https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 28.01.2018 - Última actualización - 14:42
14:38

Tres derrotas consecutivas y 290 minutos sin convertir un gol...

En el "casino" sabalero, es hora de que el DT acierte plenos

Si algo no le faltan a Domínguez son variantes del medio hacia adelante para que el equipo vuelva a funcionar. En un hipotético esquema en el que mantenga cuatro defensores y dos volantes de contención, tiene 11 ó 12 posibilidades a elegir para los otros cuatro puestos.

Un equipo que no se va a repetir. No sólo por la expulsión de Toledo, sino porque Domínguez tiene muchas variantes y tocará bastante en el futuro. De pie: Fritzler, Galván, Domínguez, Conti y Vera. Agachados: Ledesma, Estigarribia, Rodríguez, Guanca, Toledo y Bernardi. Foto: Matías Nápoli




Tres derrotas consecutivas y 290 minutos sin convertir un gol... En el "casino" sabalero, es hora de que el DT acierte plenos Si algo no le faltan a Domínguez son variantes del medio hacia adelante para que el equipo vuelva a funcionar. En un hipotético esquema en el que mantenga cuatro defensores y dos volantes de contención, tiene 11 ó 12 posibilidades a elegir para los otros cuatro puestos. Si algo no le faltan a Domínguez son variantes del medio hacia adelante para que el equipo vuelva a funcionar. En un hipotético esquema en el que mantenga cuatro defensores y dos volantes de contención, tiene 11 ó 12 posibilidades a elegir para los otros cuatro puestos.

Enrique Cruz (h)

(Enviado Especial a Buenos Aires)

 

Tercera derrota al hilo, 290 minutos sin convertir goles. No es que se quiera poner un manto de duda sobre nada, pero Colón pasó de ser el último de los equipos en perder en la incipiente Súper Liga (cuando se hable de este torneo, habrá que decir que el que más aguantó sin caídas fue el equipo de Domínguez), a acumular esta serie de resultados negativos que se han convertido en la peor racha desde que Eduardo Domínguez se hizo cargo hace un año de la conducción técnica del equipo, justamente porque el pasar del técnico por Santa Fe ha sido realmente bueno y provechoso.

 

Hechas las aclaraciones del caso (no hay que ver ningún fantasma ni tampoco ninguna intención de plantear un panorama de caos o inestabilidad) y entendiendo también que perder ante Boca en la Bombonera es algo que le puede pasar a cualquiera y en cualquier momento, también es bueno decir que la versión inicial de Colón no fue buena y que hay aspectos desde lo colectivo y lo táctico que dejan que desear en algunos casos y que son motivo de urgente replanteo en otros.

 

No alcanzó con los gritos. Eduardo Domínguez intenta reacomodar al equipo ante la adversidad. Según su óptica, fueron los “detalles” los que definieron el partido a favor de Boca. Foto: Matías Nápoli

 

 

* 1) El cambio de nombre en la zaga central (Galván por Ortiz). No había muchas objeciones allí. Conti es inamovible (en la Bombonera debe haber jugado uno de los peores partidos de los últimos tiempos) y con Ortiz se habían entendido muy bien. La presencia de Galván en el plantel siempre fue tomado como un aspecto positivo: atrás había alguien en condiciones de ser un reemplazo que no altere demasiado el funcionamiento de esa defensa. Domínguez se inclinó por hacer el cambio después de haber analizado exhaustivamente, durante la pretemporada, el rendimiento de ambos. Nadie puede asegurar que, con Ortiz en la cancha, el resultado en la Boca hubiese sido otro. Ni tampoco se lo puede sentenciar a Galván por un solo partido en el que ninguno de los de atrás —salvo el primer tiempo de Toledo— dio garantías de seguridad. Pero es la conclusión a la que se llega después de estos primeros 90 minutos.

 

* 2) El nivel de algunos jugadores. Esto es algo individual, pero el técnico tiene que revisarlo porque ningún esquema táctico ni estrategia tiene resultados si los jugadores no aportan lo que deben aportar. Bernardi y Ledesma están en un bajo nivel. Y esto se siente porque son los que pueden darle manejo y pausa —Ledesma—, más cambio de ritmo y sorpresa (Bernardi). A uno lo sacó apenas terminó el primer tiempo y al otro lo “aguantó”, hasta que el 2-0 lo llevó a intentar con el “Monito” Silva.

 

* 3) ¿Cómo va a entrar Alan Ruiz en este esquema?. Su anterior versión en Colón fue la de jugando de “9”. Franco lo ponía en esa posición, incluso con dos laderos que tampoco tenían las características propias de un delantero (Sperdutti y Lagos). Todo parece conducir a que Alan Ruiz jugará como lo hizo Guanca ante Boca, acompañando a un “9”. La realidad es que a Colón le falta gol y más allá de que las mayores responsabilidades pasan por los delanteros, también son los volantes quienes deben aportar esa cuota de agresividad ofensiva que hoy al equipo le falta.

 

* 4) El “rompecabezas” de volantes ofensivos y delanteros. Dijo Domínguez en la semana: “No es solamente lo que pueden hacer los delanteros arriba sino cómo les llega la pelota y cómo se arma el juego”. Por eso, en este mercado de pases se sumaron tres jugadores para fortalecer esos sectores de la cancha. Suponiendo que Colón va a seguir jugando con un doble cinco y esperando la recuperación individual de Ledesma (Facundo Silva puede ser una alternativa si esto no ocurre), Domínguez tiene una constelación de jugadores para ocupar los otros cuatro lugares de la cancha (los dos volantes laterales y los dos de arriba): Bernardi, el mismo “Monito” Silva, Heredia, Mariano González, Estigarribia, Alan Ruiz, Vera, Guanca, Chancalay (que ahora cumplió la pena y puede volver), Javier Correa y Leguizamón. Tiene casi tres jugadores por puesto, dependiendo de si elige jugar con dos delanteros o con un media-punta acompañando al delantero. Es decir, si va a jugar con un solo punta neto y el titular es Vera, le están quedando afuera Correa, Chancalay y Leguizamón. Y eso que no contamos en este análisis a Sandoval, por ejemplo, porque evidentemente es un jugador al que Domínguez no tiene muchos deseos, al menos por ahora, de darle chances más concretos para que juegue.

 

* 5) Las conclusiones y el momento del DT. A ese equipo abúlico, de escaso cambio de ritmo, que por momentos emparejó el juego y le complicó la tenencia de la pelota pero que no tuvo suficientes argumentos como para poner en riesgo la victoria de Boca, se le pueden adosar variantes que hoy están afuera y que eventualmente pueden aumentar el potencial, darle variantes al funcionamiento y mejorarlo, tanto en lo individual como en lo colectivo. Sin dudas que es el momento del DT. Así como durante mucho tiempo hizo muy bien las cosas y eso lo llevó a conseguir múltiples propósitos —a) siete victorias al hilo en el torneo anterior; b) clasificación para la Copa Sudamericana, y c) ser el último en perder de los 28 participantes de la primera Superliga—, ahora tiene que echar mano a todo lo que tiene en un plantel que es bastante rico en cantidad y calidad para que la racha de malos resultados no lo fagociten prematuramente.

 

“Estaba trabado el partido en el primer tiempo, no le encontrábamos la vuelta. Aunque nos pusimos en ventaja rápido nos costó agarrar la pelota, tal como nos pasó durante el verano, pero era importante sacarnos las dudas y ganar. Hoy sentí que estoy vivo y es muy lindo escuchar a la gente cantar por uno como lo hizo la hinchada de Boca”.

 

Carlos Tevez

Jugador y capitán de Boca

 

14 Años

 

De diferencia hay entre Cristian Pavón (con 22 años recién cumplidos) y Clemente Rodríguez (36). Además, Pavón debe estar entre los dos o tres jugadores más rápidos del fútbol argentino. Al menos en la jugada del gol, la mayor experiencia de Clemente no pudo con la mayor velocidad de Pavón, que gritó el gol más allá de haber vestido la camiseta rojinegra en el ascenso.

 

La marcha de la bronca. Leguizamón, Estigarribia y Vera encabezan la salida, con rostros que son contundentes, de los jugadores sabaleros una vez terminado el partido en la colmada Bombonera. Foto: Matías Nápoli

 

 

11 Años

 

De diferencia entre los dos capitanes: los 23 del Flaco Conti contra los casi 34 (los cumple el 5 de febrero) de Carlos Tevez. No es común que esto ocurra.

 

¡Qué dato!

 

Es la segunda vez que Clemente Rodríguez pisa la Bombonera para jugar en contra de Boca y la primera que lo hizo con la camiseta de Colón. En la otra oportunidad, Clemente fue a la Boca pero con la rojiblanca de Estudiantes. El marcador lateral izquierdo rojinegro fue a saludar, antes del partido, a los mellizos Barros Schelotto y luego recibió una ovación por parte de la gente de Boca.

 

Dos afuera

 

De los 20 jugadores que viajaron a Buenos Aires, los que quedaron afuera y no firmaron planilla fueron Lucas Ceballos y Emanuel Olivera. En el caso del marcador de punta, tiene muchas chances de jugar el sábado ante Independiente: es el reemplazante natural de Gustavo Toledo, que fue expulsado en la Bombonera.

 

¡Se salvó!

 

Apenas iniciado el partido, Germán Conti cometió una infracción pasible de amonestación que Beligoy cobró con infracción pero sin penalizar con tarjeta al capitán sabalero, que arrastra cuatro amarillas y estará un partido afuera cuando sea nuevamente amonestado. Después, Conti cometió una mano adentro del área luego de un desborde a las espaldas de Galván, que tranquilamente pudo haber sido cobrado por Beligoy que no lo vio o directamente entendió que no hubo intencionalidad por parte de Conti.


Temas:



Más Noticias de Actualidad Sabalera

Lo más visto
"El cuerpo del niño era un mapa de lesiones" -  -
Sucesos
Acribillaron de siete balazos a una mujer de 60 años - La mujer fue trasladada al Cullen, donde falleció. -
Sucesos
Agregan un corte parcial en la autopista Santa Fe - Rosario -  -
El drama de ver el tambo convertido en laguna -  -

Recomendadas