http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 20.03.2017
20:41

Mirada desde el sur (por Raúl Acosta)

La paritaria peronista

Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Mirada desde el sur (por Raúl Acosta) La paritaria peronista

Raúl Emilio Acosta


El peronismo en la provincia de Santa Fe debería llamar a paritarias, acatar la aconsejable conciliación obligatoria, finalmente respetar las decisiones. Nada de esto sucederá, pero qué lindo si fuese posible.


Advertencia. Vamos a usar en exceso la palabra territorio. No hay otra forma de entender este fenómeno provincial. El radicalismo, como el peronismo, tienen “extensión”, están extendidos en el territorio. El socialismo, los escasos “lilitos” y los poquísimos PRO Cambiemos originales aún remiten a los partidos de masa. Santa Fe fue, electoralmente, un “30 más 30 más 30” en el 2015. En este caso miramos los intestinos peronistas... en el territorio.


Algo ha sucedido al interior del frente que gobierna la provincia, eso que ha sucedido se llama Mauricio.


Éste es el mejor momento del peronismo, después que Obeid lo dejara a la intemperie y los K lo sodomizasen. Hoy, se advierte, hacia el interior profundo del territorio, un aliento peronista con enfrentamientos que una paritaria resolvería.


Los votos del Midachi fueron, en mucha proporción, votos peronistas que se fueron descontentos con los K y sus seguidores. El PRO Cambiemos no tiene delegados claros, con arrastre propio, y aceptarán la lista que “el Mauri” decida, tal vez con la misma irritante soberbia de los “camporitos”.


Alejandro Grandinetti es un diputado nacional peronista sin raíces territoriales. Depende de sus jefes: Sergio Massa y Graciela Camaño. No tiene capacidad de jefe absoluto. La simpatía es utilísima y puede ser valiosa. Región Rosario. Crecer, entender, comprender. Si cumple con esos verbos es útil.


Entre el peronismo mediático y el interior de una provincia, hay diferencias que no soluciona un programa de tele. O dos. Una duda: ¿podrá un peronismo mediático resolver cuestiones territoriales? Otra duda. Excepto Giuliano, que insiste, pocos quieren asumir la jefatura rosarigasina del peronismo. ¿Alguien se hará cargo antes de que lleguen los okupas?


En esta elección, las concejalías aportan una mirada territorial que no puede desdeñarse. La boleta única santafesina es un juego difícil de entender si no se posee espaldas en el barrio, el pueblo, la ciudad, el departamento.


Omar Perotti es un frío actor de su carrera política. Eso no es pecado. Es índole. Es el senador nacional por Santa Fe quien podría resolver el 2017. Tiene mando hasta el 2021 y quiere ser gobernador en el 2019 sin pisar el barro de las internas. Ese cálculo lo hace callar sobre el vendaval partidario y no ser parte de la reconstrucción, porque está claro que al peronismo hay que reconstruirlo. En su pecho, Perotti piensa que lo votarán sin estructuras, se considera un candidato in pectoris. Lleven bufandas.

 

Agustín Rossi, si la jefa que lo maltrató y lo tiró al olvido después de usarlo le da la bendición, tiene votos. Su jefa no ha bajado del 22 - 25% en la provincia. Rosario es muy proclive al kirchnerismo y él, si ella lo bendice, retendría un alto porcentaje de esos votos. Fuera del kirchnerismo su vuelo es menor. Ahí está el asunto ¿Salvará a su tropa K en Rosario? Rossi divide aguas.


El peronismo tiene, hoy, en el sur, a Luis Rubeo y Alejandra Vucasovich en veredas diferentes, pero provenientes del ancho río peronista. Construyeron y construyen en/con el trato territorial. Están en eso.


Marcos Cleri, sin la simpatía mediática de Grandinetti, depende de esa crianza virulenta del camporismo tardío. Poco kilometraje en el territorio. Solo no participa ni pertenece. También depende de CFK.


Hay, en el territorio, un grupo de poder real. Los senadores departamentales. Tienen información pormenorizada de sus pueblos y trato permanente. Cada uno de ellos depende de los votos (en su territorio). En el 2017, no juegan su cargo y, tal vez por eso, puedan apostar a una creación colectiva. A una paritaria. A un ejercicio de conciliación, no de rejunte. Si 11 sobre 19 no es un número poderoso, será necesario revisar las sumas y restas políticas y/o matemáticas. Perotti debería llamarlos. Con Rossi no juegan. Si no juegan no hay pelota.


Menú para marzo/abril después de Semana Santa. Qué nombres y de qué sector que sume y no que reste o divida. Perotti debería cabalgar para todos. “La contradicción de Agustín Rossi” es título para una buena tesis.


El padrón femenino debe ser revalorado, jerarquizado, considerado en paridad de pensamiento. Mujeres peronistas protagonistas. Deuda desde 1952.


Los senadores departamentales deberían ponerse los pantalones largos. Ciudades como Rosario y Santa Fe están muy descuidadas.


Hay un solo condicionamiento: el peronismo necesita alguien que hable de unión, no que pelee. Una paritaria de love and peace. Eso piden los focus group. Nadie le hace caso.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Otras Noticias de Opinión
    Lo más visto en
Ahora En Portada