https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 15.04.2018 - Última actualización - 17:45
17:41

Entrevista con Griselda Tessio

"La reforma de la Constitución en la provincia nos beneficiará como ocurrió con la de 1994"

En una entrevista con El Litoral, la ex vicegobernadora y compañera de fórmula de Hermes Binner, se refirió a los aspectos sustantivos que se impulsan en la reforma de la Constitución de la provincia de Santa Fe. 

Griselda Tessio no ocultó su aspiración a ser convencional. “Es una deuda que tengo con mi padre”, expresó. Foto: Guillermo Di Salvatore




Entrevista con Griselda Tessio "La reforma de la Constitución en la provincia nos beneficiará como ocurrió con la de 1994" La ex vicegobernadora se refirió a los aspectos sustantivos que se impulsan. En una entrevista con El Litoral, la ex vicegobernadora y compañera de fórmula de Hermes Binner, se refirió a los aspectos sustantivos que se impulsan en la reforma de la Constitución de la provincia de Santa Fe. 

Guillermo Dozo

gdozo@ellitoral.com

 

Griselda Tessio, ex vicegobernadora, ex diputada provincial y ex fiscal federal, es dueña, además, de un extenso currículum académico. Con su reconocida claridad expuso sus opiniones sobre lo que considera como los aspectos centrales de la eventual reforma de la Constitución de la provincia de Santa Fe que impulsa el gobierno. Nuevos institutos, defensa de derechos y cuestiones de género fueron algunos de los temas abordados en un extenso diálogo. 

 

—¿Qué tan importante es hoy enfrentar una reforma constitucional en la provincia de Santa Fe?

 

—Pienso siempre en las sanciones de las constituciones -ya sean originarias o reformadas- y veo que, ante ninguna de esas circunstancias hubo un “operativo clamor” por parte de los pueblos. La Constitución de 1853 se decide discutirla, publicarla, sancionarla, por parte de un grupo de políticos de un país que era, como dice Halperín Donghi, “un país para el desierto”. Ni éramos Argentina todavía y la mayoría eran poblaciones rurales que estaban muy alejadas de la idea de Constitución que era una idea de la modernidad. El constitucionalismo era un hijo del Iluminismo, hijo de un Estado de derecho, racional, legal, para escapar precisamente a la voluntad del déspota. De repente, hacer entender a las personas, a los ciudadanos que la división de poderes de las Constituciones modernas son fundamentales para la vida cotidiana de cada uno de nosotros, no es tan fácil. Porque mucha gente dice: “Y a mí en qué me beneficia que la Constitución se modifique o no”. Más allá de esa idea utilitarista y pragmatista -que es la que impera en estos momentos en la Argentina- yo diría: nos beneficia mucho la Constitución reformada en la provincia de Santa Fe, del mismo modo en que nos benefició la reforma de la Constitución Nacional del año 1994. ¿Por qué? Porque se incorporan institutos jurídicos, que son institutos de justicia, de igualdad, de libertad, de acceso para todos los hombres y mujeres que habitan el suelo argentino, ya sean ciudadanos o extranjeros. Porque de acuerdo con lo que dice tanto el Preámbulo como otros artículos de la Constitución del 94, gozan todos de los mismos derechos. 

 

Entonces, en primer lugar, creo que la Constitución de 1962 de la provincia de Santa Fe fue en su momento, muy progresista, muy avanzada pero está atrasada por el mismo desarrollo de la historia, por un lado y, por el otro, ha quedado atrasada porque no estamos cumpliendo el mandato constitucional establecido en el artículo quinto de la Constitución Nacional que llama a todas las provincias a adecuar sus constituciones a la Constitución de la Nación.

 

Entonces, si nosotros aceptamos eso, los políticos, los académicos, los referentes sociales, los movimientos sociales, las Organizaciones No Gubernamentales y la prensa que cumple un rol clave, tienen que salir a explicar a la sociedad por qué esto es importante. Y cuando uno lee el proyecto que el Poder Ejecutivo envía a la Legislatura para su tratamiento y, eventualmente, su aprobación, se da cuenta de la cantidad de institutos que usamos cotidianamente y que no están presentes en la Constitución y se cae en la cuenta de la necesidad de la reforma.

 

Los fundamentos

 

Pactos y tratados internacionales: “Por ejemplo, hay una serie de obligaciones de orden internacional de las que la Nación se hizo cargo por la firma de una enorme cantidad de pactos internacionales -desde Naciones Unidas o el Pacto de San José de Costa Rica o el Pacto de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, las convenciones contra toda discriminación y violencia contra la mujer, por citar algunas- están contenidas en la Constitución Nacional al mismo nivel que la propia Carta Magna. Nosotros en la provincia no lo tenemos. Alguien podría decir que no importa, puesto que está en la Constitución Nacional, pero está bien que lo tengamos en Santa Fe porque en los territorios provinciales también tenemos casos de prejuicios, de homofobia, de antisemitismo, de racismo. O el desconocimiento palmario que se tienen con los pueblos originarios que sí están reconocidos por la CN. En nuestro territorio santafesino tenemos que incorporarlo porque tenemos pueblos tobas, mocovíes, unos pocos abipones y pueblos wichí en el norte de la provincia en el límite con el Chaco. Entonces, eso es importante”.

 

Hábeas corpus y hábeas data: “Todos hablamos de hábeas corpus, hábeas data, acciones de amparo; pero hasta el momento nos manejamos por leyes. La CN los incorpora como institutos jurídicos de rango constitucional. Nosotros también los tenemos que incorporar al igual que la representatividad de los partidos políticos. Sabemos que los partidos políticos en todo el mundo están en crisis porque se ha roto el pacto de representación entre representados y representantes. En muchos de los casos, esto ocurrió porque los representantes hicieron méritos para que se produjera esa fractura. Y en muchos otros casos a causa de la sociedad mediática en la que vivimos. Un ejemplo de esta sociedad se da cuando días atrás alguien echó a rodar algo en las redes sociales acusando a un grupo de gente sobre supuestos delitos siniestros que queda estigmatizado en las redes sociales. Entonces tenemos que incorporar mecanismos de protección para los ciudadanos en la Constitución. Una acción de amparo, de hábeas corpus o de hábeas data o un reconocimiento de partidos políticos que cumplan con determinados requisitos -porque tenemos leyes que subsisten desde la dictadura hasta hoy- y detectamos que falta un reconocimiento constitucional. Los partidos políticos deberían ser el motor de las democracias y necesitan rango constitucional”.

 

Federalismo tributario: “Particularmente estoy interesada en una modificación del sistema tributario, aspecto que me parece fundamental. Porque no hay federalismo sin federalismo tributario. Si las provincias están permanentemente dependiendo de la buena relación que tengan con los gobiernos nacionales; si tenemos que depender del buen humor, del canje, del trueque, de la devolución de favores o, directamente, de la extorsión lisa y llana; seguramente estamos mal en la cuestión tributaria. Mientras que si podemos regular para la provincia un sistema tributario progresivo y no como el que tenemos ahora, vamos a avanzar”.
Jubilados y servicios públicos: “También resulta sumamente interesante la incorporación en el proyecto de reforma de algunos artículos dedicados al sistema jubilatorio. Es que aún hoy recordamos los días aciagos de diciembre del año pasado por los hechos ocurridos en el frente del Congreso nacional. La propuesta para la reforma constitucional de la provincia es que los sistemas jubilatorios, por lo menos para los empleados públicos, no sean transferibles. No sean enajenables. Está poniendo un coto a las AFJP. Así, el sistema de reparto estatal es el que va a seguir siendo el que regulará al sector público. De la misma manera, en otro artículo, se declara la intrasferibilidad de los organismos de servicios públicos. Con eso le está poniendo un coto a la privatización. Estamos hablando de Aguas, de la EPE. Todos sabemos lo que pasó con la privatización del Banco Provincial de Santa Fe. Somos una de las pocas provincias que no tiene una entidad financiera pública. Lo perdimos. Y estuvimos muy cerca de perder la EPE. Que eso tenga rango constitucional me parece buenísimo, porque todo lo que tenemos ahora, dentro de unos años puede venir otro gobierno, con otro sello y retroceder. Esta reforma está pensando en la incorporación de cuestiones educativas, en la incorporación de temas de salud. Santa Fe es una de las provincias que más desarrollado tiene el sistema de salud pública. Y de golpe se pueden privatizar los sistema de salud. Tenemos el LIF, que es modelo, pero que puede desaparecer, puede ser privatizado”.

 

Mandatos para legisladores y gobernador: “Otro elemento importante a mi juicio son las nuevas formas aggiornadas adecuadas tanto del Poder Ejecutivo, del Legislativo y del Judicial. En un momento se habló mucho de la unicameralidad y la mayoría de los partidos políticos con representación parlamentaria no están de acuerdo con esta idea por lo que no fue incluida en el proyecto de reforma pero sí algunas cuestiones que me parecen muy saludables y que me parece que es necesario que la ciudadanía conozca. Tanto senadores como diputados solamente van a poder reproducir su mandato una sola vez. Esto es, el mandato originario y una reelección. He conocido diputados y senadores con 20 años de permanencia en las cámaras. Pero así como no queremos para presidentes o gobernadores las reelecciones indefinidas, -porque una elección indefinida es la pérdida de la democracia- tampoco lo queremos en cargos legislativos. Que el Poder Ejecutivo tenga un mandato más me parece perfecto porque cuatro años, cuando uno está en el poder efectivo, es poco. Esto da control de gestión sin entrar en un festival de cárcel, detenciones, procesos, revanchas, venganzas. Da la posibilidad de un control efectivo de los actos de gobierno, no sólo de la ciudadanía, sino también del partido que tenga detrás. Yo sé que este tema es controvertido y que generará una discusión -porque ya lo he escuchado- porque no es fácil decirle a una persona que hace 20 años que está en el Legislativo que no puede repetir, que es el último período. 

 

“Contrario sensu, en el caso de las comisiones comunales, el presidente comunal tendría la misma periodicidad que los intendentes y que el gobernador: cuatro años. He recorrido tantas veces la provincia y se pueden ver que hay comunas muy importantes que no llegan por una cuestión numérica al rango de ser ciudad pero con presidentes comunales que han embellecido, que han desarrollado y potenciado a sus pueblos. Ocurre que en el primer año el presidente comunal, si es nuevo, tiene que enterarse de lo ocurrido en la gestión anterior y en el segundo año ya tiene la elección para ver si es posible que lo reelijan. También es muy buena la autonomía municipal. Ahí también habrá un debate porque la autonomía municipal significa autarquía. Hay municipios que pueden recurrir a fondos propios y otros que no tanto. Entonces hay que ver qué juego de coparticipación sigue vigente aún con la autonomía municipal”. 

 

En el Poder Judicial: “Dentro del Poder Judicial otro tema importante es definir un número impar en los integrantes de la Corte Suprema de Justicia como también que tenga rango constitucional el Consejo de la Magistratura, que es el que selecciona los jueces, fiscales y los defensores y, además, el jury de enjuiciamiento que tampoco está y es el sistema que remueve jueces, fiscales y defensores. En Santa Fe disponemos de una ley de jury de enjuiciamiento para el rango de juez, pero cuando que hubo que remover fiscales y defensores, nos vimos en un apuro. Hubo que crear un reglamento ad hoc, especial, para lo que se planteó en el caso del defensor general. Porque la ley de creación del Ministerio Público Fiscal como el caso de la Defensa no lo contemplaba. Entonces, tiene que tener rango constitucional y está bien que así sea. Otro de los elementos que el proyecto incorpora y que no sé qué discusión podrá generar es el juicio por jurados. Y un último elemento que me parece interesante, aunque en el proyecto no se termina de aclarar, es la incorporación con rango constitucional del Ministerio Público de la Acusación y del Ministerio Público de la Defensa. a la manera del artículo 120 de la Constitución Nacional”.

 

Los acuerdos políticos

 

—¿Los partidos políticos qué tan dispuestos están a habilitar una reforma?

 

—Creo que lo que les hace ruido a los partidos políticos es el tema de la reelección, no en abstracto sino la reelección en este momento, puntual. Cambiemos se manifestó en contra. Es lamentable porque la pata radical de Cambiemos siempre fue reformista. El PRO está en contra. En el caso del Partido Justicialista algunas voces dicen “no le dimos la reforma a Obeid, no le dimos la reforma a Reutemann, por qué ahora sí”. Eso es un argumento muy mezquino políticamente hablando y está descolocado de las actuales circunstancias. Ahora la pregunta que hay que hacerse es -yo creo que hay un grado de convencimiento mucho más avanzado que en épocas anteriores- que la Asamblea Constituyente es soberana, puede abordar o no la cuestión de la reelección, excepto que haya sido como en el Pacto de Olivos un paquete cerrado de temas a tratar de los cuales no convenía tratar temas por fuera de ese paquete porque podía ser perjudicial tanto para el partido gobernante como para el de la oposición. Acá no existe esa situación.

 

Los plazos

 

—La otra duda que se plantea es sobre si los plazos dan para poder tratar el proyecto, aprobarlo, convocar a elecciones, sesionar y aprobar la reforma, todo dentro de lo que queda de este año.

 

—Sí, ésa es una cuestión que los partidos están planteando. Creo que los plazos pueden ser perentorios o pueden ser ordenatorios. En el primer caso es la contestación de una demanda, pero uno ordenatorio puede ser extendido, es un plazo político. Salvo que tengamos una urgencia que no la veo acá pero si los partidos políticos acuerdan a extender, hay acá en el proyecto de reforma la flexibilidad en relación a los plazos para la discusión de la asamblea. Lo que puede ser más preocupante es lo previo porque en el proyecto de reforma hay muchos artículos y capítulos relacionados a cómo va a ser la elección de constituyentes....

 

—Porque no habría elecciones primarias...

 

—No, en este caso no la habría...

 

—¿Eso se puede llegar a concretar así?

 

—Sí, porque las Paso surgen de una ley que se cambia por otra ley. Se deja de lado para esta eventual elección.

 

—¿Entonces los partidos elegirían a dedo a sus convencionales?

 

—(Sonríe) Sí, que es más o menos lo que pasa en los partidos políticos con otros cargos.

 

Las cuestiones de género

 

Griselda Tessio sostuvo que otro tema importante “en este proyecto es la cuestión de la paridad de género. A este tema lo venimos trabajando desde el año pasado con investigadoras de la talla de Dora Barranco o Diana Maffía. Se insiste desde hace muchos años para que se incorpore a la Constitución la cuestión de género. Y no sólo respecto del armado de listas para una elección sino en todos los ámbitos del gobierno provincial, en todos los poderes. Tenemos consagrada una ley contra toda violencia contra las mujeres pero los casos de femicidio continúan. ¿puede una ley cambiar los hábitos por sí sola? La respuesta es no. Pero mire: el presidente (Mauricio Macri) habilitó el debate sobre la despenalización del aborto pese a estar en contra. Por eso, desde hace unos días se asiste a un debate interesantísimo, con intervenciones muy destacadas como las de Barranco y Maffía como hacía mucho no se escuchaban en el Congreso.

 

Entonces, ¿cuál es la cuestión? Aprovechar cada oportunidad para instalar el debate sobre género, seguridad, educación, laicismo -que este proyecto lo contempla. Si todo ello tiene rango constitucional, mejor, porque va a ser más difícil volver atrás”.

 

Convencional

 

— Le gustaría que vuelva a estar el apellido Tessio entre los convencionales?

 

—Es una deuda que le debo a mi padre, pero no depende de mí, por supuesto.

 

—Es una aspiración....

 

—Sí, es una aspiración. En estos días pensaba quiénes, de entre quienes yo conozco, podrían ser elegibles como constitucionales constituyentes y le aseguro que cada fuerza política tiene muy buenos elencos como para poder armar listas de convencionales constituyentes. Hay muy buenos referentes. 




Más Noticias de Política

Lo más visto
"¿Quién te conoce Colón?", el desprecio de un relator porteño partidario de River - Hernán "Tano" Santarsiero. -
Actualidad Sabalera
El lunes se habilita la conexión de avenida Alem y calle Vélez Sarsfield -  -
Área Metropolitana
A punta de pistola robaron dinero en una estación de servicio de Av. Peñaloza  - La zona donde se produjo el hecho  -

Recomendadas