https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 08.02.2018
9:03

MUESTRA EN EL MUSEO LÓPEZ CLARO

Inauguran "El corazón de la montaña"

La primera exposición del Museo ubicado en Piedras 7352 reúne obras patrimoniales que no se habían exhibido hasta el momento y representan una etapa esencial de la producción de López Claro, perteneciente a la transición post cubista (1962-1964) y al período aformalista (1965-1978). Se inaugura el viernes a las 20.30. 

 

Obra de López Claro.




MUESTRA EN EL MUSEO LÓPEZ CLARO Inauguran "El corazón de la montaña" La primera exposición del Museo ubicado en Piedras 7352 reúne obras patrimoniales que no se habían exhibido hasta el momento y representan una etapa esencial de la producción de López Claro, perteneciente a la transición post cubista (1962-1964) y al período aformalista (1965-1978). Se inaugura el viernes a las 20.30.    La primera exposición del Museo ubicado en Piedras 7352 reúne obras patrimoniales que no se habían exhibido hasta el momento y representan una etapa esencial de la producción de López Claro, perteneciente a la transición post cubista (1962-1964) y al período aformalista (1965-1978). Se inaugura el viernes a las 20.30.   

En el Museo López Claro (ubicado en Piedras 7352) se exhibirán obras patrimoniales reunidas en la muestra “El corazón de la montaña”, dando inicio a la nueva temporada del espacio, que este año abordará la producción de obras en pequeño formato. La inauguración de esta propuesta organizada por la Municipalidad está prevista para el próximo viernes a las 20.30, con entrada libre y gratuita.

 

“El corazón de la montaña” reúne más de 50 obras en pequeño formato realizadas por el maestro César López Claro que no se habían exhibido hasta ahora. Como se señaló desde la producción, los trabajos pertenecen al período de transición post cubista que incluye pinturas de técnica mixta y collage, de los años 1962 a 1964; y al período aformalista, que va desde 1965 hasta 1978.

 

El público tendrá la oportunidad de apreciar obras de pequeño formato, muchas de ellas ensayos mínimos que luego retoma en trabajos de grandes dimensiones. Estas obras, que miden menos de 40 cm, parecieran invadidas por la sensibilidad y el misterio de lo latente. Composiciones abstractas cargadas de emociones mudas sugeridas por la intensidad del lenguaje artístico: gestos mínimos, contrastes y una profusa diversidad lograda por la indagación en la materialidad pictórica y el tratamiento de las superficies. 

 

Sus viajes por los países americanos realizados hasta el año 1964 en contacto con los pueblos originarios y la naturaleza extrema de los Andes, consolidan lo que él mismo llamó su período “americanista post-cubista”.

 

Posteriormente, durante un viaje a Europa comenzará su etapa “aformalista”. En este período, la obra pierde su interés por la representación para indagar en lo que llama objetos anti-pictóricos. Aglutina la pintura con barnices y arena, dándole consistencia; reutiliza todo tipo de materiales de desecho para explorar texturas y proponer nuevos significantes: sogas, paños rajados, tejidos, chapas y cartones corrugados, entre otros elementos se integran a las composiciones, enriqueciendo la expresividad del leguaje. 

 


Temas:



Más Noticias de Escenarios & Sociedad

Del 5 al 9 de septiembre
Dos estrenos comerciales
Lo más visto
Actualidad Sabalera
Actualidad Sabalera

Recomendadas