http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 05.03.2017 | Última actualización | 19:13
19:09

La política en foco (por José E. Bordón)

Lechería: Todo sigue igual (o tal vez peor)


La política en foco (por José E. Bordón) Lechería: Todo sigue igual (o tal vez peor)

Por José E. Bordón
jbordon@ellitoral.com

 

La economía santafesina “finalizó el año 2016 con una baja interanual de -1,5%. Asimismo, una mirada al interior del período indica que el segundo trimestre fue el peor de los últimos 8 años en términos absolutos.


En total, la caída del primer semestre fue del 2,8% y aunque no pudo revertirse totalmente, se observa el inicio de una recuperación durante la segunda mitad del año”. Así, lo señaló el informe elaborado por el Observatorio de la Federación de Industriales de Santa Fe (Fisfe).


El trabajo mostró que el sector lechero fue uno de los más golpeados, con una caída del 20% en el procesamiento de leche.


Vale recordar que el año 2017 comenzó con otro fenómeno climático adverso para el sector, donde se volvieron a repetir los excesos de lluvias prácticamente en las mismas zonas que fueron afectadas en el 2º trimestre de 2016. Se estima que la producción de enero de 2017 fue un 10,5% y un 13,0% inferior, en comparación con la de diciembre de 2016 y enero de 2016 respectivamente. Y aún con la mejora climática, en el oeste provincial se siguen denunciando campos anegados o con falta de piso para trabajar tierras y tambos, con una red caminera que se deterioró de tal manera que aún hoy deja sus huellas lacerantes para el productor.


El caso de la lechería no sólo preocupa a la Región Centro. En todo el país, la producción láctea tuvo en 2016 la peor caída en 46 años. El descenso en comparación con 2015 fue del 14,17%, lo que representó la mayor baja desde 1970, como consecuencia de la merma de consumo en el mercado interno y la retracción en la demanda externa. La producción primaria de leche alcanzó el año pasado los 9.711 millones de litros, destacó un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav). Otro análisis, del Observatorio de la Cadena Láctea (Ocla), dio cuenta de que en 2016 se cerraron 460 tambos, duplicando la tasa promedio de cierre de los últimos años, mientras que la producción de materia prima retrocedió entre el 10% y 11% respecto de 2015. Uno de los factores que acrecentaron el cierre de los emprendimientos agroindustriales fue la fuerte caída en la facturación por precio y volumen de fines de 2015 y principio de 2016, la cual se posicionó en unos $ 600.000 pesos para el tambo medio en 180 días que, según el Ocla, “ha generado una compleja situación financiera para muchos productores que incrementaron notablemente su endeudamiento y a tasas más altas”.


El informe al que tuvo acceso este diario, señaló que el relevamiento de la Undav destacó que el consumo anual de leche por habitante se ubicó en 23,12 litros, con una baja de 25,3% respecto de 2015, la más pronunciada desde 2001. Dentro de la menor demanda interna, la leche en polvo fue la que registró la caída más fuerte, con 43,8% interanual; seguida por la manteca, con 13,1%; el yogur, con 9,8%; y la leche líquida, con 9,3%.


En cuanto a la balanza comercial del sector, el análisis de la Undav remarcó que las exportaciones lácteas totales pasaron de 428 a 378 millones de litros, con la consecuente baja de 13,23%; en tanto que en divisas cayó 50,72%, de U$S 1.352 millones en 2015 a U$S 897 millones en 2016.


La consecuencia de este panorama parece ser inevitable. La semana pasada, el presidente de la Mesa Provincial de Lechería de Santa Fe, Marcelo Aimaro, advirtió que “si seguimos a este ritmo vamos derecho a tener que importar leche. Hoy no se exporta nada porque no hay leche, y si seguimos con este ritmo vamos a terminar importando leche. No hay materias primas para fabricar queso y manteca”, alertó el dirigente.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Otras Noticias de Opinión
    Lo más visto en
Ahora En Portada