https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 04.03.2018 - Última actualización - 14:25
14:20

Sólo le faltó el gol para ganarle a San Lorenzo...

Unión volvió a ser Unión

De todos modos, dos errores puntuales le dieron ocasiones inmerecidas al rival, que terminaron haciendo figura a Nereo Fernández. De los dos, Unión fue más.

La “jugada” de Unión. Los desbordes por el sector que marcaba Angeleri se hicieron permanentes, sobre todo en el primer tiempo. Bruno Pittón fue uno de los principales ejecutores de esa estrategia. Foto: Matías Nápoli




Sólo le faltó el gol para ganarle a San Lorenzo... Unión volvió a ser Unión De todos modos, dos errores puntuales le dieron ocasiones inmerecidas al rival, que terminaron haciendo figura a Nereo Fernández. De los dos, Unión fue más. De todos modos, dos errores puntuales le dieron ocasiones inmerecidas al rival, que terminaron haciendo figura a Nereo Fernández. De los dos, Unión fue más.

Enrique Cruz (h

(Enviado Especial a Buenos Aires)

 

Voy a utilizar una frase que me dijo Ricardo Porta apenas terminado el partido: “Unión no dio uno, sino dos pasos adelante”. Y es una buena definición. A lo que agrego, ya como concepto mío, que Unión volvió a ser Unión. Y si bien estuvo muy cerca de perder el partido en esa pelota del final que atajó magníficamente Nereo Fernández, en el balance, fue superior a San Lorenzo. Y si no lo ganó, es porque le faltó claridad y precisión en los últimos 25 metros de la cancha, lugar en el que las ideas se diluían y terminaban en la nada.

 

* 1) ¿Qué hizo bien Unión? Casi todo lo que alguna vez identificó a este equipo. Volvió a tener solidez atrás, más allá de que Gómez Andrade tuvo dos errores que desembocaron en jugadas de gol que conjuró Nereo Fernández (una pelota que perdió con Botta y lo dejó mano a mano, y la ya apuntada de Caruzzo en el final).

 

Y el mediocampo mostró un comportamiento “al estilo Unión”: mucha intensidad, presión en distintos sectores de la cancha, movilidad absoluta de los cuatro y algunos encuentros futbolísticos. Unión no es un equipo que se destaque por ejercer una gran tenencia de pelota, tampoco le sirve. En sus buenos tiempos, asfixiaba a los rivales, les quitaba la pelota y los encontraba mal parados. A eso volvió el equipo, retornó a sus fuentes y tuvo algunos pasajes en los que sólo le faltó meterla en el arco de Navarro para coronar todo lo bueno que se hacía en el resto del campo de juego.

 

* 2) ¿Qué hizo mal Unión? La terminación de las jugadas. No sólo la definición en sí, porque en realidad no se marraron ocasiones ni tampoco Navarro fue determinante para defender el cero en su arco. El problema de Unión fue la falta de claridad y de precisión en el final de la jugada. 1) No pateó nunca al arco pudiendo hacerlo; 2) se desperdiciaron situaciones en las cuales había superioridad numérica (Madelón destacó una de Acevedo en el primer tiempo con los dos delanteros abiertos para resolver la jugada); 3) hubo imprecisiones en los centros. Unión, por ejemplo, lo complicó mucho a San Lorenzo por el sector izquierdo.

 

Bruno Pittón hizo un primer tiempo bárbaro y no desentonó en el segundo; Fragapane tuvo algunas intermitencias pero también fue importante y desequilibrante hasta que se cansó, y pareció que la entrada del “Droopy” a jugar por ese lateral, metiendo diagonales, podía ser lo que estaba faltando para establecer justicia en el resultado, pero no se dio. Y el 0 a 0 terminó siendo, más que un premio, casi un castigo para Unión, porque hizo más que San Lorenzo en el juego.

 

Es muy difícil, a veces, establecer una escala de merecimientos cuando se da un partido así. Para ser claros: de los dos, el que mejor jugó fue Unión; pero las oportunidades más precisas fueron de San Lorenzo y una de las grandes figuras de Unión, fue su arquero. Nereo tapó un mano a mano y atajó, en gran reacción, esa pelota de Caruzzo en el final. ¡Qué injusticia hubiese sido si San Lorenzo lo ganaba en el último suspiro! Pero hoy se estaría hablando que San Lorenzo tuvo las mejores situaciones y por eso mereció el triunfo. Mentira. Unión fue más, controló el partido, se manejó mejor desde lo conceptual, supo a qué debía jugar y cómo tenía que jugarle a su rival, y enfrente hubo poco, muy poco para un equipo grande que debería mostrar otra cosa y no la demuestra, al menos en la cancha.

 

Unión volvió a ser Unión. Y esto es lo bueno. Recuperó juego, actitud, confianza, intensidad. Le falta recuperar el gol. Es el paso siguiente para volver a la victoria. Jugando como lo hizo en el Nuevo Gasómetro, siempre estará más cerca de ganar que de perder. Sólo tiene que encontrar de nuevo la eficacia y contundencia que en algún momento le dio la dupla Gamba-Soldano. ¡Ah...! Y no cometer algunos errores puntuales que pueden darle, al adversario, oportunidades inesperadas e inmerecidas, como las dos que tuvo San Lorenzo para ganar y que hicieron figura a Nereo.

 

Jugó como un caudillo. Jonathan Bottinelli no venía de buenos partidos, pero ante San Lorenzo volvió a ser ese jugador implacable y caudillo de casi siempre. Gran partido del “33” tatengue, silbado por la gente de San Lorenzo cada vez que entraba en juego. Foto: Matías Nápoli

 

Bajo la lupa

 

NEREO FERNÁNDEZ (7).- Fue clave en el resultado final. Subsanó dos errores de Gómez Andrade con dos tapadas estupendas. La primera fue un mano a mano a Botta y la otra una media vuelta de Caruzzo en la jugada final del partido. Determinante.

 

MARTÍNEZ.- Pocos minutos. Intentó salir jugando desde atrás y recibió un pisotón que lo dejó afuera del partido.

 

GÓMEZ ANDRADE (5).- Temperamental y generalmente ganador, de arriba y de abajo. Cometió un error en el primer tiempo en una salida y lo dejó a Nereo mano a mano con Botta, y luego rechazó mal en el final del partido y se la dejó servida a Caruzzo. Su arquero lo “salvó”.

 

BOTTINELLI (7).- Impecable actuación. Venía de dos partidos con errores (Estudiantes y Colón), pero volvió a ser el de siempre. Como el equipo.

 

BRUNO PITTÓN (7).- Gran primer tiempo, yendo y viniendo por su lateral y generando complicaciones serias para San Lorenzo. Sólo le faltó tirar con más precisión los centros. En el segundo no bajó su intensidad.

 

MAURO PITTÓN (6).- Enorme despliegue y mucha confianza para cortar el juego y aparecer por sorpresa ganándole posiciones a los volantes rivales. Terminó “fusilado”.

 

ACEVEDO (6).- Otro de los que, sin brillar como ante Racing, volvió a ser dueño y señor del mediocampo. Buen partido. Quizás le faltó terminar mejor algunas jugadas.

 

DE IRIONDO (6).- Se cansó de robar pelotas en el medio y su principal misión era esa. Buen partido.

 

FRAGAPANE (6).- Con algunas intermitencias, pero siempre atento al retroceso y tratando de sumarse al ataque. Mucho esfuerzo, le faltó claridad en las cercanías del área rival.

 

GAMBA (5).- Tremendo sacrificio, aunque sin final. Las peleó a todas y estuvo cerca en el segundo tiempo en una pelota que le puso Fragapane y que terminó desviada.

 

SOLDANO (5).- En algunas jugadas, no llegó por poco a conectar los centros que le tiraron, generalmente sin la suficiente precisión. Mucho despliegue pero sin el punch de otros momentos.

 

BLASI (5).- Fue ganando en confianza a medida que pasaron los minutos. Se complicó un poco con el petisito Barrios, que ingresó en el segundo tiempo y es muy rápido y difícil de marcar. Cumplió.

 

RODRIGO GÓMEZ.- Jugó menos de un cuarto de hora contabilizando el tiempo adicionado. No se entendió con Soldano en un par de jugadas. En una de ellas, debió rematar al arco (estaba pisando la media luna) y no se animó.

 

Dejó mucho, algo le faltó. Lucas Gamba es de esos jugadores que dan todo en cada partido, pero esta vez no pudo complicar donde más le duele al rival: adentro del área. Foto: Matías Nápoli

 

 

Insultos a Macri

 

Como viene ocurriendo en varias canchas y ya pasó en la de San Lorenzo —cuando jugó contra Boca— volvieron a aparecer los insultos al presidente de la Nación, Mauricio Macri. Se dio en el entretiempo y provinieron de la tribuna popular azulgrana.

 

Fuera del estadio se vendieron en un improvisado punto de venta no oficial colocado en las cercanías del Pedro Bidegain, varios productos con el escudo del Cuervo, pero entremedio de ellos se destaca un grupo de gorras con la inscripción: “MM LPQTP”, en clara alusión al presidente de los argentinos.


Temas:



Más Noticias de Actualidad Tatengue

Es volante central y llegó de Arsenal...
Declaraciones exclusivas a Radio Sol 91.5
Lo más visto
Se equivocó una vez y terminó perdiendo - Soledad. Franco Soldano rodeado de tres jugadores de Racing. El delantero de Unión no tuvo chances. -
Actualidad Tatengue
Encapuchados atacaron con bombas molotov un edificio de Gendarmería -  -

Recomendadas