http://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 23.02.2018 | Última actualización | 8:11
8:05

Al final no habrá cambios: va a las 19.15 del domingo...

El sainete del horario

El lío lo armó Boca, torciéndole el brazo a la policía de capital y modificando el inicio de su partido ante los sanjuaninos. Súper Liga, que dio el visto bueno, quiso cambiar el de Unión-Colón y llevarlo a las 20. Pero la policía se opuso. Desde el gobierno habían querido impulsar el horario de las 21.30, pero en ese momento, se negaron.

El hoy y el ayer personificados en Leonardo Madelón, Adrián “Chupete” Marini, Nery Alberto Pumpido y Eduardo Domínguez. Los dos DT trataron de aportar alegría y bajar el nivel de las presiones. El diálogo se hizo interesante. Foto: Luis Cetraro.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Al final no habrá cambios: va a las 19.15 del domingo... El sainete del horario El lío lo armó Boca, torciéndole el brazo a la policía de capital y modificando el inicio de su partido ante los sanjuaninos. Súper Liga, que dio el visto bueno, quiso cambiar el de Unión-Colón y llevarlo a las 20. Pero la policía se opuso. Desde el gobierno habían querido impulsar el horario de las 21.30, pero en ese momento, se negaron. El lío lo armó Boca, torciéndole el brazo a la policía de capital y modificando el inicio de su partido ante los sanjuaninos. Súper Liga, que dio el visto bueno, quiso cambiar el de Unión-Colón y llevarlo a las 20. Pero la policía se opuso. Desde el gobierno habían querido impulsar el horario de las 21.30, pero en ese momento, se negaron.

Enrique Cruz (h) | deportes@ellitoral.com


El último capítulo —suponemos— se escribió ayer. Todavía quedábamos varios en la costanera este, comentando detalles de la interesante conferencia que dieron los dos entrenadores, cuando surgió la noticia: por el twitter oficial de uno de los canales que televisa el fútbol, se informaba que el clásico pasaba a jugarse a las 21.30.

 

Allí nomás aprovechamos la presencia de Mariano Almada, otrora colega que ahora cumple funciones en la Súper Liga. “¿Es cierto esto?”, le preguntamos. “A mí nadie me informó nada. Si es así, lo haremos oficial por los canales de la Súper Liga, pero por lo que estoy averiguando, el horario del clásico no cambia y se juega 19.15”. Eran las 14.45 de otra siesta cálida santafesina.

 


A los pocos minutos, el canal que va a televisar el clásico por el sistema pago, “levantó” el twitter y todo volvió a fojas cero. Pero algo estaba ocurriendo. Y era Boca, que estaba metiendo mano y tratando por todos los medios de cambiar el horario de su partido, que estaba programado para las 21.30.

 


Más allá de la media tarde, llegó la información oficial desde Buenos Aires: “Por pedido de Boca, el partido ante San Martín de San Juan va el domingo 19.15, según confirman en el Comité de Seguridad, que se oponía al cambio”. ¿Y el clásico de Santa Fe?, “a las 20”, informaron desde la Súper Liga y, de allí, la decisión de Unión de oficializar este horario —el de las 20— a través de la cuenta oficial del club.

 


“A nosotros nos informó la Súper Liga y por eso lo hicimos oficial. Tanto Marcelo como yo estamos en permanente contacto con sus autoridades. Se dieron los pasos correspondientes, pero evidentemente hubo una negativa por parte de la policía y se volvió a fojas cero. Queremos aclarar esto porque no se trató de un error o de una mala información.

 

Súper Liga había decidido ese horario y nos comunicó a los dos clubes. Una pena lo del cambio de Boca, porque vamos a compartir pantalla con su partido”, señaló Emilio Lamas, vicepresidente de Unión en diálogo con El Litoral.

 


¿Qué pasó?, que Boca —vaya a saber uno por qué motivo— hizo valer su peso, solicitó el cambio de horario tres días antes y echó por tierra la promesa que se hicieron los dirigentes de la Súper Liga y sus autoridades, de tratar de emprolijar al menos este tema. Antes, los partidos se modificaban de día y de horario hasta el mismo día de comienzo de la fecha, generando una incertidumbre tremenda. Confieso que eran pocas las expectativas que uno tenía en ese aspecto, porque todos “tiran agua para su molino” y se especula mucho con estas cuestiones en nuestro país. Pero más allá de que se produjeron algunas modificaciones, la Súper Liga logró conducir el calendario y la programación de partidos por carriles muy distintos a los de antes.

 


A todo esto, si bien el cambio de horario era mínimo (45 minutos más tarde), generaba que nuevamente debiera revisarse el operativo policial. De allí la negativa, que también viene de la mano de algo que Fernando Peverengo, el secretario de seguridad deportiva de la provincia, había intentado conseguir: que el partido se traslade a las 21.30; recibiendo como respuesta la negativa de la Súper Liga.

 


El propio Peverengo lo manifestó el viernes: “La TV sigue mandando y defiende sus propios intereses. Creo que este tema es algo que todavía el ambiente del fútbol debe revisar, porque las cuestiones de seguridad en estos tiempos requieren que sean atendidas debidamente”.

 


¿En qué quedamos?, que el partido va a las 19.15, compartiendo pantalla con Boca-San Martín de San Juan. Alguien deslizó al pasar: “A partir de la próxima temporada, se tendrá en cuenta el rating de los clubes y esta ocasión era muy buena para que el clásico santafesino pueda ser visto por todos, sobre todo en capital, que es donde se mide el rating. Jugando Boca a la misma hora, será muy complicado”. Y tiene razón.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  


Destacadas
Blog Arroba Fiscal
Otras Noticias de El Clásico
Lo más visto
Ahora En Portada