#Temas de HOY: Clima en Santa Fe | Unión | Colón | Superliga Argentina | 
http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 07.08.2017 | Última actualización | 6:22
6:20

Costanera Vieja de Santo Tomé

A la espera de la segunda etapa de la defensa costera

Lo que queda de la antigua muralla de madera, inaugurada a fines de 1977, resiste como puede los embates del río Salado y la consecuente acción del agua sobre la barranca. Esta construcción llegó a cubrir todo el tramo existente entre el club El Julepe y el Balneario Municipal Brigadier López. 

Tablestacado de quebracho. A pesar del deterioro y el inevitable paso del tiempo, todavía se notan los dos niveles de la estructura original de madera, con sus listones transversales y sus postes. Foto: Manuel Fabatía


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Costanera Vieja de Santo Tomé A la espera de la segunda etapa de la defensa costera Lo que queda de la antigua muralla de madera, inaugurada a fines de 1977, resiste como puede los embates del río Salado y la consecuente acción del agua sobre la barranca. Esta construcción llegó a cubrir todo el tramo existente entre el club El Julepe y el Balneario Municipal Brigadier López.    Lo que queda de la antigua muralla de madera, inaugurada a fines de 1977, resiste como puede los embates del río Salado y la consecuente acción del agua sobre la barranca. Esta construcción llegó a cubrir todo el tramo existente entre el club El Julepe y el Balneario Municipal Brigadier López. 

Sergio Ferrer
area@ellitoral.com

 

Lo que se conoce como la parte vieja de la costanera de Santo Tomé está constituida, en gran parte de su extensión, por una muralla de madera de doble piso, de casi cuarenta años de antigüedad, compuesta por listones transversales y postes de quebracho. Instalada en 1977 por medio del sistema de tablestacado, esta construcción empieza en las adyacencias del anfiteatro Martín Miguel de Güemes (a la altura de la plaza de juegos que antecede al club Náutico de Caza y Pesca El Julepe), se extiende en dirección norte hacia el paseo peatonal Brigadier Estanislao López y prosigue, paralelo a este último, hasta el balneario municipal del mismo nombre. 


Diario El Litoral recorrió esta zona y captó imágenes que sirven de referencia para reflejar el estado actual de la barranca. El inexorable paso del tiempo y la acción continua del agua sobre la costa fueron dejando sus huellas y se ha vuelto realmente necesaria la obra de la denominada Segunda Etapa de Protección de la Margen Derecha del Río Salado (también conocida como segunda etapa de la defensa costera). El municipio santotomesino, desde hace muchos años y a través de distintas administraciones, realiza gestiones para conseguir los fondos que implica la realización de un emprendimiento como éste, el que alguna vez fue pensado como cordón defensivo que pueda cubrir, inclusive, hasta el puente de la autopista Santa Fe-Rosario (no necesariamente de un solo “tirón”, sino por sectores, habida cuenta que en medio de esta construcción estaría situado el nuevo puente Santo Tomé-Santa Fe).

 

Medidas precautorias. Al costado del paseo peatonal Brigadier Estanislao López, el municipio mantiene señalado el sector que implica cierto peligro. Se sigue trabajando para reforzar el lugar. Foto: Manuel Fabatía


 

De 2005 a esta parte


Las primeras tareas ligadas a esta obra datan de 2005, con Ángel Piaggio como intendente. Durante su administración, junto a la diagramación del proyecto ejecutivo de la primera parte de la protección costera, la que va desde el estribo oeste del Puente Carretero hasta el anfiteatro, la firma Ecodyma, empresa constructora encargada de la concreción de ese primer tramo, elaboró el anteproyecto de la referida extensión. 


A partir de 2011, una vez inaugurada la nueva costanera (que lleva el nombre de Paseo del Salado), le correspondió al nuevo jefe municipal, Fabián Palo Oliver, continuar con las gestiones, para lograr que el gobierno de la provincia incluyera la continuidad de la obra de defensa en el presupuesto provincial. 


En 2015, la edificación de la segunda etapa formó parte de una serie de compromisos firmados entre Miguel Lifschitz y Daniela Qüesta, por entonces candidatos a los cargos que hoy ocupan. Así le dieron marco al llamado Acuerdo Capital, convenio del cual fue impulsor y garante el propio Palo Oliver, y que aquellos ratificaron una vez que estuvieron en funciones. 


En cuanto a las últimas novedades, puede señalarse que la Universidad Tecnológica Nacional está llevando a cabo un relevamiento de campo para actualizar el proyecto, en lo que respecta a costos, valores de insumos, detalles de obra y mediciones. Una vez concluido dicho estudio, se lo remitirán al ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Provincia, para que este elabore el pliego de licitación. Por su parte, Palo Oliver, ahora en su carácter de diputado provincial, logró que se incorpore al presupuesto provincial. 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Área Metropolitana
Lo más visto
Ahora En Portada