http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 16.07.2017
18:32

Economía con perspectiva de género

Desigualdad: números que revelan, políticas que faltan

En el trabajo informal, en la brecha salarial y el mínimo acceso de mujeres a cargos jerarquizados se expresan las asimetrías de género. Puertas adentro de los hogares, en la academia y sobre todo en programas oficiales se pueden producir los cambios para que en nuestro país la equidad sea un hecho.

Violeta Guitart y Magalí Brosio, de Economía Feminista, en diálogo con El Litoral antes de exponer en el espacio Demos. Foto: Guillermo Di Salvatore


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Economía con perspectiva de género Desigualdad: números que revelan, políticas que faltan En el trabajo informal, en la brecha salarial y el mínimo acceso de mujeres a cargos jerarquizados se expresan las asimetrías de género. Puertas adentro de los hogares, en la academia y sobre todo en programas oficiales se pueden producir los cambios para que en nuestro país la equidad sea un hecho. En el trabajo informal, en la brecha salarial y el mínimo acceso de mujeres a cargos jerarquizados se expresan las asimetrías de género. Puertas adentro de los hogares, en la academia y sobre todo en programas oficiales se pueden producir los cambios para que en nuestro país la equidad sea un hecho.

Nancy Balza

nbalza@ellitoral.com

 

La feminización de la pobreza, la brecha salarial entre hombres y mujeres que el Indec promedió en un 27 %, la cuantiosa presencia de éstas en el trabajo doméstico y el cuidado no remunerado de personas, y la mínima proporción que accede a cargos privados y públicos jerarquizados ya son, a estas alturas, datos objetivos, ponderados y conocidos gracias a su amplia difusión. El desafío pasa ahora por modificar conductas y, sobre todo, políticas de Estado para limar tan evidentes asimetrías y lograr que la igualdad de oportunidades sea una realidad más que una expresión de deseo.

 

En el diagnóstico, pero también en las propuestas estuvo centrada la conferencia organizada por la Subsecretaría de Políticas de Género de la provincia que trajo a Santa Fe a Magalí Brosio y Violeta Guitart, integrantes, junto con Mercedes D'Alessandro, de Economía Femini(s)ta, un sitio web que comenzó como un blog y ya se transformó prácticamente en un medio de comunicación más, que circula a través de las redes sociales y publicaciones, y echa luz sobre los temas económicos pero abordados desde otro lugar.

 

“¿Por qué una economía con perspectiva de género?” fue el título de la actividad que se concretó en nuestra ciudad, en el marco del plan de Igualdad de Oportunidades y Derechos y del Programa Par. Es también la pregunta que inició este diálogo con El Litoral.

Brosio: —Dentro de las corrientes dominantes de la economía se parte de la idea de que somos todos y todas iguales; hay un sujeto único que no tiene género, no tiene clase ni raza, y la economía es neutral. La verdad es que después de un análisis nos damos cuenta de que esto no es así y hay un trabajo por hacer en estos temas porque cuando se aplican políticas desiguales se replica la desigualdad. Tratamos de construir una nueva ciencia económica donde el género sea transversal a todas las áreas, a las políticas económicas y a los presupuestos, y a todo lo que se vincula con lo económico que generalmente se trata de plantear como un tema aislado de lo social.

—¿De qué manera se manifiestan esas desigualdades en la economía?

Guitart: —De muchas maneras, en una tasa de actividad que es menor para las mujeres, es decir que hay menos mujeres que tienen o buscan trabajo; en mayores tasas de desempleo y de informalidad, en brechas salariales. Esas diferencias son manifestaciones objetivas y cuantificables.

—Las dos son economistas, una profesión que en el imaginario social aparece asociada a los hombres.

Brosio: —En el imaginario y en todos lados: en el gobierno, en los medios siempre que se habla de economía se piensa en un varón de traje. Incluso la economía desconstracturada o que se supone heterodoxa también se piensa desde lo masculino, y eso hace que se olviden de analizar las cuestiones de género.

—¿Cómo se puede materializar esa transversalidad de los temas de género?

Brosio: —Hoy, la economía con perspectiva de género es un tema que aparece como un anexo, como algo aislado: es la economía y después los temas económicos de la mujer como sub ítems. Dentro de la agenda económica dominante, los temas de género lograron hacerse un espacio con cierta masividad, pero se mantiene esta lógica de dividir por varones y mujeres, mostrar estadísticas distintas y listo. Y no es así; la economía feminista es un proyecto que no está finalizado; se está construyendo y requiere cambiar, desde las bases mismas, cómo se concibe a la ciencia económica. A nivel personal o de activismo, se trata de incluir dentro de la formación de los nuevos y las nuevas economistas la perspectiva de género, no de manera aislada sino dentro de las materias.

EL TRABAJO INVISIBLE

Para ambas, el tema del cuidado es central. “El nodo de la Economía Femini(s)ta es mostrar que detrás de todas las relaciones económicas y de producción, que son las que típicamente entran en la esfera económica estándar, existen un montón de relaciones reproductivas y de trabajo reproductivo que nadie está viendo ni contabiliza. Eso es el ejemplo de una asimetría importantísima que determina nuestra inserción en el resto de nuestra vida”, sostiene Guitart. Y Brosio aporta: “Las mujeres participamos en el trabajo doméstico no remunerado en un 90 %, mientras que los varones lo hacen en un 60 %. Lo hacemos por un doble de horas (6,4 contra 3,4 diarias)”. Esta desproporción se replica en todos los niveles en el mercado: si una mujer trabaja 9 horas, la misma cantidad que un varón, igual va a dedicar más horas al trabajo doméstico. “Incluso una mujer inserta en el mercado dedica más tiempo al trabajo doméstico que un varón no ocupado”.

—¿Cuál es la situación en el Estado y los niveles jerárquicos?

Guitart: —En el Estado nacional hay un 22 % de cargos ocupados por mujeres y con la salida de (Susana) Malcorra de la Cancillería es menor. Es un número bajísimo en un país donde la mayoría somos mujeres.

Brosio: —Muchas veces se confunde la anécdota con el argumento y se nos dice: “Tenemos una vicepresidenta mujer y tuvimos una presidenta mujer, ¿ustedes realmente creen que hay un techo de cristal?”. Y decimos que sí y que haya una persona que logró llegar hasta ese puesto no implica que deje de ser un camino difícil y cuesta arriba para el resto. Los números lo muestran y esto pasa también en el sector privado, en los sindicatos y las organizaciones.

—Todos estos temas se están haciendo visibles, ya son ineludibles en el debate. ¿Cómo se pueden producir los cambios para que la realidad se modifique?

Guitart: —Tiene que haber un cambio en el interior de los hogares y una distribución de las tareas domésticas, pero lo fundamental es un cambio desde el Estado. Planteamos que el eje tiene que ver con el trabajo doméstico no remunerado y las tareas de cuidado.

Brosio: —Esa es la fuente primaria de desigualdad que se replica en todos los ámbitos. Hay un componente social que es ineludible y es el rol tradicional que hemos ejercido. Es difícil salirse de los estándares, pero lo es más cuando el Estado no apoya: no es solamente el Estado, pero tampoco se puede hacer sin él. Un ejemplo es la diferencia entre las licencias por maternidad y paternidad, porque si en un hogar feminista donde los dos se quieren hacer cargo por igual de la crianza, una tiene 90 días y el otro sólo dos, la salida es tener una situación económica que permita tomarse una licencia sin goce de sueldo o renunciar. Entonces, el Estado no apoya ese cambio que se produce en el hogar.

CAMBIOS EN LA ACADEMIA

Violeta Guitart y Magalí Brosio son economistas, recibidas en la UBA. La primera está cursando una maestría en Desarrollo Económico y trabaja en el Estado. La segunda tiene una Maestría en Derecho Laboral en Turín y es docente en Género y Economía, una materia que no existía mientras cursaba, pero sí cuando Guitart hizo la carrera.

Brosio aporta que “no se considera incluir a economistas mujeres dentro de los programas. No recuerdo un paper (escrito por ellas) o si los hay se cuentan con los dedos de una mano. En Economía Laboral, que es el campo en que me especializo, hay una gran cantidad de mujeres y aún así, el 90 % de la literatura (o más) es de autoría de varones”.

  • En el Estado nacional hay un 22 % de cargos ocupados por mujeres y con la salida de (Susana) Malcorra de la Cancillería es menor. Es un número bajísimo en un país donde la mayoría somos mujeres”.

Violeta Guitart

missing image file

+ información

EN LA WEB

economiafeminita.com

  • La asimetría en las licencias es un problema para todas las mujeres. Cuando vamos a una entrevista de trabajo y tenemos entre 25 y 35 años, automáticamente están pensando si vamos a quedar embarazadas. Si tuviéramos la misma licencia, varones y mujeres, ese problema desaparecería”.

Magalí Brosio

EN EL PRINCIPIO, UN BLOG

—¿Qué es Esconomía femini(s)ta?

Guitart: —Hoy es casi un medio. Surgió como una nota que empezaron Magalí y Mercedes (D'Alessandro), discutiendo en redes sociales con economistas que negaban la existencia de estas diferencias. Incluso, hubo planteos acerca de que las mujeres ganábamos menos porque no negociábamos. Ellas decidieron sistematizar el debate en una nota, la subieron al blog y así arrancó todo.

Brosio: —No estábamos formadas en género, ni sabíamos cómo ser economistas feministas, porque desconocíamos cómo vincular las dos cosas. Y nos dimos cuenta de que en la academia había mucha producción sobre este tema, pero que no llegaba a los medios porque quedaba dentro de ese círculo. Nos pusimos a estudiar, porque sabíamos que ganábamos menos que los varones, pero nos faltaba el dato y el por qué. Entonces, pensamos que lo tenía que saber todo el mundo, no sólo los y las economistas. Escribimos esa primera nota, la difundimos y “pegó” muchísimo. Y nos dimos cuenta de que había un nicho, que había gente que quería saber sobre esto y no tenía dónde buscar. Se sumó Violeta y comenzamos a construir esto que empezó como un blog y se volvió un medio, porque trabajamos mucho con las redes sociales y nos vinculamos con la gente que nos escribe.

 

Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Política
Lo más visto
Ahora En Portada