#Temas de HOY: Colón | Unión | Clima en Santa Fe | 
http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 04.02.2018 | Última actualización | 15:31
15:04

Unión pasó de la mejor a la peor actuación...

Nada de grises

No pudo aprovechar el hombre de más que tuvo durante 45 minutos y perdió bien porque jugó mal. Dio la impresión de que el partido podía jugarse dos días más que Unión jamás iba a poder empatarlo.

Una de las improductivas opciones elegidas por Unión para atacar: el centro para que se luzca Ledesma. Unión no pudo con Central, ni por arriba ni por abajo. Foto: Marcelo Manera


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Unión pasó de la mejor a la peor actuación... Nada de grises No pudo aprovechar el hombre de más que tuvo durante 45 minutos y perdió bien porque jugó mal.  No pudo aprovechar el hombre de más que tuvo durante 45 minutos y perdió bien porque jugó mal. Dio la impresión de que el partido podía jugarse dos días más que Unión jamás iba a poder empatarlo.

Enrique Cruz (h)

(Enviado Especial a Rosario)

 

Haber caído tanto en el rendimiento de un partido a otro, es lo que preocupa y desconcierta. De tener la mejor actuación, Unión pasó a tener la peor con apenas seis días de diferencia. Ni siquiera se instaló en un término medio, más allá de que en el segundo tiempo se jugó en el campo de Central por una cuestión natural: Unión tenía un jugador más y el rival ganaba. Pero en ese período de dominio territorial del partido, no hubo una consecuencia o una relación directa frente al arco de Ledesma. Es decir, Unión dominó, se lo llevó por delante a Central pero fue improductivo casi hasta la exageración. No le supo crear ocasiones propicias de gol. Ni buscando por abajo —con un cúmulo de imprecisiones— ni tampoco haciéndolo con centros que, generalmente, se tiraban desde tres cuartos de cancha y mal.

 

Hubiese sido un error pedirle al equipo que repitiese el nivel de intensidad física y presión que sirvió para apabullar a Racing. Imposible hacerlo con semejante calor. Pero no se entiende mucho el nivel de desconcierto en el que entró rápidamente el equipo. La desconcentración, la imprecisión y la falta de claridad con la pelota se constituyeron en puntos muy oscuros de los cuales recién pudo salir un poco cuando le tocó entrar al “Droopy” Gómez y hubo una alternativa de juego.

 

A propósito: Rodrigo Gómez es un buen jugador y eso es innegable. No ocupa una posición fija pero pide siempre la pelota. El ímpetu lo lleva a parecerse a un jugador desordenado. Pues bien, ese desorden debería ser un poco más productivo para el equipo. O sea —y algo de esto dijo Madelón después del partido—, hay que empezar a entender su juego, pero él también tiene que hacer un esfuerzo para entender el juego del equipo. Porque Unión tiene un estilo, una identidad, una forma de hacer las cosas. Entonces, ese buen jugador que es el “Droopy” Gómez tiene que servir para mejorar al equipo y para no cambiar la fisonomía y la forma de hacer las cosas adentro de la cancha. Y potenciarse con el aporte desequilibrante de un jugador que, con la pelota, puede hacer cosas que otros no consiguen, por una cuestión de capacidad técnica.

 

Hubo fallas en todas las líneas. El primer tiempo defensivo fue bastante flojo, sobre todo por el flanco de Martínez y Gómez Andrade, que se llenaron de problemas con el buen juego de Carrizo y con las diagonales de los puntas. En el medio, todos estuvieron por debajo de su rendimiento, faltó claridad y precisión, mientras que arriba se sufrió por todo eso que se dejó de generar en el mediocampo, máxime con el infortunio de lo acontecido con Gamba (es una jugada en la que, insólitamente, Tello ni siquiera amonestó a Cabezas), quien tuvo que dejar el campo de juego prematuramente.

 

Con uno más, el partido pasó a jugarse en el campo de Rosario Central en el segundo tiempo. Fue un dominio virtual de Unión. La realidad es que al partido lo tuvo controlado Central, que se armó con dos líneas de cuatro y dejó solo a un muy activo Zampedri, que las corrió todas y en algunos casos pudo aguantar unos segundos la pelota en total inferioridad numérica con los defensores de Unión. Pero del medio hacia atrás, todo era diferente para el local, que le entregaba pelota y terreno a un Unión cada vez más impotente, impreciso y falto de claridad.

 

Madelón recurrió al banco para poner a Lebus abriendo la cancha por derecha y a Núñez, un delantero que trató de salir del área no sólo para entrar más en juego sino para escaparle a los centrales rivales y no chocarse con Soldano. No hubo caso. Zabala ocupó una posición más central, quizás con el objetivo de aprovechar la buena pegada de media distancia. Pero ese triángulo de juego que debían conformar Acevedo-Zabala.Gómez no anduvo. Fragapane siguió ausente, como dando muestras permanentes durante los 90 minutos de no sentirse cómodo en el partido (por la presión del rival y la exigencia del calor), y así Unión terminó chocando una y mil veces contra la solidez de Central (excepción hecha de este torpe defensor colombiano que trajo como segundo marcador central y que no tiene capacidad ni para hacerle “sombra” a Mauricio Martínez, el titular indiscutido en esa zaga central con Tobio) y también contra su propia impotencia.

 

Como para dejar en claro las cosas: un resultado negativo puede causar un dolor momentáneo porque naturalmente, a nadie le gusta perder. Pero ante Lanús y River (las otras derrotas de Unión en la Súper Liga), la imagen que había dejado el equipo contrasta con la pobreza de ésta con Central. Se jugó mal. Y el resultado final, esta vez sí que fue una consecuencia directa de una falsa actuación, justamente seis días más tarde de la mejor.

 

El “Droopy” Gómez quiso mostrarse desde que pisó el césped de Arroyito y en una buena jugada individual terminó pegándole de zurda pero por encima del travesaño. Foto: Marcelo Manera

 

 

BAJO LA LUPA

 

NEREO FERNÁNDEZ (5).- No tuvo mucho trabajo. Nada que hacer en el gol y meritoria atajada con un remate de Carrizo que lo advirtió adelantado.

MARTÍNEZ (4).- Su mejoría en el segundo tiempo no lo exime de lo mal que jugó el primero. Desconocido.

GÓMEZ ANDRADE (4).- A tono con el equipo, jugó su peor partido en lo que va del torneo. También levantó en el segundo tiempo y se cuidó, estando amonestado, para no ser expulsado. Pero dio muchas ventajas en el primer tiempo y Tobio, en el gol, era su marca.

BOTTINELLI (5).- Tuvo una función de “bombero” para estar atento a los desequilibrios que tenía el equipo en defensa. No tuvo la misma precisión de otros partidos cuando salió jugando.

BRUNO PITTÓN (5).- Como todo el equipo, por debajo de su nivel. Pocas proyecciones y bastante imprecisión con la pelota.

ZABALA (5).- Tuvo un comienzo promisorio, pero después se fue cayendo. En el segundo tiempo jugó como un interno, tratando de estar cerca de Acevedo y el Droopy para manejar la pelota. Se equivocó más de lo que acertó.

ACEVEDO (4).- De “comerse” la cancha contra Racing, convertido en figura indiscutida, pasó a un muy flojo partido. Extrañamente impreciso y correctamente encimado por Gil, González y Pereyra.

MAURO PITTÓN (5).- Mucho despliegue a pesar del calor, pero ausente a la hora de aportar claridad. Se instaló por derecha en el segundo tiempo hasta que salió.

FRAGAPANE (4).- Otro de los ausentes en el equipo. Poco juego, apenas trató de mostrarse un poco a partir del ingreso de Rodrigo Gómez.

GAMBA.- Si bien salió a los 25 minutos, ya desde un rato antes no podía mantenerse en pie por el fuerte golpe (descalificador) de Cabezas.

SOLDANO (4).- Quedó atrapado entre los centrales rivales, salvo en una pelota que tomó muy cerca de la mitad de la cancha y culminó con un zurdazo que se desvió en Tobio. La pelota le llegó poco.

GÓMEZ (5).- Se mostró, estuvo activo y quiso adueñarse enseguida de todos los tiros libres. Tuvo ganas, pero fue otro de los que terminó chocando producto de la impotencia.

NÚÑEZ (5).- Hay que seguir observándolo, jugó más afuera que adentro del área, hizo algunas cosas buenas y otras que no fueron bien resueltas.

LEBUS.- Se paró como extremo por derecha, tiró muchos centros a cualquier parte y fue otro de los que se contagió rápidamente de la impotencia generalizada.

 

Va al piso el incansable Zampedri para tratar de arrebatarle la posesión de la pelota a Fragapane, de deslucida actuación en Unión. Foto: Marcelo Manera

 

 

Se “limpió” para el clásico

 

Era en este partido o en el que viene ante Arsenal, pero Jonathan Bottinelli (que estaba colgado con cuatro), tenía una misión en alguno de estos dos partidos: llegar a la quinta para cumplir y quedar limpio para el clásico, que se jugará después que Unión reciba el viernes a Arsenal y visite, el otro viernes, a Estudiantes.

 

Así, el buen defensor rojiblanco cometió una falta en un costado, ya sobre el final del partido, y vio la amarilla de Tello (que amonestó mucho más a los jugadores de Central que a los de Unión). Por lo tanto, Bottinelli se quedará afuera del encuentro del viernes ante Arsenal en el 15 de Abril. ¿Alternativas?, la número 1 es Brian Blasi y la 2 el pibe Mariano Gómez.

 

6 Bombas

 

De estruendo fueron enviadas desde la popular de Central, cuando los equipos ya estaban en el campo de juego, que no sólo hicieron temblar las tribunas del Gigante —y el piso— sino que dejaron profundas huellas. Enseguida, la gente de Seguridad Deportiva sacó fotos y seguramente hay filmaciones.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Ranking de noticias
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de Actualidad Tatengue
Lo más visto
Ahora En Portada