http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 08.09.2017 | Última actualización | 6:24
6:21

Propuesta ingresada al Concejo

Solicitan que se evalúe el ensanche de calles neurálgicas

Un edil propone revisar una ordenanza de 1975 que quedó anacrónica, y que regula el esquema vial en el ejido urbano. Algunas de las arterias que quedaron con situaciones dispares sobre sus anchos y la posibilidad de edificar son Marcial Candioti y 9 de Julio, entre otras.

Una de las calles donde más hay situaciones dispares es, para Carlos Suárez, 9 de Julio. Foto: Archivo El Litoral / Mauricio Garín


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Propuesta ingresada al Concejo Solicitan que se evalúe el ensanche de calles neurálgicas Algunas de las arterias que quedaron con situaciones dispares sobre sus anchos y la posibilidad de edificar son Marcial Candioti y 9 de Julio, entre otras. Un edil propone revisar una ordenanza de 1975 que quedó anacrónica, y que regula el esquema vial en el ejido urbano. Algunas de las arterias que quedaron con situaciones dispares sobre sus anchos y la posibilidad de edificar son Marcial Candioti y 9 de Julio, entre otras.

El Litoral
area@ellitoral.com

 

 

Una ordenanza que tiene 42 años de antigüedad quedó olvidada en los anaqueles legislativos. Versa sobre el esquema vial de Santa Fe; es decir, los anchos que deben tener las arterias de la ciudad teniendo en cuenta la línea de edificación permitida por el Municipio. En más de cuatro décadas, el parque automotor se saturó, hubo una explosión demográfica y se construyeron una incontable cantidad de nuevos inmuebles y edificios.


Esa norma es la N° 7023 (junio de 1975) y contó con una sola modificación en 1983. Ahora un concejal la rescató del ostracismo y planteó —mediante un proyecto ya ingresado en el Concejo— conformar una comisión adhoc que se encargue de revisar y actualizar “en caso de así corresponder” el esquema vial previsto en esa ordenanza. 


La normativa estableció en aquel entonces los nuevos anchos para arterias que se consideraban importantes, como Marcial Candioti, Mendoza, 9 de julio, Gral. López y muchas otras. “Estas nuevas dimensiones establecían restricciones administrativas, porque cambiaba el régimen de edificabilidad de las propiedades lindantes a estas calles. Esto, en la actualidad, ha dado lugar a algunos problemas que conocimos desde hace unos años”, dijo a El Litoral el impulsor de la iniciativa, Carlos Suárez (UCR).

 

Situaciones dispares


“En las cuatro calles mencionadas hay situaciones dispares con relación a las propiedades construidas. En algunos casos se ha respetado aquella ordenanza, y en otros casos no (por cuadras o tramos de las arterias). En Marcial Candioti hay algunos desajustes a la ordenanza”, agregó el edil.


Pero el caso más complejo es el de calle 9 de julio. En esa arteria la ordenanza N° 7023 (art. 3) prevé que la calzada debe tener 25 metros (tramo J. J. Paso hasta bulevar Pellegrini) contados desde la línea de edificación municipal este-oeste (se hacen algunas excepciones). Y desde ese bulevar hasta Cándido Pujato, “30 metros desde la línea de edificación este hacia el oeste”.


Según el Reglamento de Zonificación, hay distintas medidas (según las densidades de las zonas urbanas y distritos) de las veredas y sus distancias con la línea de edificación municipal. Las complicaciones fueron surgiendo en la determinación sobre desde dónde se construían las casas lindantes a esas calles aludidas, y desde qué retiro (hacia atrás) respecto de la línea sería lo permitido para edificar. 


“La normativa vigente mandaba así a construir desde más atrás, porque se suponía (en 1975) que se iba a ensanchar la calle. Entonces, hoy tenemos a la calle 9 de julio que parece un ‘peine’: construcciones más nuevas muy al fondo, y otras que todavía no cambiaron su titularidad y quedaron con la legislación anterior (de 1975)”, explicó Suárez.

 

Dos análisis


Hay situaciones urbanísticas y jurídicamente caóticas. “Porque si alguien hizo un edificio hace cinco años quizás se vería afectado (ante un cambio en el ancho de una calle lindante a su propiedad), al igual que quien construirá mañana. Entonces, lo que debe hacerse es revisar, analizar y en los casos que correspondan, corregir y actualizar la ordenanza salvando siempre situaciones jurídicas sin afectar a terceros”, remarcó el edil.


Para Suárez hay dos análisis necesarios: uno es el urbanístico, y el otro jurídico. Respecto de este último punto, “si hay que alterar alguna de estas arterias, habrá que tener una consideración jurídica para ver cómo se resuelve la situación para aquellos propietarios que respetaron la ordenanza en su momento. Habría que hacer una suerte de compensación en diferentes aspectos que habrá que analizar detenidamente”.


De aprobarse la iniciativa en el Concejo, se deberá conformar una comisión dentro del área de Planeamiento municipal y con la participación de expertos de las universidades locales con asiento en la ciudad. Es un trabajo muy arduo y no hay urgencias, pero son cuestiones que tienen que subsanarse”, dijo Suárez.


Por eso, en su proyecto se estipula que la comisión funcionará por un plazo de 180 días, prorrogables por igual período por única vez (es decir, hasta un año). Una vez concluida las tareas, deberán elevar un informe con las conclusiones alcanzadas al Concejo.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Área Metropolitana
Lo más visto
Ahora En Portada