https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 18.11.2018 - Última actualización - 9:38
9:33

El “Verde” ya es de Primera

Don Salvador saldó su deuda interna

Con gol de Nahuel Fonseca, el elenco santotomesino derrotó por 1 a 0 a Las Flores II y se quedó con el segundo y último ascenso de la temporada.

 

Arriba, bien arriba. El plantel de Don Salvador no puede contener su alegría: logró el ascenso que el club buscó durante 17 años. Foto: Luis Cetraro




El “Verde” ya es de Primera Don Salvador saldó su deuda interna Con gol de Nahuel Fonseca, el elenco santotomesino derrotó por 1 a 0 a Las Flores II y se quedó con el segundo y último ascenso de la temporada.   Con gol de Nahuel Fonseca, el elenco santotomesino derrotó por 1 a 0 a Las Flores II y se quedó con el segundo y último ascenso de la temporada.  

Javier Díaz / deportes@ellitoral.com

 

El silbatazo final de Maximiliano Moya, en medio de la cancha de San Cristóbal, cristalizó un sueño que nació hace 17 años. A pocos metros, desde la tribuna, dos de sus principales hacedores lo celebraron tal vez como nunca lo imaginaron. Don Salvador es de Primera. Las cinco palabras que esos muchachos que un 7 de marzo de 2001 se animaron a fundar una institución hacía tantos años esperaban leer, escuchar, vivir.

 

Festejos de Don Salvador

 
 

 

Tuvo sus méritos el “Verde” santotomesino. Es indiscutible. Por su campaña regular, por un equipo parejo que comprendió que no podía depender de individualidades, por un sacrificio interminable, que ni siquiera se aplacó cuando llegó la dura eliminación del octogonal hace ya unas cuantas semanas- que lo hizo tambalear pero nunca bajar los brazos.

 

Por eso el alivio y desahogo le ganó a la algarabía desmesurada. Hubo más puño apretado que grito de júbilo en el inicio del festejo, que fue creciendo en clima con el correr de los minutos. Seguramente porque por la cabeza del centenar de hinchas que llegaron hasta Ángel Gallardo pasó aquella desilusión de 2016 y los años de arduo batallar sin encontrar premio.

 

Hoy todo eso quedó atrás. Don Salvador hizo lo que debía. Jugó, metió, ganó y festejó. Porque lo merecía y porque se lo debía. A nadie más que a sí mismo.

 

Dientes apretados

 

No se podía esperar una final muy distinta a la que terminaron entregando el “Verde” y Las Flores dentro del campo. Por todo lo que tenían en juego y por el estado de la cancha que hacía casi imposible jugar por abajo.

 

La lluvia acumulada de la última semana dejó su marca. Un barrial impresionante que la tornó intransitable por sectores, en los que los jugadores debían hacer denodados esfuerzos para mantenerse en pie.

 

En ese contexto, Don Salvador fue levemente superior. Tal vez ayudado por haber jugado casi todo el encuentro con un hombre más que su rival. Sin sobrarle nada, con una gran inteligencia, dominó el trámite y lo ganó bien.

 

Las llegadas de peligro no abundaron. En la primera mitad Don Salvador tuvo una y se la sacó de manera magnífica Mariano Leiva a Juan Insaurralde, que ejecutó un tiro libre magistral que no se metió en el ángulo superior izquierdo por la oportuna volada del “uno”. Claro que después cometió una infantilidad al agredir a un rival cuando la pelota no estaba en juego y dejó a su equipo con uno menos.
Las Flores perdió tanto por jugar con 10 como por el hombre que salió para darle paso al arquero suplente, Walter Chamorro. José Varetto sacó de la cancha a Leonidas Bonaveri y el “Naranja” perdió a un hombre que pudo haber gravitado por el contexto en el que se jugaba la final. Sabor doblemente amargo para el inoxidable “Chino”, que ya tenía tomada la decisión de colgar los botines al término del encuentro.

 

En esa primera mitad, el “Naranja” también tuvo su oportunidad cuando a los 23 minutos ejecutó un tiro de esquina desde la derecha, Fernando Arias falló en la salida y la pelota le quedó a Cristian Finucchi, que no pudo convertir por la oportuna salvada de Axel Aguirre.

 

Gol gana

 

En un partido tan cerrado, desperdiciar una ocasión propicia puede pagarse caro. Así lo entendieron los santotomesinos, que en la primera chance que tuvieron en el complemento no perdonaron. A los 7 minutos, Insaurralde ejecutó un tiro libre en forma de centro desde la banda izquierda, el pibe Nahuel Fonseca se anticipó a la salida de Chamorro y conectó de cabeza para marcar el 1-0.

 

Se notaba que era un típico partido a “gol gana”; y así pasó. A Las Flores le costó sacudirse el golpe y reaccionar. Don Salvador tampoco se la quiso jugar a buscar el segundo para liquidar. Por eso lo que quedó del cotejo se hizo trabado y cada vez más luchado.

 

Lo perdió Nicolás Molina pasados los 25 minutos, en una de las pocas contras que pudo asestar el equipo de Claudio Gaitán. El “9” se mandó una corrida monumental pero al enfrentar al arquero falló de manera extraña en él.

 

Las Flores vendió cara la derrota. Porque es un equipo con espíritu y no se iba a dar por vencido fácilmente. No le importó el hombre menos. En los últimos minutos llenó de centros el área rival para poner en jaque la exigua diferencia. El destino quiso que su gran chance le quedara en tiempo de descuento y que Arias pudiera convertirse en héroe, al taparle un mano a mano en el área a Maxi Araya.
Fue victoria y celebración “Verde”. Cuántas veces habrá soñado este fin de año esa joven institución. Hoy es objetivo cumplido, y el grato desafío de imponerse nuevas metas a superar.

 

El gol más importante de la historia

Es el que convirtió Nahuel Fonseca, a los 7 minutos del segundo tiempo, y definió la final. Para el “Verde” significó ascender por primera vez a la máxima categoría, un anhelo que perseguía desde su fundación, hace 17 años.

 

“Sabía que tenía que estar ahí cuando antes de que llegue el centro. Por suerte le pude ganar al arquero y cuando vi que la pelota entró sentí una alegría inmensa”, declaró al término del encuentro.

 

“Soy consciente de que es el gol más importante de la historia de este club en el que juego desde los 11 años y sabía que yo lo iba a marcar; me siento muy feliz”, agregó.

 

A la hora de las dedicatorias se acordó de su “viejo” porque “me apoyó en todas, desde que estoy acá”. Y también “a todos los profesores que tuve desde que estoy en esta institución”.

 

“Ahora se vienen objetivos grandes, ojalá podamos armar un equipo competitivo para afrontarlos”, cerró.




Más Noticias de Pasión Liga Santafesina

Lo más visto
La inflación de noviembre fue del 3,2% -  -
Economía
El SMN advierte: en 24 hs podría llover el promedio mensual para diciembre -  -
Por los techos: robaron en el Centro de Educación Vial de Santa Fe -  -

Recomendadas