue tomando un sentido que acentuó un nuevo registro político; después, durante la Guerra Fría, esa falta de democratización se agudizó”, dijo Asimonoff a Télam.


Inspirados en las ideas del economista alemán Karl Marx, los bolcheviques creían que la clase obrera podía conquistar en algún momento el poder económico y dominar al resto de las clases sociales, mediante un sistema basado en la igualdad de oportunidades. “La revolución fue hija de la guerra del siglo XX; de manera particular, la Revolución Rusa de 1917, que dio origen a la Unión Soviética”, señala el historiador británico Eric Hobsbawn, en su monumental libro Historia del Siglo XX. Para este influyente analista, “parecía que sólo hacía falta una señal para que los pueblos se levantaran a sustituir el capitalismo por el socialismo”.


Así, con avances y retrocesos, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) sobrevivió más de 74 años, hasta que colapsó finalmente el 25 de diciembre de 1991, luego de una serie de reformas puestas en marchas por Mijail Gorbachov. En su caída, fue también determinante el desequilibro tecnológico que se generó entre la URSS y Occidente, liderado por Estados Unidos con su programa de Guerra de las Galaxias que impulsaba el gobierno de Ronald Reagan, según algunos historiadores.


Cuando se cumplieron 25 años de la desaparición de la URSS, el centro independiente ruso Levada realizó una encuesta en la que el 60% de los rusos dijo que le gustaría volver a vivir bajo los parámetros de aquella época. Con distintos matices como China, donde existe la fórmula de un país, dos sistemas, el sistema comunista sobrevive en algunos países del mundo, incluido Cuba, Vietnam y Corea del Norte. Pero, ¿es ése el verdadero comunismo que soñaron Lenin y Trotsky, por citar sólo a los principales líderes rusos? “Para mí, la lección más importante que dejó la Revolución Rusa es que generó la esperanza de un mundo distinto. El problema es que ese mundo no era como uno lo había soñado: terminó instalándose una burocracia totalitaria. Eso alejó la esperanza”, dijo el profesor Asimonoff.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Opinión
Lo más visto
Ahora En Portada