https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 30.07.2018
10:17

Un debate que se viene

Eficiencia y sustentabilidad: el gran desafío

El Ing. Agr. -y Master en Ciencias Ambientales- Roberto Maisonnave es especialista en gestión ambiental de residuos pecuarios y agro-industriales. Remarcó la necesidad e avanzar en materia legal y tranqueras adentro hacia una mayor aprovechamiento de los desechos de la producción.

 




Un debate que se viene Eficiencia y sustentabilidad: el gran desafío El Ing. Agr. -y Master en Ciencias Ambientales- Roberto Maisonnave es especialista en gestión ambiental de residuos pecuarios y agro-industriales. Remarcó la necesidad e avanzar en materia legal y tranqueras adentro hacia una mayor aprovechamiento de los desechos de la producción.   El Ing. Agr. -y Master en Ciencias Ambientales- Roberto Maisonnave es especialista en gestión ambiental de residuos pecuarios y agro-industriales. Remarcó la necesidad e avanzar en materia legal y tranqueras adentro hacia una mayor aprovechamiento de los desechos de la producción.  

Campolitoral 
campo@ellitoral.com

El especialista destacó que la eficiencia y la sustentabilidad son las bases para una producción moderna y conciente del impacto que tienen (directa o indirectamente) las explotaciones en el medio ambiente. Y que por eso, “es imperativo el uso racional de los recursos disponibles en combinación con un manejo adecuado de los desechos biológicos, convirtiéndolos en subproductos”.
El profesional de dilatada trayectoria a nivel nacional y mundial (fue Gerente Ambiental de Seaboard Foods USA con 400.000 madres en producción), es autor -entre otros trabajos- de las dos Guías de Buenas Prácticas de Manejo y Uso de Excretas Animales, tanto para el caso de Porcinos como para Avicultura. Ambas fueron elaborados en su paso como asesor del Ministerio de Agroindustria de la Nación en el período 2013-2017.


En diálogo con Campolitoral, reconoció la importancia de tomar conciencia a nivel público y privado de los desafíos tecnológicos que tiene el sector productivo en materia ambiental. El profesional reconoce que su trabajo apunta a ayudar “a que todos los establecimientos de producciones animales intensivas logren la máxima rentabilidad en sus explotaciones, a través de la eficientización en el uso de los recursos y aprovechamiento de subproductos generados en los mismos manteniendo sus establecimientos en cumplimiento con las Normas Ambientales Vigentes para cada sector en particular y logrando una producción realmente sustentable”.

 

También enfatiza que el manejo adecuado de los desechos y la transformación que estos sufren para convertirse en un verdadero subproducto, genera valor agregado a la producción y sustentabilidad al sistema en su conjunto, “tanto desde un punto de vista agro-ecológico como económico. Así la posibilidad de generación de energías alternativas y fertilizantes orgánicos -que restituyen fertilidad natural a nuestros suelos- brinda un efecto positivo sobre la rentabilidad general del sistema”.
 

A nivel mundial 
 

Según Maisonnave, en el mundo, la legislación te empuja a hacer un uso agronómico de los efluentes pecuarios “porque es una forma de reciclar los nutrientes que el animal no usa, es más seguro que el vuelco directo a cuerpos de agua, y también te incentiva económicamente”. Y explicó que en EE.UU lleva más de 40 años trabajando en el tema. “Al principio, la primer preocupación fue proteger el agua subterránea y los ríos, luego se incorporó la protección de los suelos, la calidad del aire, los olores, las moscas, y hoy ya tenés profesionales (agrónomos en su mayoría) que tienen que capacitarse para elaborar estos Planes de Manejo de Nutrientes que aseguran el uso ambientalmente responsable de estos sub-productos de origen animal.

 

En ese país hay una normativa nacional y cada Estado le agrega sus particularidades aumentando las exigencias, igual que la UE”. En EEUU -por ejemplo- la normativa se va complejizando a medida que crece el tamaño de la explotación. Y tenemos que formar profesionales. En EEUU existen carreras universitarias especializadas en producción agropecuaria y gestión ambiental de los impactos propios de la actividad”.


También destacó el caso de China, donde está colaborando profesionalmente en el desarrollo del primer plan de manejo de nutrientes de origen animal. “Ellos han tenido desafíos ambientales importantes, pero ahora están haciendo las cosas bien, y cuando vengan comprar proteína animal va a pasar lo mismo que cuando habilitan un frigorífico. Primero van a ver cómo tratamos los efluentes”. Por eso destacó que tenemos que producir en forma limpia, “primero por nuestra propia gente, por nuestros recursos naturales y luego por los mercados”.


La buena noticia es que se puede hacer una Gestión Ambiental aceptable sin generar costos excesivos, pero haciendo hincapié en que el Estado proponga exigencias reales y progresivas, “no pretendamos pasar de 0 a 100 en dos años porque muchos productores tendrán que cerrar”. De todos modos, aclaró que hay que tener en cuenta que estos requerimientos generan costos, y “hay que proteger el medio ambiente de modo realista, basándose en información científica, no pedir por pedir algún papel, porque a veces la inexperiencia en un tema tan específico promueve que se pidan cosas descabelladas. Seamos inteligentes y basémonos en información científica y no en ideologías o sensaciones”. 


Por eso, aconseja que es el Estado Nacional y Provincial el que tiene que asumir el rol de encarar la gestión ambiental de las producciones animales intensivas, y que los productores a través de sus cámaras generen información real para poder sentarse en una mesa con las autoridades y consensuar caminos. “Es un esfuerzo público y privado”, destacó. 

 
Intensificación


Para el especialista hoy es se vive otra realidad a nivel productivo. “Tenemos una producción intensiva más grande pero sigue faltando crear una mesa de trabajo que promueva una planificación agro ambiental seria y realista. Hay grandes inversiones en criaderos de cerdos y tambos muy intensivos en lugares que no son aptos. Poner el tema sobre la mesa ayuda a que la gente se ordene. Calcular la cantidad de vacas, calcular los efluentes, y el manejo de la fosa. Saber cuándo la voy a vaciar (si una vez por semana, por mes o por año), y ahí entra el plan de uso agronómico, tratando de hacer coincidir la fertilización con esos momentos”, propone. 
La fosa desborda y quizá se va a canal, a los arroyos y a los ríos. Maisonnave sugiere que por lo menos acumule hasta el momento de evacuar.

 

“Y para evitar el cuello de botella en ese momento, aconseja desarrollar la figura del contratista, que como el pulverizador debe estar habilitado oficialmente. Y apeló a la necesidad que el Estado ponga las cosas en su lugar. “Lamentablemente, el ambientalismo per se no existe en la actividad económica, lo hacés porque lo exige el mercado o la legislación. Y en nuestro país, si no nos ordenamos, vamos a tener problemas”. 


Temas:



Más Noticias de Campolitoral

Lo más visto
Sucesos
Sucesos

Recomendadas