http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 05.10.2017 | Última actualización | 6:33
6:31

El financiamiento en ciencia y tecnología creció de $ 52 a $ 80 millones.

Apoyo a la innovación para mejorar la competitividad

Más presupuesto oficial y más proyectos presentados. La clave: una articulación entre el sistema científico-tecnológico y el sector productivo. Y para completar el “círculo virtuoso”, una línea destinada a la comunicación de la ciencia.

“La agencia es un instrumento creado en 2013 que posibilita, a través de convocatorias, otorgar fondos a actores del sistema científico y tecnológico santafesino para desarrollar proyectos de innovación en distintas dimensiones”, definió Migliaro, presidente del organismo. Foto: Flavio Raina


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


El financiamiento en ciencia y tecnología creció de $ 52 a $ 80 millones. Apoyo a la innovación para mejorar la competitividad Más presupuesto oficial y más proyectos presentados. La clave: una articulación entre el sistema científico-tecnológico y el sector productivo. Y para completar el “círculo virtuoso”, una línea destinada a la comunicación de la ciencia. Más presupuesto oficial y más proyectos presentados. La clave: una articulación entre el sistema científico-tecnológico y el sector productivo. Y para completar el “círculo virtuoso”, una línea destinada a la comunicación de la ciencia.

Nancy Balza
nbalza@ellitoral.com

 

¿Qué proyectos está avalando el ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva? ¿Cuándo un proyecto se considera de innovación? ¿Por dónde pasan las prioridades de la cartera provincial en materia de financiamiento? Son apenas algunas de las preguntas planteadas a la secretaria provincial de Innovación Productiva Mariana Migliaro. Y hubo otras consultas para quien es -además- presidente de la Agencia Santafesina de Ciencia, Tecnología e Innovación: ¿Este año se presentaron más propuestas que en 2016? ¿Se asignó un presupuesto mayor?


“El año pasado la agencia otorgó financiamiento por alrededor de 52 millones de pesos y este año el presupuesto de la agencia es de 80 millones, con lo cual se nota un esfuerzo en la inversión en ciencia y tecnología”. En cuanto a la cantidad de proyectos, la evolución es clara: en Innovación productiva -una de las líneas- fueron 24 en 2016, y 42 para la convocatoria de este año, mientras que en Investigación aplicada en pymes, se pasó de 16 proyectos a 35.


- ¿Qué se entiende por innovación?


- El concepto tiene que ver con los procesos que se puedan dar para la mejora de un producto, no solamente las áreas más “duras” en cuanto a uno nuevo, sino también logística y comercialización. Lo que se busca es mejorar la competitividad de las pymes santafesinas que son nuestro conjunto objetivo. La elección de trabajar con las pymes se vincula con el impacto que tienen en la provincia respecto de la generación de empleo y en un mundo globalizado, la competitividad está asociada a la incorporación de nuevas tecnologías y mayor conocimiento; eso deriva en la innovación en los procesos o productos. Entonces, desde el ministerio, a través de la innovación apostamos a mejorar la competitividad. Una de las características es la articulación entre el sistema productivo y el sistema científico-tecnológico. Cuando se da ese encuentro entre quienes producen el conocimiento y las nuevas tecnologías y quienes necesitan aplicarlas, se dan los procesos más exitosos. Muchas de las estrategias tienen que ver con ese encuentro. Por eso tenemos dos grandes líneas de trabajo, una donde el beneficiario es la pyme santafesina asociada a un grupo de investigación para complementar el agente científico y tecnológico con el agente productivo; y otra en la que el beneficiario es un grupo científico tecnológico de la provincia que identifica una demanda del sector productivo y comienza a desarrollar estrategias para encontrar posibles soluciones. A partir de allí se genera una hipótesis de trabajo y se explora una posible solución. Los procesos de innovación tienen, además, una característica de un alto grado de incertezas y esto en cualquier inversión, económicamente hablando, implica un costo alto.

 

- ¿Por qué el Estado se involucra en estos procesos?


- Porque entendemos que la innovación es el camino para mejorar la competitividad. La innovación es una condición sine qua non para seguir siendo competitivo y mejorar procesos para hacerlos sustentables. Tenemos empresas que cuentan con recorridos exitosos en términos económicos, pero hay otras demandas respecto de la sustentabilidad de los procesos productivos que también influyen y la ponderación de esos aspectos incide en la decisión de incorporar o no un nuevo producto o utilizar una materia diferente u otra matriz energética para un proceso productivo.

 

Foto: El Litoral


 

- ¿Cuántas de estas asociaciones fueron exitosas?


- Si bien es cierto que otorgar el subsidio es un hecho importante en la vida de un proyecto de innovación, para nosotros es el inicio. En general, la mayoría de las convocatorias duran entre 12 y 18 meses, se hace un seguimiento durante todo el proceso y la valoración de los resultados tiene que ver, por un lado, con cumplir los objetivos que se propusieron porque estamos asignando fondos de los santafesinos y la transparencia de esos fondos es un punto crítico. Por el otro, los proyectos de innovación tienen un grado de incerteza muy alto y a veces estamos pidiendo a un grupo de investigación junto con una pyme que presenten un proyecto que se termina de evaluar y recibe el financiamiento en 6 u 8 meses. Es decir que les estamos pidiendo que proyecten hoy algo que va a terminar dentro de dos años o dos años y medio. Hemos tenido casos de proyectos financiados que lograron obtener el resultado esperado. Por ejemplo, una empresa con mucha trayectoria en construcción de piletas necesitaba un producto diferente para las losetas. Se presentó con un grupo de investigación y logró desarrollar el producto que hoy exporta; ahí se ve claramente el éxito. A veces el no éxito implica la posibilidad de definir que por “este” camino ya están exploradas las opciones y no se debe continuar.


- ¿Hay algún criterio de distribución geográfica cuando se asignan fondos?


- No se distribuye una cantidad de proyectos por nodo, pero sí hay una ponderación positiva en los criterios de evaluación de aquellos que no pertenecen a los dos nodos más importantes (Rosario y Santa Fe). Por lo que mencionábamos acerca de la eficiencia en la ejecución de los fondos públicos, hay un piso mínimo en la evaluación para poder ser financiado: la factibilidad de desarrollo de ese proyecto es una condición. Fue notorio cómo ha ido acompañando la decisión política, cristalizada con los recursos financieros asignados al área, con el número de proyectos y la distribución en el territorio.


- Las pymes que están comprendidas en este programa, ¿tienen un denominador común o sus producciones son diversas?


- No hay ningún recorte hecho desde la Agencia; tenemos distintos sectores que por diferentes motivos se van incorporando. En la provincia hay una relevancia importante de algunos sectores como, por ejemplo, todo lo que tiene que ver con biotecnología -que abarca la actividad farmacológica- donde se nota una intensidad en el trabajo y en la inversión. Y últimamente vemos que creció todo lo relacionado con el sector agropecuario. Si se visualiza la matriz socioproductiva de la provincia se entiende que esta preponderancia tiene lógica, desde las maquinarias, los procesos de siembra y la calidad de las semillas.


- En Santa Fe hay organismos científicos tecnológicos que están preparados para dar una respuesta a esta variedad de demanda.


- Exacto, porque la condición para que lleguen a presentar los proyectos es la vinculación del grupo científico de la provincia con una empresa de la provincia. La tracción es mutua. Las demandas y la capacidad instalada generan que esos proyectos tengan mayor impacto. Y muchas de las empresas de base tecnológica que se instalan están orientadas a estos procesos.

 

Para cerrar el círculo


Además de las pymes y del sector científico-tecnológico, existe un tercer componente, indispensable para cerrar el “círculo virtuoso” que se propuso el gobierno provincial, y es la forma en que se comunica la ciencia. Hasta el 3 de noviembre está abierta una convocatoria específica en esta línea, con un financiamiento de 100 mil pesos por proyecto (para el año pasado eran 40 mil). “Aparecen en la agenda pública conceptos como biotecnología, nanotecnología, cambio climático, que son temas complejos de abordar -reconoce Mariana Migliaro- aunque tenemos recursos humanos formados en la provincia. Pero, tanto para que el empresario identifique una ventana de oportunidad como para que el ciudadano santafesino decida en torno a una iniciativa que se puede debatir en la Legislatura -como la ley de financiamiento para la ciencia y tecnología- se requiere de una apropiación de ese conocimiento”.

 

+  Datos


A través de www.santafe.gov.ar/cienciaytecnologia se accede a la Agencia Santafesina de Ciencia, Tecnología e Innovación y a las distintas convocatorias correspondientes a este año.

 

Siete líneas


Para este año, las convocatorias de la Agencia Santafesina de Ciencia, Tecnología e Innovación comprendieron siete líneas: Innovación productiva, Investigación aplicada en pymes, Desarrollo de planes estratégicos para plataformas de innovación, Investigación orientada (con una línea especial para cambio climático), Comunicación de la ciencia, ANR Eventos y Mejora de Servicios Tecnológicos.

 

42 proyectos se presentaron este año a la convocatoria en Innovación productiva; el año pasado fueron 24.

 

La provincia es la suma de muchos paisajes diferentes y si bien es cierto que tenemos dos centros importantes, no solo científicos-tecnológicos sino también productivos, como Santa Fe y Rosario y su zona de influencia, cualquier crecimiento socialmente sostenible debe ser armónico en el territorio”.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Política
Lo más visto
Ahora En Portada