https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 08.05.2018 - Última actualización - 17:22
17:16

En barrio Los Troncos

Ganaron un juicio por desalojo pero le dejaron la casa en ruinas

Inquilinos robaron aberturas y hasta el techo de una vivienda antes de ser desalojados. “En algunas partes la rompieron tanto, que hay peligro de derrumbe. Se llevaron hasta los sanitarios”, se quejaron los dueños. Ahora, también denuncian amenazas y agresiones contra sus hijos.

La casa fue prácticamente reducida a escombros antes de ser abandonada por los inquilinos, según la denuncia de los propietarios. Foto: El Litoral




En barrio Los Troncos Ganaron un juicio por desalojo pero le dejaron la casa en ruinas Inquilinos robaron aberturas y hasta el techo de una vivienda antes de ser desalojados. “En algunas partes la rompieron tanto, que hay peligro de derrumbe. Se llevaron hasta los sanitarios”, se quejaron los dueños. Ahora, también denuncian amenazas y agresiones contra sus hijos. Inquilinos robaron aberturas y hasta el techo de una vivienda antes de ser desalojados. “En algunas partes la rompieron tanto, que hay peligro de derrumbe. Se llevaron hasta los sanitarios”, se quejaron los dueños. Ahora, también denuncian amenazas y agresiones contra sus hijos.

La casa fue prácticamente reducida a escombros antes de ser abandonada por los inquilinos, según la denuncia de los propietarios.
Foto: El Litoral


Marcela Acosta es docente y su marido Alberto Cantero es herrero. Ambos viven en barrio Los Troncos, junto a sus dos hijos adolescentes. Días atrás, luego de una larga travesía -más de una década- y un juicio de desalojo, la pareja logró recuperar una vivienda que posee muy cerca de su casa, en Pasaje Mantovani al 6200, pero su calvario parece no tener fin.


“Nos sentimos abandonados por la fiscalía. Hicimos todo de manera legal, pero nos dejaron solos. Nadie nos da respuesta”, se quejaron.


“Nosotros alquilamos hace muchos años una casa de dos plantas. Al principio iba todo bien, pero en 2005 el inquilino dejó de pagar. Desde entonces comenzamos a peregrinar por los tribunales para recuperar nuestra propiedad. Luego de muchos años de engaños conseguimos un abogado que agilizó la causa. Ganamos el juicio de desalojo y el juez emplazó al inquilino para que abandone el inmueble el 26 de marzo. Como tenía dos hijos menores de edad, se le dio un mes más de plazo”, relató la mujer.


Pero la alegría del matrimonio por el “triunfo” no iba a durar demasiado. “El fin de semana previo a que tuvieran que salir de la casa, comenzaron a destrozarla. Le arrancaron puertas y ventanas. También se llevaron las chapas, la escalera, los sanitarios, todo. Tanto rompieron la estructura para sacar las aberturas que en algunas partes hay peligro de derrumbe. Fuimos a hacer la denuncia en la Comisaría 12a y hasta le pedimos ayuda a la Gendarmería, pero nadie se quiso meter. El fiscal dijo que no podíamos hacer nada, porque todavía no teníamos la posesión del inmueble”, se lamentó Alberto.

 

“Nos sentimos abandonados. No sólo nos destruyeron la casa, sino que ahora también atacan a nuestros hijos”, señalaron Marcela y Alberto.Foto: Guillermo Di Salvatore

 

Desastre total

 


Cuando llegó el momento del desalojo, los dueños se encontraron con el desastre total. “Estábamos resignados. De última, habíamos recuperado nuestra casa, pero todo no iba a quedar así. Nos amenazaron y también a nuestros hijos, una adolescente de 16 años y otro de 15. Lo más grave pasó el jueves pasado. Mi hijo estaba esperando el colectivo en la parada y pasó el hijo del inquilino. Ellos se conocían, porque fueron compañeros en la escuela. Este chico lo enfrentó, lo increpó, lo tomó del cuello y comenzó a tirarle chuzazos con un arma blanca. Mi hijo sufrió un corte en la mano por defenderse. En ese momento, hasta le pidió el celular, o sea que le estaba robando”, relató Marcela.


“En ese momento -agregó la mujer-, un vecino intervino y lo apartó, pero este muchacho otra vez se le abalanzó, le arrancó los anteojos y se los rompió. Y otra vez le tiró un puntazo, que sólo quedó en la campera, afortunadamente. Mi hijo se alejó. El incidente quedó ahí, pero mis hijos van a la escuela. Están todo el día en la escuela. Tengo miedo de lo que les pueda pasar, porque los amenazaron. Ellos están en peligro. A mi hijo lo trataron de matar. No puedo creer todo lo que está pasando”.


El Litoral / sucesos@ellitoral.com




Más Noticias de Sucesos

Investigan si su identidad coincide con la de un desaparecido en 2017
Lo más visto
Mercado Progreso, Correo, bacheo y un último jardín, las obras para 2019 - El edificio del correo, una de las apuestas para el 2019 -
Área Metropolitana
565 solicitudes para adoptar a 14 niños santafesinos -  -
Área Metropolitana
"El cuerpo del niño era un mapa de lesiones" -  -

Recomendadas