https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 18.08.2018
19:06

Crónica política (por Rogelio Alaniz)

Los cuadernos de Rogelio

Foto: El Litoral




Crónica política (por Rogelio Alaniz) Los cuadernos de Rogelio

Rogelio Alaniz


Como al género “Cuaderno” los argentinos lo hemos puesto de moda; y como yo suelo sucumbir periódicamente a la tiranía de las modas, he decidido dar a conocer algunos textos de mis propios Cuadernos escritos en estos tiempos de urgencia y arrepentimientos. Reitero una vez más que los escritos son míos y espero al respecto que la señora Estela de Carlotto no me los descalifique.


1. Mi sensación es que con el kirchnerismo se han agotado las palabras. Yo percibo que ya no tengo nada más que decir. Todo lo que se pudo pensar, decir, imaginar, describir y suponer acerca de la perversidad de un proyecto político se dijo. El kirchnerismo agotó las palabras.


2. En los últimos tiempos del comunismo en la URSS los jóvenes protestaban con carteles en blanco. Cuando periodistas extranjeros preguntaban sobre esto, los jóvenes respondían. “Las palabras no son necesarias. Ya está todo dicho”. Propongo salir a manifestar contra los K con carteles en blanco. Todo se dijo y todo se padeció.


3. Dos “emisarios” del Papa -Grabois y Valdés- acompañaron a Cristina a Tribunales. ¡Qué solidarios! Ahora bien. Ella (después de negarlo durante doce años) votó a favor del aborto. ¿Qué pensar? ¿Un acto poético de tolerancia? ¿El aborto para el Papa no es importante? ¿O hay “razones de peso” más importantes que el aborto?


4. Todo lo venal, todo lo sórdido, todo lo morboso, todo lo grotesco que alguna vez pudimos imaginar, el kirchnerismo lo realizó a la perfección y -nobleza obliga- se superó a sí mismo. Lo que en el futuro contemos será apenas una pálida y pobre imagen de lo que fue. El kirchnerismo es un objeto o una realidad imposible de describir.


5. Se dice que los teólogos bizantinos discutían acerca del sexo de los ángeles mientras los otomanos cercaban Constantinopla. Tal vez en los próximos siglos el debate acerca de si Menem fue más o menos corrupto que los Kirchner merezca la misma consideración histórica.


6. El “Vamos por todo” de los K se suponía que era la totalidad del poder político. Hoy la totalidad es la del saqueo. Hegemonía. Hegemonía que los clásicos pensaron como liderazgo político y moral. Mas los K lo transformaron en liderazgo para el saqueo. De Gramsci a Scarface.


7. Me resulta imposible reprimir mi libertad de urdir asociaciones. Paso por frente del Centro Cultural Kirchner y recuerdo cuando paso por frente del campo de concentración de Uruguay que se llamaba Libertad. En ambos casos, la exasperación de lo antagónico.


8. Otro chofer está dispuesto a hablar. Se están cobrando viejas y nuevas deudas. Los entiendo. Ninguneados, maltratados, verdugueados. Partícipes pasivos del festín de los corruptos. Ahora se pueden dar el gusto de mandar en cana a sus capangas nacionales y populares.


9. Es un “mani pulite” versión argentina. Diferencia con Italia: acá el orden corrupto es de signo K. En Italia, la corrupción fue un acuerdo entre democristianos y socialistas. Andreotti y Craxi. En la Argentina el peronismo manoteó todo. Hegemonía que le dicen. Hegemonía K.


10. Dirigentes kirchneristas defendiendo a empresarios corruptos en nombre de la causa nacional y popular. Esto me resulta interesante. Es algo así como un sinceramiento. Antes de ayer, a Jaime y De Vido; ayer a Milani y López; hoy a empresarios millonarios; ayer, hoy y mañana a Ella. Muy, pero muy interesante.


11. El “relato” fue el paradigma político del kirchnerismo. Nunca se supo bien en qué consistía, pero allí estaba. Ahora las dudas se disiparon. El “relato” existe. Está escrito, recorre los años de poder del régimen. ¿Título? “Los cuadernos del compañero Centeno”. No se lo pierdan.


12. Empresarios que irrumpen en los noticieros de TV con las manos esposadas, tapándose la cara, subiendo a carros celulares, rodeados de policías. Nunca visto en estos pagos. Y mucho menos durante la gestión de un gobierno de derecha vendido al imperialismo y al gran capital.


13. “Esto lo van a pagar”. Equivocado señor diputado Tailhade. Los estropicios de la bacanal los pagan los que protagonizaron la fiesta. Como lo oyó. En un país normal los que pagan las cuentas que deben a la justicia son los ladrones. Lo otro es hampa, impunidad. ¿Sabe de lo que hablo, no?


14. Vivimos en el imperio de las casualidades. Lo de Báez es una casualidad. Lo de De Vido es una casualidad. Lo de los López es una casualidad. Lo de Boudou es una casualidad. Lo de Nisman es una casualidad. Lo de la Rosadita es una casualidad...Los K se nutren de la “doctrina Menem”: Casualidades permanentes.


15. La épica nacional y popular asiste a su crepúsculo a través de una riña entre rufianes K en la cárcel. Ni a Roberto Arlt, ni a Enrique Medina, ni a Tarantino se le hubiera ocurrido un itinerario parecido. Patético, miserable y sórdido.


16. Jorge Luis Borges postula que un instante, un segundo, un gesto, define a un hombre para siempre. Si esto fuera así, muy bien podríamos sostener que ese instante, ese segundo, ese gesto que define a Néstor Kirchner se produjo cuando ante la presencia de una caja de caudales se precipitó sobre ella mientras sus labios murmuraban la palabra “Éxtasis”.


17. Los proyectos políticos construyen sus propios símbolos. Unos, el martillo y la hoz; otros, el águila imperial; algunos, la esvástica; otros, el gorro frigio. El símbolo histórico del kirchnerismo será menos épico y menos vibrante, pero no menos elocuente: EL BOLSO.


18. Toda fuerza política democrática, de derecha o de izquierda, buena o mala, linda o fea, dispone de su propio y honorable pelotudo. Es un legítimo derecho humano. “Cambiemos” no es la excepción. Su pelotudo insigne -honor ganado por mérito propio, militancia, empeño, esfuerzo y talento- se llama Esteban Bullrich. Con perdón de Jacques Tati, es el Monsieur Hulot de Cambiemos.


19. Los K de buena fe deberán admitir que los cuentearon, los versearon, les hicieron el cuento del tío. Tarde están descubriendo que el poder no nace del fusil, sino del bolso; que el sujeto histórico no es la clase obrera, sino el valijero; que el hombre nuevo no es el Che, sino el Morsa y que el objeto del deseo es oscuro y sórdido y se llama bóveda.


20. A Estela Carlotto, muy preocupada por la caligrafía de un chofer, habría que decirle que Centeno fue a la escuela en los tiempos en que los 180 días de clases se cumplían, Baradel no dirigía el gremialismo docente y la educación pública no había sido destruida por el populismo y su consigna preferida: “Alpargatas sí, libros no”.


21. Senadores peronistas no dan quórum para proteger sus bolsillos y la libertad de la compañera Cristina. De “Combatiendo al capital” a “Manoteando el capital” y de “Todos unidos triunfaremos” a “Todos unidos nos defenderemos”.


22. Contemplando las ruinas de Auschwitz, el general Dwight Eisenhower ordenó: “Graben todo, porque en algún momento se levantará un bastardo para decir que esto nunca sucedió”. Las ruinas indecentes del kirchnerismo me despiertan la misma consideración: “Graben todo...”.




Más Noticias de Opinión

La política en foco (por Germán de los Santos)
La política en foco (por Emerio Agretti)
Lo más visto
Colón cayó ante Unión de Sunchales en la primera final -  -
Actualidad Sabalera
La EPE pidió realizar una audiencia pública para aumentar la tarifa - Maximiliano Neri, presidente de la EPE. -
Política
Prisión preventiva para el padre y la madrastra de un niño brutalmente golpeado -  -
Sucesos
Una caravana artística se apropió de la Peatonal para celebrar su remodelación -  -

Recomendadas