#Temas de HOY: Clima en Santa Fe | Colón | Unión | 
http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 24.12.2017 | Última actualización | 10:50
10:44

Fuerte apuesta por la obra pública para 2018

Lifschitz plantea austeridad y contener el gasto público

El gobernador sostiene que la realidad de Santa Fe es positiva, pero sufre el contexto nacional. 

 

“Vamos a abrir el Frente a personalidades del deporte, de la cultura, de los ámbitos educativos y profesionales. Buscamos una renovación dirigencial a partir de sumar dirigentes de otros ámbitos”, dijo Miguel Lifschitz Foto: Luis Cetraro


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Fuerte apuesta por la obra pública para 2018 Lifschitz plantea austeridad y contener el gasto público El gobernador sostiene que la realidad de Santa Fe es positiva, pero sufre el contexto nacional. Señaló el déficit de la balanza comercial y dijo que las Lebac “son una bomba de tiempo”.   El gobernador sostiene que la realidad de Santa Fe es positiva, pero sufre el contexto nacional.   

Mario Cáffaro - Luis Rodrigo

politica@ellitoral.com

 

¿Cómo piensa que fue 2017 para Santa Fe? Más allá de lo urgente, de este diciembre difícil, hay un año por delante.

- Si el año hubiera terminado la semana pasada, podría haber dicho que los santafesinos terminábamos un gran año, desde el punto de vista de la gestión y de la economía de la Provincia. Los indicadores económicos en materia agropecuaria, industriales, e incluso del comercio que fue el que tardó más en recuperarse, muestran una recuperación. Además, el clima político en la provincia es distinto, es de diálogo... Pero estos últimos días vemos que el panorama nacional nos decepciona.

Mi mirada es positiva si miro adentro de la provincia. Pero Santa Fe está también atravesada por las crisis económica y política que sufrimos como país.

 

- ¿Un 2018 duro?

- Es que para el gobierno nacional hay desafíos económicos muy importantes, como reducir la brecha de la balanza comercial, bajar efectivamente la inflación... 24 ó 25% es mucho. Hay que bajar el déficit fiscal, el nivel de endeudamiento y las tasas del Banco Central para que haya financiamiento para el sector productivo. Son desafíos complejos. Y todas medidas de alto impacto social.

En la medida en que eso se vaya ordenando y se recupere un clima de más armonía política, de más diálogo, a nivel nacional creo que Santa Fe estará en inmejorables condiciones para tener un gran 2018.
Más allá de lo que va a representar como ahorro para el Estado esta ley de reforma previsional, el déficit fiscal de la Nación es muy alto. Las lebacs son una bomba de tiempo que nadie sabe allí cómo se va a resolver.


- El peso del Estado es alto en el país, pero también en las provincias, y en las municipalidades.

- Sí, es cada vez mayor. Y el gasto del Estado es rígido, es poco lo que se puede achicar. Puede haber una eliminación o se puede bajar lo superfluo, pero no es más que simbólico. Lo grueso del gasto es rígido. Nosotros nos hemos planteado para 2018 un esquema de austeridad. Lo hemos planteado a los ministros, en una reunión que tuvimos ayer (por el lunes). Y queremos ser muy prudentes con el gasto. Primero porque debemos dar el ejemplo ante un sector privado al que se le pide que haga un esfuerzo. Pero también porque tenemos que buscar mecanismos para mantener acotado el gasto público. Es parte del acuerdo que hemos firmado.

 

- Eso está en la Ley de Responsabilidad Fiscal.

- No podemos crecer en gastos corrientes más allá de la inflación. Es un parámetro de buena administración. Esto implica no achicar nada, pero sí plantear ese límite. 

 

- Vemos los mensajes que envió a la Legislatura, ¿la inversión en obras públicas será con deuda?
- Sólo en parte. No todo. Porque también tenemos una asignación presupuestaria altísima respecto de la inversión, mucho más alta que en gobiernos anteriores. De todas formas el nivel de inversión que estamos sosteniendo requiere el financiamiento externo no sólo para el ámbito provincial, también vamos a tener un plan de obras para las municipalidades que es muy ambicioso. No hay intendencia ni comuna con alguna obra financiada por la provincia.

 

- Quedan varios mensajes pendientes en la Legislatura ¿prioridades?

- Lógicamente necesitamos el Presupuesto y la Ley Tributaria. Esperamos contar con ambas para arrancar el año. También la autorización al endeudamiento, para dos objetivos. En un caso son 300 millones de dólares, que es terminamos de cerrar en el viaje que compartimos con legisladores a Estados Unidos, con el Banco Mundial, poder hacer obras de pavimentación urbana, en municipios y comunas. Sería con la mecánica que tuvo el Plan Equipar. Es indispensable para aprovecharlo.

Por otra parte, pedimos la autorización para 500 millones de dólares más, para completar las obras que han pedido los legisladores que estaban en el primer listado (de este tipo de leyes, discutidas en 2016).


- La famosa lista de los senadores...

-Sí. Teníamos una lista de prioridades para 2017, que lógicamente no tenían un número ajustado. Para 2018 necesitamos más financiamiento externo para completarlo. 

 

Envases, bebidas y partidos políticos


La violenta semana que vivió el país impidió el relanzamiento del Frente Progresista, Cívico y Social.

- Sí le habíamos puesto ese nombre a una reunión que queríamos hacer, antes que termine el año, con todos los dirigentes de la provincia, con presidentes de comunas, concejales, intendentes, con los legisladores, con los dirigentes que se han sumado últimamente, como Leo Simoniello acá en Santa Fe y otros en Rosario que provienen de distintas experiencias políticas.

La idea era sentarlos a todos en un mismo ámbito. Y contar además con referentes de la sociedad civil. Esa era quizá la novedad más importante: abrir el Frente a personalidades del deporte, de la cultura, de los ámbitos educativos y profesionales con la intención de abrir las puertas de nuestro espacio político.

Buscamos una renovación dirigencial a partir de sumar dirigentes de otros ámbitos. Esa era un poco la idea, plantear un formato para el año próximo, dispuestos al debate... La coyuntura política nacional nos complico. Lo haremos el año próximo.


- Se dice que hasta piensan cambiar el nombre, y que hay algunos ensayos artísticos...

- Hay, sí, algunas ideas. Lo importante es la voluntad política de contar con un espacio de mayor amplitud. Hoy los partidos políticos se han convertido en un envases muy rígidos y a la gente le cuesta entrar allí. Esa rigidez genera rechazo. Nos pasa en todos los partidos políticos. Por eso pienso que los partidos pueden ser un piso, no un techo, para contar con una plataforma con más participación y amplitud. Y con más condiciones para ser accesibles.

- El problema es que son envases que cambian de etiquetas y confunden las bebidas... Tintos con blancos, soda con champaña.

- Yo veía la sesión de días atrás y encontraba que había algunos gobernadores que estaban acompañando al gobierno nacional, y que algunos de sus diputados votaban a favor, pero otros no estaban, se abstuvieron o directamente en contra. En fin, había de todo.


- Cuánto menor la bancada, más posibilidades de unanimidad.

- Jeje. Sí, pero sinceramente creo que nosotros siempre tuvimos posiciones coherentes. Siempre hemos podido dar cuenta de por qué votamos de tal o cual forma, con argumentos. Nunca negociamos nuestros votos en la Cámara a cambio de tal o de cual acuerdo de gobernabilidad, de una obra, o algo así. Sostenemos acuerdos de gobierno, no una negociación.


La Constitución, “solo con un alto consenso” 


¿Es 2018 el año de la reforma? 

- Creo que si no es este año, no será en mi período de gobierno, más allá de mi voluntad, que la he manifestado claramente en reiteradas oportunidades. También la reforma depende del contexto político.


- Y de contar los votos necesarios para aprobar la ley que declare la necesidad de la reforma.

- Yo no me imagino, de ningún modo, la sanción de una ley tan importante bajo la mecánica legislativa que vimos en estos días en el Congreso. Obviamente que no lo digo sólo por la violencia, también por la falta de diálogo y de consenso. Una norma para avanzar con cambios en algo tan importante como la Constitución tiene que tener una muy amplia mayoría.

No me imagino unas sesiones de quórum ajustado, de una diferencia a favor de unos pocos votos. O de estar dependiendo de que un par de legisladores cambie de posición, o que un grupo se ausente para que así salga una ley con pocos votos.


- Así fue como se aprobó la Ley de Lemas.

- Con aquel voto de un legislador que luego fue juez... No de ninguna manera quiero que así se apruebe una ley tan trascendente desde el punto de vista institucional. Para avanzar esto tiene que tener obviamente el acuerdo interno del Frente, del peronismo -al menos del peronismo legislativo- y del Pro. Más allá de que en la Legislatura podríamos prescindir del Pro por su número de votos, sí tienen que estar por lo que representan hoy nacionalmente.

Si se lograran esos acuerdos creo que sí sería posible. No lo veo cerrado al panorama. Es viable. En ningún lugar encontré una posición cerrada pero se tienen que dar contextos, situaciones, acuerdos. Y el marco nacional debiera ayudar... Lo que pasa últimamente no ayuda.

Me gustaría mucho poder lograrlo. Hay que avanzar sobre una temática que la Constitución no tiene. Sobre cambio climático, medio ambiente, energías alternativas, derechos de las personas mayores, de los niños, definir el rol del MPA, de quién depende, cómo remover jueces, fiscales y defensores, etc. La responsabilidad de los productores rurales sobre los agroquímicos y el uso del agua. Sería muy bueno para toda esta generación política dejar ese legado a los santafesinos.

No sé si va a haber condiciones y la generosidad para hacerlo. Y sobre el tema reelección, vale lo mismo. Si hubiera un amplio consenso para que pueda presentarme, no voy a decir que no me gustaría poder hacerlo y continuar con una gestión que podría tener, sobre muchos proyectos, un broche de oro. Pero no me desespera. Tampoco quiero que esto sea un obstáculo o un elemento de discordia en la provincia. Si hubiera un consenso amplio para esa posibilidad, vamos para adelante. Si eso no existe se puede avanzar con una reforma sin reelección. 

- Un acuerdo implica definir qué tocar de la Constitución antes de convocar a elecciones. 

- Sí, porque lo contrario no sería serio. No se puede llamar a discutir todo y mucho menos hacer un bollito con la Constitución vigente. Todos coincidimos en que tenemos una buena Constitución. Nadie piensa en discutir desde cero todo. Los temas de alto consenso, sí; los que tengan miradas distintas, mejor no meterse. 


- ¿Cómo cree que la sociedad santafesina mira este proyecto? 

- Creo que la gente está abierta a la reforma. Hay un buen clima, incluso lo habíamos medido, se despertó una fuerte expectativa cuando presentamos el tema. Pienso que las opiniones son favorables. Mucho depende del contexto político de los meses próximos.

 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Política
Lo más visto
Ahora En Portada