http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 10.09.2017 | Última actualización | 15:35
15:33

Lo que quedó de la lluviosa noche de Sarandí...

Maduran los pibes; falta que lo haga el equipo

De a poco se va viendo cuál es la idea de Domínguez. Tiene muchos volantes como para tener juego y variantes. El gol escasea, pero llega de la mano de los chicos.

El “Monito” Silva fue habilitado el jueves y jugó el viernes. Entró en el segundo tiempo, participó en la jugada del gol y demostró que tiene para pelear un lugar en el equipo. Foto: Ignacio Izaguirre


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Lo que quedó de la lluviosa noche de Sarandí... Maduran los pibes; falta que lo haga el equipo De a poco se va viendo cuál es la idea de Domínguez. Tiene muchos volantes como para tener juego y variantes. El gol escasea, pero llega de la mano de los chicos. De a poco se va viendo cuál es la idea de Domínguez. Tiene muchos volantes como para tener juego y variantes. El gol escasea, pero llega de la mano de los chicos.

Enrique Cruz (h)

 

La publicación que hizo Tomás Chancalay en su cuenta de twitter, con las fotos de El Litoral. En nuestras páginas, contamos su historia y la incidencia que tuvo su abuelo, cuando había que traerlo desde Viale para que entrene dos veces por semana en el club.

 

No fue un triunfo más y así se debe entender. Antes del partido, Clemente Rodríguez hablaba de la necesidad, casi convertida en obligación, de ganar el partido. Si un equipo se plantea un objetivo serio de grandeza, quedarse con los tres puntos ante Arsenal es un objetivo. Pero la realidad y la historia planteaban dificultades. Colón no había arrancado del todo bien la temporada. Los dos partidos oficiales habían marcado la eliminación de la Copa Argentina cayendo ante un discreto Huracán y un punto rescatado agónicamente de local ante Rosario Central, iluminado por el ingreso del pibe Sandoval cuando ya todo parecía perdido. Además, la de Arsenal no es una cancha propicia para Colón. Hacía seis años que no ganaba y esa misma historia marcaba una supremacía del equipo de Sarandí. Conclusión: la “empresa” no era fácil.

 

Se ganó y con otro gol de un pibe. Esta vez le tocó a Tomás Chancalay y por eso se festeja más, se disfruta más. Porque además, Chancalay le dio mucha frescura al equipo y le aportó una gravitación en el juego, además del gol del triunfo, que lo distancia considerablemente de un Diego Vera cada vez más apático, alejado del partido, sin entendimiento con sus compañeros, absorbido por la marca y sin la entrega e intensidad requerida para un jugador que tiene, potencialmente, mucho más para dar. Y que ya lo hizo, cuando apenas llegado a Santa Fe, tuvo que demostrar a qué vino.

 

Domínguez repitió incansablemente el término “hay que mejorar”. Quiere más juego en el medio. Y habría que agregar más marca también, porque a veces el equipo depende demasiado de lo que pueda darle Fritzler, que es un recuperador nato y lo hace bien, pero en soledad.

 

El dibujo no es tan lineal. Arranca con la idea de un 4-4-2, pero va mutando con la figura del enganche. “Cachete” Morales arrancó de atrás, entre Guanca y Fritzler, tratando de conseguir más juego. Pero en el retroceso no tuvo gravitación. Tampoco Guanca es un jugador de mucha marca y el equipo sufre cuando el rival mete gente por el sector derecho. Fue lo que pasó en el primer tiempo, cuando Ceballos tuvo dificultades. Ledesma se volcó hacia la izquierda y trató de armar una sociedad con Chancalay y con Clemente Rodríguez, que de a ratos funcionó.

 

No son tan esquemáticas las funciones de los volantes. Cuando entró Silva, Guanca se tiró como enganche y allí aprovechó su buen remate de media distancia. El plantel tiene muchos mediocampistas y la mayoría de ellos tienen juego. Esa es la idea, manejar el partido a través del control de la pelota. Si se le agrega equilibrio para la recuperación, es un saludable intento. Y gol, obvio. Algo que al equipo le ha faltado y llegó de la mano de los pibes.

 

El viernes con el “Pincha”

 

Estudiantes cayó ayer como local ante Defensa y Justicia, luego de un arranque promisorio cuando dio vuelta el partido inaugural ante Arsenal.

 

Será, el del viernes a las 21.05, el primer encuentro en condición de visitante que tendrá Estudiantes en la actual Superliga, ya que en las dos primeras fechas las jugó en condición de local.

 

En cuanto a los entrenamientos que se vienen, Gustavo Matosas tendrá bastante trabajo para mejorar lo hecho por el equipo en el comienzo del campeonato, especialmente ante el Halcón de Varela. Volver a estar sólido atrás y ser más profundos en ataque serán los dos aspectos que más pondrá el foco el cuerpo técnico.

 

En cuanto a los lesionados, se espera que el colombiano Juan Ferney Otero pueda entrenar a la par de sus compañeros tras sufrir una lumbalgia la semana pasada. Si no surge ningún contratiempo, será parte de la lista de concentrados contra Colón, de la que no pudo formar en el partido contra Defensa, y ocupará un lugar en el banco de los suplentes.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Actualidad Sabalera
Lo más visto
Ahora En Portada