https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 04.05.2018 - Última actualización - 8:10
8:08

Mesa de café (por Remo Erdosain)

Un cura chinchudo, un gorila alegre y un peronista triste




Mesa de café (por Remo Erdosain) Un cura chinchudo, un gorila alegre y un peronista triste

Por Remo Erdosain

 

Como reza el tango, “humedad, llovizna y frío”. Los que saben dicen que el tiempo sin sol y agua continuará durante toda la semana. “Lindo clima para vivirlo en el café, con los amigos, hablando, disfrutando de las horas, celebrando el mito masculino de la amistad”, digo y me acomodo en la silla como para pasar toda la mañana en el bar...

 

-Con sus luces y sombras -agrega el cura Ramón, que para estas cosas le gusta jugar siempre el rol de aguafiestas-, porque también existe la amistad entre mujeres... el machismo nunca es un buen consejero -añade, y entonces Marcial lo abaraja al vuelo.

 

-No son ustedes los curas, inmensa congregación de hombres solteros, los que están en condiciones de darnos lecciones contra el machismo.
El cura se ríe y parece que la va a dejar pasar, pero después de un trago de mate cocido dice:

 

-Desde María a Magdalena, las mujeres han sido importantes en el Evangelio; es más, fueron decisivas.

 

-Las únicas.

 

-No, hay muchas más, la Buena Palabra fue para todos, hombres y mujeres. Es más, Dios quiso que fueran iguales a los hombres.

 

-¿Está seguro?... porque no parece ser esa la actitud de la Iglesia.

 

-No estoy seguro, estoy segurísimo. Si Dios hubiera querido que la mujer fuera inferior, la hubiera sacado del pie del hombres; si hubiera querido que fuera superior, la hubiera sacado de la cabeza del hombre... pero la sacó de la costilla... es decir, del costado... y lo hizo para que fueran iguales, para que se acompañaran en igualdad de condiciones.

 

-Pero los apóstoles fueron todos varones -agrega José- y según tengo entendido no eran solteros, por lo menos la mayoría de ellos no lo eran.

 

-¿Parece que para criticar a la iglesia se han puesto a leer el Evangelio?... sin duda que los caminos que abre el Señor para darle a los pecados la posibilidad de conocer la buena nueva son infinitos.

 

-Infinitos son los recursos retóricos de la iglesia para explicar hasta lo inexplicable -digo.

 

-Los misterios no se explican -dice Marcial con tono de sorna.

 

-Los misterios se revelan -responde el cura Ramón- pero revelados o no, existen, les guste o no a ustedes, el misterio existe y hay que asumirlo y además vivirlo.

 

-El misterio puede que exista -responde Marcial- y yo puede que lo acepte, pero ustedes al misterio lo resuelven con otro misterio, con lo cual tenemos entonces dos misterios y yo por lo pronto me conformo con arreglarme con uno solo.

 

-Yo le acepto muchas cosas a la Iglesia -dice José- pero convengamos que el trato a las mujeres es desigual y ni hablar el trato a las monjas.

 

-Yo no me voy a pasar la mañana -dice el cura, y por el tono de la voz se nota que está perdiendo la paciencia- explicándoles a ustedes, pecadores irredentos, lo que es la fe y lo que significa consagrarse a Dios, no lo van a entender y lo poco que entiendan no les va a gustar, por lo tanto, lo único que les digo es que las monjas no son “las monjitas” como algunos de ustedes les dicen compasivamente; son mujeres bravas, convencidas de su fe y de su causa y algunas son bravísimas.

 

-No me consta -dice Marcial.

 

-Te nombro una porque es conocida: Marta Pelloni... la conozco y lo que menos se puede decir de ella es que se trata de una mujer sumisa y sometida. Todo lo contrario. Y si no, preguntale a tus amigos los Saadi, cómo les fue con la monjita. O a los que trafican bebés desde Corrientes a Misiones y desde Misiones y el Chaco a Paraguay.

 

-Todo lo bravas que quiera, pero no pueden dar misa -observo.

 

-¡Y a vos qué mierda te importa si las monjas pueden o no dar misa! -responde el cura levantado la voz, pero, como si se hubiera arrepentido, sonríe para probar que no está enojado- y que los curas no nos casemos... y te lo adelanto: yo soltero ando muy bien y si mañana nos autorizaran a casarnos, lo más probable es que siga soltero... vivo muy bien así como para andar cambiando a esta altura del partido.

 

-No sé qué mujer lo va aguantar a este cura chinchudo -dice en voz baja Marcial.

 

-A mí el único que me tiene que aguantar es Alguien en quien ustedes no creen y al que yo le he consagrado mi vida.

 

-Pero mientras tanto, celibato para los hombres y mujeres sin dar misa.

 

-Son temas que no son definitivos.

 

-No me diga que las monjas van a dar misa y los curas se van a casar.

 

-Yo no te digo nada; lo único que te puedo decir es que los tiempos de la iglesia no son los de ustedes y que los cambios existen pero son lentos, propios de una iglesia que tiene más de dos mil años de existencia y a la que no le ha ido tan mal haciendo las cosas con la lentitud que corresponde... nuestro tiempo es otro, y ese detalle ustedes tampoco lo van a entender.

 

-Allá los curas con sus tiempos -digo-, yo lo que pienso es que me debo arreglar con mi tiempo, que es el tiempo con el que nos manejamos todos, un tiempo finito y en el que tenemos que tomar decisiones... como les gusta decir a ustedes: a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César; y yo me tengo que manejar con el César no con Dios.

 

-Más que con el César, con Mauricio -añade José.

 

-Menos mal que es con Mauricio, porque si fuera con la que te dije, ni necesito morirme para ir al infierno.

 

-A la que vos te referís con ese despreciativo y gorila “la que te dije”, es la mujer que me ha reconciliado con la política, con los proyectos liberadores y las esperanzas de una sociedad más justa...

 

-Como dijera un escritor conocido -digo- el camino al infierno está lleno de buenas intenciones.

 

-La relación que un tipo como yo y la gente del pueblo en general tenemos con Cristina es algo que ustedes los gorilas nunca lo van a entender.

 

-Pará la chata José -le digo un poco en joda, un poco en serio- puedo consentir hasta cierto punto que el cura hable del misterio de la fe y su relación con Dios, pero que vos me vengas a plantear algo parecido con la señora Cristina, es algo que me supera... ¡qué querés que te diga!...es superior a mis fuerzas.

 

-A mí no me sorprende -dice Marcial- el peronismo es una acto de fe, pero un acto de fe oscurantista, por lo que muy bien podría decirse que más que una fe es una superstición...

 

-No me sorprende que los gorilas califiquen con estos términos a la experiencia política y social más formidable del pueblo argentino... son los mismos que alguna vez nos dijeron aluvión zoológico...

 

-¿Y acaso no lo eran y no lo son? -pregunta Marcial con una sonrisa burlona.

 

-Es increíble -dice José levantando un tono la voz- es increíble... los peronistas cambiamos, algo, pero cambiamos, pero los que no cambian nunca son los gorilas: ayer civilización y barbarie; hoy aluvión zoológico: ayer el hada rubia, hoy la yegua... perdónenme pero sigo creyendo que el peronismo es lo único serio en este país de pacotilla.

 

-Eso es evidente -responde Marcial- pienso en Menem, Néstor y Cristina y está claro que lo que nos ocurrió fue muy serio, tan serio y formidable que no terminamos de darnos cuenta de lo serio y formidable que fue.

 

-Yo no es para echarle leña al fuego, pero agregaría a ese friso de próceres los nombres de Lastiri, Isabel y López Rega... esos entrañables obsequios que nos brindó la formidable experiencia social y política a la que adhiere nuestro amigo José.

 

-No comparto -concluye José.

 




Más Noticias de Opinión

La política en foco (por Ivana Fux)
La política en foco (por Mario Cáffaro)
Lo más visto
Al intendente Corral le hicieron una angioplastía -  -
Área Metropolitana
Gremios se movilizaron también en la ciudad para rechazar "el ajuste" -  -
Política
 No hay pistas de los 11 - Eduardo Domínguez en la sala de conferencias del estadio Romelio Martínez, donde Colón hizo su último trabajo antes del gran partido de esta noche en el Metropolitano que lleva el nombre de uno de los grandes jugadores que tuvo Junior en su historia: Roberto Meléndez. -
Sandleris: "El objetivo principal del BCRA es reducir la inflación" - Guido Sandleris. -

Recomendadas