https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 17.10.2018 - Última actualización - 17:39
17:37

Ley de educación sexual

Monseñor Fernández: "Si vamos a hacer una ley, estemos todos de acuerdo"

El obispo de la Diócesis de Rafaela se refirió a los encuentros que representantes de la Iglesia Católica vienen manteniendo con representantes del Ejecutivo y del Legislativo provincial acerca del proyecto de ley de educación que ya tiene media sanción de Diputados y no convence a los prelados.

El obispo de Rafaela habló con Mirador Provincial. Foto: Gentileza




Ley de educación sexual Monseñor Fernández: "Si vamos a hacer una ley, estemos todos de acuerdo" El obispo de la Diócesis de Rafaela se refirió a los encuentros que representantes de la Iglesia Católica vienen manteniendo con representantes del Ejecutivo y del Legislativo provincial acerca del proyecto de ley de educación que ya tiene media sanción de Diputados y no convence a los prelados. El obispo de la Diócesis de Rafaela se refirió a los encuentros que representantes de la Iglesia Católica vienen manteniendo con representantes del Ejecutivo y del Legislativo provincial acerca del proyecto de ley de educación que ya tiene media sanción de Diputados y no convence a los prelados.

Juan Carlos Scalzo | redacción@miradorprovincial.com

 

Monseñor Luis Alberto Fernández dialogó con El Litoral y Mirador Provincial y entre sus conceptos dejó en claro que no concurrieron a los encuentros a hacer “lobby por una cuestión caprichosa”, sino por el contrario, para dialogar y para que la postura y la experiencia de la Iglesia en el tema de la educación sexual integral, que se incluye en la norma que está en debate, sea tomada en cuenta.

 

En línea con el comunicado emitido por las comisiones de Educación y de Laicos y Familia de la Conferencia Episcopal Argentina respecto a que “La educación sexual integral debe respetar la libertad religiosa de las instituciones y la libertad de conciencia”, el sacerdote afirmó, respecto de la ley provincial que ya tiene media sanción que “querer aprobar una visión donde la cuestión de género es la única y la sexualidad se limita únicamente al cuerpo, es una imposición que no da libertad a los padres y sobre todo a los colegios que tienen idearios”.

 

- La primera cuestión para ir introduciéndonos en tema es que da la impresión que en los colegios católicos se limita o no se quiere abordar la educación sexual.

 

- Ahí es donde me parece que hay una información que no es así. Lo primero que estamos diciendo los obispos es que la sexualidad es algo fundamental en la vida. El primer libro de la Biblia dice: Dios los cría varón y mujer para que se encuentren, se amen y tengan hijos, entonces lo primero que quiero dejar en claro es que la sexualidad es algo muy importante para la religión. Tan es así que Dios se ha hecho hombre, ha venido a este mundo como varón y desde el vientre de una mujer. Son todas cosas que nos van indicando que la sexualidad es algo muy importante. Entonces, lo que pedimos es que, ya que va a ser tratada a nivel de los jóvenes y los niños, sea una sexualidad integral en el sentido de que no quede restringida solamente al cuerpo como si fuera lo único sino que integre también la afectividad, lo psicológico y espiritual. Y sobre todo pedimos que esto no quede hegemonizado únicamente para la educación pública y que de ahí se imponga como algo excluyente para ver la sexualidad, porque eso sería una imposición.

 

- Se entiende lo que Ud. dice desde lo dogmático, desde la fe, lo místico, pero, en la práctica, los chicos tienen relaciones sexuales siendo muy jóvenes, al punto que algunas estadísticas indican que está en los 12 o 13 años la iniciación y no están desarrollados lo suficiente, pero reciben un bombardeo que los empuja y no parece lo más adecuado no poder hablar de preservativos y métodos anticonceptivos que son imprescindibles a la hora de hablar de educación sexual y para evitar embarazos no deseados. Ante esta situación la Iglesia no parece ser pragmática.

 

- Entiendo totalmente lo que dice y concuerdo en la necesidad de ciertos medios, pero de ahí a querer imponer una visión donde la visión de género es la única y donde la sexualidad pareciera solamente limitada al cuerpo, yo entiendo, que esa es una imposición que no da libertad a los padres y sobre todo a los colegios que tienen idearios. Es a eso adonde queremos llegar y no de una manera mística solamente, sino fundamentalmente de una manera concreta, que se le pueda ir diciendo a los jóvenes que la sexualidad es algo hermoso, que es algo que se puede llevar con una intención donde también hay que mirarla con la seriedad y el respeto a quien se tiene enfrente. No es que no sabemos lo que está pasando, realmente sabemos lo que un joven hoy está viviendo desde temprana edad, no solamente en el tema de la sexualidad sino también en el consumo de drogas.

 

 

 

- Pero, entonces ¿por qué la Iglesia se resiste tanto a tomar algunos métodos en cuenta?

 

- Mire, en los encuentros que hemos tenido con el gobernador, con el vice, ahora con los diputados y los senadores, lo que tratamos de exponer es que no estamos en contra. Fundamentalmente, lo que queremos es que se pueda desarrollar una sexualidad, pero que sea digna, que sea humana porque sino siempre optamos por lo más rápido: por matar la vida. Enseguida, optamos y no somos también capaces de educar. Y por eso sería lindo que se conozcan los proyectos que la Iglesia tiene. Que se escuchara a muchos docentes de los colegios y los proyectos que están presentando y trabajando con las criaturas más pequeñas hasta los jóvenes, pero es una sexualidad en donde la razón también participa. ¿Usted sabe lo que es cuando esto queda solamente en lo genital, cuando esto queda solamente reducido a lo que uno siente y lo que tiene ganas? Eso no es bueno.

 

- Está bien, pero es el comportamiento que estamos teniendo y entonces hay que buscar una alternativa para evitar las consecuencias mientras trabajamos fuertemente en la cuestión educativa.

 

- Eso es lo primero que pregunté en lo colegios y si Ud. viera los programas con los que me encontré, con el trabajo que tienen realizado los docentes. Entonces, no es que nosotros vamos allá a hacer un lobby por una cuestión caprichosa. Entonces, si lo estatal se impone de tal manera que impide que la visión del ideario de cada colegio no se tenga en cuenta, ¿donde va a estar esa libertad que hoy se pregona? Porque sino terminamos siendo todos números y tenemos que ponernos uno detrás del otro y hacer lo que nos digan. En concreto, para la Iglesia, esta ley de educación es muy estricta y no permite la posibilidad de ampliar el abanico de discusión sobre qué hacer con el tema de la educación sexual. No solo eso, sino que también obliga y puede obligar al mismo aborto. Entonces, no, un momentito. No puede ser así. Se debe respetar la libertad que tienen que tener las familias para poder ellas también ser parte de la educación de sus hijos. Pero cuando hay una ideología en la que solamente el chico tiene que decidir y sobre todo en cierta edad en la que necesita apoyo e intervención, pero no una imposición. Entonces, qué mejor para el diálogo que la familia. Nosotros seguimos apostando a eso, pero cuando hoy dicen que hay docentes especializados y ni la familia se puede meter es ahí donde nosotros queremos decir: señores no estamos de acuerdo y si vamos a hacer una ley, estemos todos de acuerdo. Es cierto que en los colegios católicos en otras épocas de esto no se hablaba, se escondía y desde la Iglesia en esto, gracias a la visión del papa Francisco, que es mucho más abierta, queremos ver cómo entre todos podemos ayudar, pero entre todos. Eso no ocurre con esta ley que salió de Diputados. Ahora parece que el Senado pretende una ley más abierta y es por eso que nos han llamado porque quieren escuchar nuestra visión, pero le aseguro que en ningún momento llevamos esta postura tan restringida que había hace unos años en la Iglesia.

 

- Lo interesante es que parece que se generó un espacio para encontrar consenso.

 

- Estamos en un mundo en el que hay que dialogar más, entenderse, saber pedir perdón también nosotros en lo que hemos metido la pata, pero, por favor con los padres, con la sociedad déjennos también intervenir en aquellas cosas que ya hay dos mil años de experiencia en cuanto a lo que es el evangelio, la sabiduría y la vida de Dios.

 

- ¿Se está abriendo realmente la Iglesia?

 

- Tenemos que luchar en el interior de la Iglesia porque sigue habiendo mentes muy cerradas, muy tocadas por esta ley. En esto también estamos trabajando en una línea abierta, plural y en esto, creo, que nos favorece mucho, gracias a Dios que estamos trabajando muy unidos con los pastores de otras religiones.


Además tenés que leer:



Más Noticias de Política

Lo más visto
Mercado Progreso, Correo, bacheo y un último jardín, las obras para 2019 - El edificio del correo, una de las apuestas para el 2019 -
Área Metropolitana
565 solicitudes para adoptar a 14 niños santafesinos -  -
Área Metropolitana
"El cuerpo del niño era un mapa de lesiones" -  -

Recomendadas